Casos Clínicos

UTILIZACIÓN DE UNA MICROEMULSIÓN DE FLUCONAZOL AL 1% EN UNA TERAPIA COMBINADA CONTRA LEISHMANIOSIS VISCERAL CANINA ANTE LESIONES CUTÁNEAS REFRACTARIAS AL TRATAMIENTO CONVENCIONAL Estévez JO. et al.

UTILIZACIÓN DE UNA MICROEMULSIÓN DE FLUCONAZOL AL 1% EN UNA TERAPIA
COMBINADA CONTRA LEISHMANIOSIS VISCERAL CANINA ANTE LESIONES CUTÁNEAS
REFRACTARIAS AL TRATAMIENTO CONVENCIONAL
Estévez JO1*, Salerno C2, Nevot MC1, Lloret MA3, Carlucci A2, Bregni C.2
1Veterinaria del Oeste. Posadas. Misiones. Argentina. octavioes2003@yahoo.com.ar
2Departamento de Farmacotecnia, Facultad de Farmacia y Bioquímica, Universidad de Buenos Aires
Buenos Aires, Argentina
3Cátedra de Farmacotecnia I, Departamento de Farmacia, Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y
Naturales de la Universidad Nacional de Misiones. Argentina

XV CONGRESO NACIONAL DE AVEACA
Bs. As. 24 y 25 de Setiembre de 2015
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina
P: 176

La Leishmaniosis Visceral Canina (LVC) es una enfermedad vectorial sistémica producida por Leishmania infantum, que se caracteriza por presentar una amplia variedad de manifestaciones clínicas especialmente lesiones cutáneas de distinto tipo (desde una dermatitis exfoliativa difusa a heridas ulcerosas en distintas partes del cuerpo) y alteraciones sistémicas de diferente gravedad vinculadas principalmente a trastornos de la respuesta inmune. Para el tratamiento de esta dolencia existen una serie de medicaciones leishmanicidas no disponibles en nuestro medio para uso en
medicina veterinaria, por lo que como droga de primera línea se utiliza el Allopurinol, un leishmaniostático de probada eficacia que permite alcanzar una mejora clínica en la mayoría de los casos. La mayor parte de los animales deben recibir esta medicación por largos períodos de tiempo o hasta de por vida. Habitualmente esta medicación específica es utilizada con otras drogas para mejorar el estado inmunitario del animal, así como también se requiere una terapia de soporte ajustada a cada caso clínico según necesidad.
Una hembra canina castrada, mestiza, de 8 kilos de peso y 6 años de edad fue atendida en la Veterinaria del Oeste en junio del año 2010, con un cuadro caracterizado por mala condición general, adelgazamiento, linfadenomegalia generalizada, así como múltiples lesiones ulcerativas en la región nasal dorsal, párpados y cara dorsal de miembros anteriores a nivel de las regiones carpales y metacarpales. Ante estas manifestaciones clínicas compatibles con LVC, se procedió a realizar el diagnóstico citológico por medio de raspajes en lesiones ulceradas así como punciones con aguja fina en ganglios linfáticos poplíteos. El material obtenido fue teñido con una tinción rápida (Tinción 15 de
Laboratorio Biopur) y examinado con microscopio óptico con objetivo de inmersión en aceite de 1000 X. Igualmente se obtuvieron muestras de sangre para realizar un examen bioquímico de rutina y un test inmunocromatográfico con un antígeno recombinante específico de Leishmania infantum (Kalazar Detect, InBios). El estudio citológico demostró la presencia de amastigotes compatibles con Leishmania spp., tanto en las muestras de ganglios como en los raspajes de las úlceras cutáneas, así como también la presencia de esporas de Malassezia spp. en estas lesiones. El test inmuncromatográfico resultó positivo; y el análisis bioquímico mostró algunas de las alteraciones encontradas habitualmente en los cuadros clínicos de LVC tales como anemia leve, hiperglobulinemia, hipoalbuminemia, aunque en este caso no había evidencia laboratorial de disfunción hepática o renal.
A partir de esta información obtenida se instauró el tratamiento convencional con Allopurinol a una dosis de 75 mg BID por vía oral. Luego de dos semanas de tratamiento y ante una mejora del estado clínico general pero no de las lesiones cutáneas, se decidió la aplicación tópica de una Microemulsión de Fluconazol al 1% en forma de gel dos veces por día en las heridas refractarias de la cara y miembros. A las 3 semanas de este tratamiento combinado las úlceras curaron por completo, sin observarse ningún efecto adverso. El tratamiento local fue suspendido luego de 6 semanas de tratamiento, manteniéndose el Allopurinol por vía oral a la misma dosis. Luego de dos años de la cura
inicial de las úlceras, se produjo una recidiva de algunas de ellas decidiéndose una nueva aplicación del producto tópico, lo que al cabo de 5 semanas de tratamiento permitió una curación completa de las heridas, situación que se mantiene hasta la fecha (junio de 2015).
Se destaca el interés de este caso dado que en la práctica clínica diaria es habitual encontrar esta clase de lesiones, de comportamiento muy refractario ante el tratamiento convencional. Si bien es frecuente encontrar en estas lesiones Malassezia spp. como agente contaminante, las características y gravedad de las úlceras parecen ser más atribuibles a la acción de Leishmania infantum, por lo que el Fluconazol aplicado tópicamente estaría coadyuvando por su efecto leishmanicida, ya demostrado en la bibliografía.

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relacionada con los an

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Conrado Libros Honotio Chemovet

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba