TRATAMIENTO QUIRÚRGICO EN EL TRAUMA MEDULAR – Doctor Juan Rogelio Pistani

TRATAMIENTO QUIRЪRGICO EN EL TRAUMA MEDULAR - Doctor Juan Rogelio Pistani 
Médico Veterinario. FCV-UBA 
Doctor en Cirugía. Facultad de Medicina-UBA - Zapata 81. Ciudad Autónoma de Buenos Aires. República Argentina. CP 1426
<jr_pistani@hotmail.com>
IX CONGRESO NACIONAL DE AVEACA y VI JORNADAS INTERNACIONALES DE AAMeFe - Bs. As., 1 y 2 de Octubre de 2009 
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina - Asociación Argentina de Medicina Felina
Cuando recibimos un perro traumatizado en la clínica, es indispensable determinar las prioridades del examen clínico de acuerdo a la gravedad de las lesiones. 
La mecánica que habitualmente es utilizada tarda en general pocos minutos en ser realizada, pero nos protege de dejar de lado lesiones que muchas veces no llaman la atención, pero que 
pueden poner en riesgo la vida del animal. 
El orden que generalmente empleamos es: Aparato Circulatorio, Respiratorio, Sistema Nervioso, Aparato Digestivo y por último el Sistema Músculo-Esquelético, que no pocas veces es el que más llama la atención del clínico, no siendo por ello el más importante, siempre que no involucre concomitantemente el daño de los anteriores. 
Respecto al trauma del Sistema Nervioso debemos determinar si el daño asienta en los Centros superiores, Médula Espinal o Nervios periféricos. 
Para ello tomamos en cuenta entre otros, los siguientes que surgen del examen neurológico: 

Origen en Centros superiores: 
Modificación de la conducta 
Disfunción visual 
Papiledema. 
Disfunción de los nervios craneales 
Ataxia estática 
Temblores 
Marcha en círculo 
Rodamiento 
Inclinación de la cabeza 
Cuadriparesia 
Hemiparesias 
Convulsiones 

Origen en la Médula Espinal: 
Paraparesis/Paraplejía 
Disparesis/Diaplejía 
Cuadriparesis/Cuadriplejía 
Hemiparesis 
Dolor raquideo 
Ataxia 

Origen en los nervios periféricos: 
Monoplejía/monoparesia 
Atrofia muscular rápida 
Signos limitados al área inervada por determinado nervio 

OSTEOARTROLOGIA DEL CANAL VERTEBRAL 

Antes de desarrollar brevemente este capítulo citaremos un concepto sumamente importante de la ley de Wolf (Julius Wolf 1936-1902), “La forma y estructura de los huesos dependen del estrés yla tensión a la que son sometidos. Alterando las líneas de estrés, se puede cambiar la forma del hueso”. 
Si observamos las diferencias anatómicas entre las diferentes vértebras que componen el canal vertebral notamos que muchas de ellas están adaptadas a las funciones que las mismas cumplen. 
Observemos por ejemplo que el canal medular va cambiando de forma, tanto en tamaño como en su sección de acuerdo a las necesidades anatomo-funcionales de la médula espinal. 
También sabemos que tanto la dirección en que entran en contacto las apófisis articulares entre si, como la forma, tamaño y disposición de las espinosas y la conformación de los cuerpos 
vertebrales están adaptadas a las diferentes funciones biomecánicas que cumplen cada una. 
Más aun, si observamos el porcentaje de tejido óseo y cartilaginoso que componen la columna vertebral de cada una de las especies, vemos que está adaptada a las fuerzas que las diferencias 
en la estación y a los tipos de marcha le requieren. Por ello el hombre por la bipedestación tiene un mayor porcentaje proporcional de cartílago que el perro y este, por los movimientos que requieren su tipo de marcha, que el caballo, (25%, 16% y 11 % respectivamente). 
Respecto al perro, el mayor movimiento y por ende las mayores tensiones, en la columna vertebral, se ubican en los sitios en donde una zona rígida se une a una móvil. Por ejemplo las 2° y 3°vértebras cervicales, las 6° y 7° cervicales, las lumbares cercanas a la vértebra anticlinal (T11) y las lumbosacras. 
Por ende, los discos inter-vertebrales que se ubican en esos sitios están sometidos también a mayor solicitud mecánica. 
Es necesario destacar que existen, uniendo las cabezas de cada par de costillas verdaderas (1° 9° pares), un ligamento (ligamento conjugado o intercapital), que discurre en forma transversalpor el piso del canal vertebral justo por encima de cada disco intervertebral haciendo difícil el desplazamiento de los 
mismos hacia el canal. 
Respecto a los discos intervertebrales podemos decir que están conformados por un núcleo pulposo rodeado por un anillo fibroso. Este núcleo acuoso, ante la presión entre cada una de las 
vértebras contiguas, si permanece así, reparte en forma homogénea las presiones sobre el anillo fibroso. 
El núcleo pulposo no se encuentra justo en el centro del anillo fibroso sino que se encuentra desplazado hacia dorsal, lo que significa que el anillo en dorsal es más delgado que en ventral y que por lo tanto, la distancia que lo separa de la médula espinal es menor. 

MÉDULA ESPINAL 

La médula espinal del perro presenta algunas diferencias respecto a las de otras especies. 
En primer término en la zona cervical no coinciden en toda su longitud el número de metámeras con el número de vértebras, toda vez que presenta 8 metámeras y 7 vértebras. 
En segundo término la longitud del canal vertebral en la zona lumbosacra excede la longitud de la médula, el cono medular finaliza entre la 6° y 7° vértebras lumbares. Es así, que las 
metámeras lumbares, sacras y coccígeas no se encuentran a la altura de sus respectivas vértebras lo que no significa que los nervios que en ellas se originan, no salgan por los orificios 
vertebrales que les corresponden. De este modo las metámeras de la médula lumbar no se encuentran a la misma altura que sus vértebras correspondientes, pero los nervios que emergen de ellas,siguen discurriendo por el canal hasta su real orificio intervertebral, conformando la denominada cola de caballo. 
Las metámeras lumbares 1° y 2° son las únicas que se encuentran a la altura de sus vértebras homónimas, la 3° y 4° se encuentran a la altura de la vértebra Lumbar 3, la 5°, 6° y 7° se 
encuentran a la altura de la vértebra Lumbar 4, las sacras 1°, 2° y 3° a la altura de la vértebra L5 y las últimas metámeras coccígeas, a nivel de la vértebra L6, donde finaliza el cono 
medular. 
Por lo tanto los traumatismos que afectan la columna vertebral lumbosacra, salvo en su primera porción (1° y 2° vértebras Lumbares), no van a coincidir con la lesión de las metámeras 
homonimas, sino con las metámeras que contienen realmente estas vértebras en su canal. 
Es importante seсalar que existen a nivel medular dos engrosamientos que coinciden con la salida de los nervios que inervan los miembros anteriores y los posteriores. El primero a nivel de 
las últimas vértebras cervicales caudales y primeras toráxicos y el segundo desde la lumbar 2° hasta la 4° y 5°. 
Esta particular conformación hace que cuando existe un trauma regularmente importante que irrita la médula y provoca su edematización, rápidamente entra en contacto en toda su circunferenciacon el canal vertebral, provocando por compresión, un déficit de irrigación que cuanto más grave es, mayor daño medular produce. Esto da origen, de acuerdo a su gravedad, desde una pérdida 
propioceptiva, pasando por la pérdida de la sensibilidad superficial y movimientos voluntarios, llegando por último a la pérdida de la sensibilidad profunda y movimientos involuntarios. 
El cuadro es diferente cuando la misma patología ocurre en los sitios no coincidentes con los ensanchamientos medulares, pues al no comprimirse con el canal vertebral por ser este 
proporcionalmente más amplio, se produce mayormente la irritación de la misma provocando preponderantemente dolor. 
Si el edema medular se produce en la zona del engrosamiento lumbar la sintomatología que producirá el edema medular que se desplaza hacia craneal o caudal, cubrirá varias metámeras, por lo 
que su localización semiológica va a ser menos exacta. 
Los traumas que producen las distintas patologías van desde un daсo mecánico primario, que puede producir de acuerdo a la patología desde lesiones graves como el corte medular, en general 
por fracturas, a lesiones medulares parciales más leves como por ejemplo en determinadas patologías discales (sobre todo las Hansen tipo 1 que se producen generalmente en las razas 
condrodistróficas). 
Los perros con daños recientes sin sensibilidad profunda, producto de discopatias, tienen mejor pronóstico (60 % de recuperación) respecto a los producidos por fracturas 
(muy mal pronóstico). 
En cambio los daños secundarios al trauma pueden producir si no son tratados en forma urgente, cambios isquémicos y bioquímicos que producen muerte neuronal y glial. Esto hace que la bomba 
de iones revierta su función y aumente la concentración de sodio, calcio y cloruro provocando el consabido edema medular. 
Este aumento de iones daсa a los Astrocitos que normalmente consumen Glutamato y Aspartato, produciendo como consecuencia su aumento provocando vasoespasmo y muerte neuronal. 
Al mismo tiempo, en forma paralela, la producción de radicales libres actúa sobre los vasos reduciendo aun más la irrigación, estimulando la liberación de químicos vasoactivos 
(Prostaglandinas y Leucotrienos). 
Por estas dos vías, la hipotensión sistémica, disminuye aun más la perfusión, pues el sistema nervioso dañado no puede autorregular el flujo de sangre ante los cambios de presión. Algunos deestos cambios se producen en las primeras 24 horas pero la apoptosis puede continuar por semanas. 
Por último es de destacar la posición irregular de la médula espinal dentro del canal vertebral ya que en sus diferentes niveles se acerca más que en otros al piso vertebral, quedando a 
merced de las compresiones ventrales que se producen por discopatías o hipertrofias ligamentosas. A nivel de las primeras dos vértebras cervicales, (Atlas y Axis), se encuentra apoyada 
prácticamente sobre el piso vertebral, esto persiste hasta la 1 y 2° torácicas. A partir de estas hasta la 10° torácica se encuentra en el centro del canal, para ocupar nuevamente la zona 
ventral desde esta última hasta la 4° у 5° lumbar, finalizando centrada, a nivel del cono medular que finaliza entre la 6° y 7° lumbar. 

DETERMINACION SEMIOLOGICA DEL GRADO DE LESION MEDULAR 

El síntoma más precoz trauma medular es el dolor. De acuerdo a la causa de la lesión podemos observar signos leves o muy importantes. Esto va a depender en principio del grado de irritación de la médula y/o sus envolturas, del sitio de la lesión (cervical, toráxico, lumbar o lumbosacro) y en caso de discopatías de la velocidad en que aparecieron los síntomas. 
Si luego del seguimiento prolijo de los protocolos de examen clínico ya descritos, presumimos que existe algún grado de daño medular, debemos realizar un examen detallado a fin de determinaren primer término el grado de lesión medular. 

LOS DIFERENTES GRADOS DE LESIóN MEDULAR SE MANIFESTARAN ESQUEMATICAMENTE EN SENTIDO CRECIENTE POR: 

Dolor 
Deficit propioceptivo 
Disminución o desaparición de dolor superficial y de movimientos voluntarios 
Disminución o desaparición de dolor profundo y de movimientos involuntarios 

Esta graduación en general depende de daño medular primario en el momento de la lesión o en forma secundaria por la disminución de la irrigación por diferentes causas. 
Recordar que las lesiones medulares tienen un curso dinámico y que las lesiones pueden pasar de un grado a otro muy rápidamente. 

DETERMINACIÓN DE PRESENCIA DE DOLOR 

Si el daño medular no es muy importante, y las actitudes posturales no presentan alteraciones, se realiza una palpación detallada de la columna vertebral, primero mediante cuidadosos 
movimientos de flexión, extensión y rotación de la columna cervical. Una manera de detectar algias no muy evidentes en esta parte de la columna es la palpación presión a nivel de las 
voluminosas apófisis laterales de la sexta cervical, utilizando para ello los dedos pulgar y medio, colocando la mano envolviendo el cuello desde ventral. 
La palpación con el mismo fin de la columna tóraco-lumbo-sacra se realiza por palpación presión con los dedos pulgar e índice por dorsal, a ambos lados de las apófisis espinosas, desde 
craneal a caudal. 
La presencia de dolor se va a evidenciar por resistencia del animal o quejidos al oprimir especialmente el sitio de dolor. 
En general la sola presencia de dolor nos habla de un daño medular leve en el momento del examen. 

DETERMINACIÓN DE FALLAS PROPIOCEPTIVAS 

Las paresias se pueden determinar, en la marcha o en estación. 
Se trata por medios semiológicos de detectar la posibilidad del animal en ubicar los miembros en posición normal. 
Estas fallas pueden presentarse en uno solo de los miembros (paresia), en dos (paraparesia o hemiparesis) o en los cuatro, (cuadriparesia) 
Los déficit propioceptivos nos esta hablando de un grado mayor de disturbio medular del que sugiere la sola presencia de dolor. 

DETERMINACIÓN DE SENSIBILIDAD SUPERFICIAL 
La determinación de la presencia de sensibilidad superficial se puede realizar con agujas, (comunes o especiales), o con pinzas hemostáticas con dientes (Kocher) que a la presión, sean 
capaces de producir dolor en la superficie cutánea. 
Recordemos que la manifestación del dolor debe ser consciente, es decir el animal debe percibirlo y demostrarlo, ya sea, con el desvío de la dirección de la mirada, con quejidos, gruñidos, 
etc. 
No debemos confundir la presencia de movimientos reflejos provocados por la compresión con presencia de sensibilidad. 
La presencia de sensibilidad superficial hace innecesaria la exploración de la sensibilidad profunda. 
La ausencia o disminución de la sensibilidad superficial nos indica que existe una alteración mayor de la conducción medular. 

DETERMINACION DE SENSIBILIDAD PROFUNDA 

Esta se realiza de manera similar a la anterior pero comprimiendo con mucho mayor fuerza. La respuesta debe exteriorizarse en el animal de manera similar a la anterior. 
La ausencia de dolor profundo nos indica un disturbio importante de la conducción nerviosa que puede haber sido provocado por lesión directa del tejido medular en el momento de una fractura,por la extrusión violenta de materia discal dentro del canal, o por la falta de irrigación provocada por la compresión intrínseca de la médula sobre el canal vertebral o por la extrínseca 
provocada por la protrusión de ligamentos hipertrofiados o del anillo fibroso. 
Nuevamente en este punto es necesario hacer hincapié en la necesidad de no confundir los movimientos reflejos provocados por el estímulo empleado, con la presencia del dolor profundo. 
La ausencia de dolor profundo es preocupante y debemos siempre realizar el pronóstico teniendo en cuenta el tiempo transcurrido desde la lesión y el tipo de lesión que provoco el disturbio. 

PRONOSTICO DE ACUERDO A LAS LESIONES 

BUENO 
• Paresia o Parálisis 
• Sensibilidad profunda presente 
• Menos de veinticuatro horas desde la lesión

REGULAR 
• Paresia o Parálisis 
• Sensibilidad profunda presente 
• Más de veinticuatro horas de la lesión 
• Shiff - Sherrington 

RESERVADO 
• Parálisis 
• Sensibilidad profunda ausente 
• Menos de doce horas de la lesión 

DESFAVORABLE 
• Parálisis 
• Sensibilidad profunda ausente 
• Más de veinticuatro horas de la lesión 

MALO 
• Parálisis 
• Sensibilidad profunda ausente 
• Fractura o luxación 
• Más de doce horas de la lesion 

PROTOCOLOS DE TRATAMIENTO 
Terapéutica médica en casos con dolor toracolumbar leve o moderado 
• Únicamente reposo en jaula. 
• Si no hay cambios en 5 a 7 dias: 
 Relajantes musculares 
• Sin cambios en 2 у 3 días: 
 Esteroides y relajantes musculares 
• Reevaluar al paciente y realizar seguimiento diario. 

Terapéutica médica en casos con dolor toracolumbar severo 
• Relajantes musculares. 
• Sin cambios en 2 у 3 días: 
 Esteroides y relajantes musculares. 
• Reevaluar al paciente y realizar seguimiento diario. 
• Sin cambios en 2 у 3 días: 
 Repetir segundo tratamiento o considerar cirugía. 

Terapéutica médica en casos con dolor toracolumbar con paraparesia ambulatoria 
Esteroides por un día: 
 Si mejora 
 Seguir con la medicación por 6 días 
 Si continúa bien, seguimiento 

 Si no hay cambios 
 Seguir con la medicación por un día 
 Si mejora, seguimiento 

 Si empeora 
 Considerar tratamiento quirúrgico 

Terapéutica en casos con dolor toracolumbar leve moderado o severo, con paraparesia ambulatoria y marcha débil o sin respuesta al tratamiento médico 

 Cirugía inmediata 
 Esteroides preoperatorios. 

DETERMINACION DEL SITIO DE LA LESION 

Cuando observamos un animal con un daño medular toracolumbar importante podemos observar en principio tres posturas básicas de los miembros que nos van a guiar en la ubicación del sitio de 
la lesión: 

 Parálisis fláccida de miembros posteriores 
 Parálisis espástica de miembros posteriores 
 Hiperextensión de los miembros anteriores 

La observación de una parálisis fláccida de miembros posteriores, es una muestra contundente que la lesión 
se encuentra en las metámeras que inervan los miembros posteriores (vértebra L4 hacia atrás). 

De observar una parálisis espástica de los mismos, significa que se ha afectado la inhibición de los centros superiores (vértebra L4 hacia adelante). 

Si observamos una hiper-extensión de los miembros anteriores significa que la lesión es seria y se encuentra en las vértebras torácicas o en las primeras lumbares 

Si la lesión no es extremadamente importante una guía sobre la ubicación del sitio de la lesión es la presencia de dolor a nivel del sitio de la lesión medular (este punto ya fue 
desarrollado anteriormente). 

En caso de la lesión ser más importante se recurre a la: 

UTILIZACIÓN DE REFLEJOS PARA LA UBICACIÓN DE LA LESIÓN 

Reflejo del esfínter anal: 

Se determina irritando ligeramente los laterales del orificio anal. Este responde con la contracción del esfínter. Nos indica daño en las metámeras lumbosacras (L7 a S3) que se encuentran a nivel de las vértebras L6- L7, o a los nervios que emergiendo de ella forman la parte posterior de la cauda equina. 
Está mediado por el nervio Pudendo y sus ramas. 
De encontrarse exaltado nos esta indicando una pérdida de la inhibición central, producida por una lesión más craneal. 

Reflejo de retirada: 

Se evalúa por compresión de los espacios interdigitales o los pulpejos de los dedos y la respuesta, en caso de ser positiva, debe ser la flexión inconciente (refleja) del miembro 
En caso de los miembros posteriores esta mediado por el nervio ciático que tiene su origen en las metámeras lumbosacras (L6 a S1) y sus ramas. De estar disminuido o ausente esta indicando 
una afección de las metámeras lumbares comprendidas en el canal vertebral a nivel de las vértebras L5, L6. 
De encontrarse exaltado nos esta indicando una pérdida de la inhibición central, producida por una lesión medular más craneal.
Reflejo patelar: 

Se evalúa por estimulación del tendón tibio-rotuliano. 
La respuesta positiva es una extensión refleja de la articulación femorotibiorotuliana 
Se encuentra mediado por el nervio femoral que tiene su sitio de origen en las metámeras L4 a L6 que se encuentran ubicadas en el canal vertebral, porción caudal de L3 y en L4. 
De encontrarse exaltado nos esta indicando una pérdida de la inhibición central, producida por una lesión medular más craneal. Vamos en este caso a encontrar los miembros posteriores del 
animal hiperextendidos 

 4 y 5° par de mamas 

Un punto útil para localizar lesiones a nivel de la vértebra Lumbar 1 es la estimulación de los pezones del 5° par de mamas. 
Así mismo el 6° par de mamas resulta útil para determinar lesiones a nivel de la cuarta vértebra lumbar 

Reflejo del panículo muscular 

La particular inervación del músculo cutáneo nos puede resultar útil para la determinación de lesiones medulares en toda la columna toracolumbar. 
El panículo muscular (Músculo cutáneo), posee vías aferentes que pasando a través de la piel llegan a la médula espinal por la que corre el estímulo hacia delante, realizando sinбpsis con elmúsculo cutáneo a nivel de la octava metámera cervical. 
Esto significa que realizando la estimulación en la piel, desde caudal a craneal a ambos lados de las apófisis espinosas, recién habrá respuesta positiva en craneal del sitio de la lesión. 
La respuesta refleja a este estímulo se observa con una contracción del músculo cutáneo. 

Recordar en este punto que a nivel del engrosamiento lumbar, la médula se encuentra muy cerca de las paredes del canal y en caso de edema medular, este se desplazará rápidamente hacia 
craneal y caudal, no dejándonos localizar la lesión en forma tan puntual (síndrome de compresión lumbar). 

MÉTODOS COMPLEMENTARIOS DE DIAGNÓSTICO POR IMÁGENES. 

Recién luego de la localización semiológica de la lesión solicitamos el estudio radiológico simple, con foco en los lugares presumibles de daño medular. Es condición “sine qua non”, utilizarpor lo menos dos incidencias, latero-lateral y ventro-dorsal. 
Una vez estudiadas las mismas y solo en caso de integridad del canal vertebral, habiendo descartado otras causas posibles de lesión medular, podemos optar por otros estudios por imágenes a 
fin de determinar que el trauma este siendo causado por tejidos no visibles en las placas simples. 
El solo hecho de observar disminuciones de los espacios intervertebrales no dan seguridad por si mismas, de que la lesión medular este siendo causada por patologías de los discos 
correspondientes a esos espacios. Un ejemplo de esto son las disminuciones de espacios que encontramos como hallazgo en estudios que se realizan por otros motivos en animales que no 
demuestran en ese momento signos de daño medular. Recordar que un disco extruído puede hacerlo en varias direcciones y si bien en algunas zonas del canal medular hay mayores posibilidades 
mecánicas de que el mismo migre hacia el espacio medular, puede hacerlo también en otras direcciones (lateral, ventral, etc.). 
En caso de trauma medular producido por tejidos radiolócidos, a fin de poder localizar la posición exacta del sitio de la compresión y siempre que la urgencia del cuadro clínico lo permita, se puede recurrir a estudios más complejos que requieren para su ejecución, anestesia general del animal. De ellos algunos requieren la utilización intradural de material de contraste, estosson en general invasivos (mielografía). 
Otros como la Resonancia Magnética Nuclear son poco invasivos y si bien pueden emplear medios de contraste, este es más inocuo y se emplea por vía endovenosa. 
Lo ideal es saber antes de la cirugía la posición exacta de la compresión a fin de poder utilizar la técnica quirúrgica más adecuada, es decir, la que disminuye más efectivamente la 
compresión y la que provoca a posteriori menor inestabilidad vertebral. 
Sea cual sea el estudio por imágenes, este no debe ser operador dependiente, es decir el cirujano debe poder observar por si mismo en las imágenes del estudio la ubicación y extensión de la lesión y cotejarlas con el informe recibido. 

TERAPÉUTICA QUIRÚRGICA 

TECNICAS QUIRÚRGICAS DE DESCOMPRESIÓN MEDULAR 

Las técnicas que habitualmente utilizamos son: 

• Fenestración discal 
• Laminectomía dorsal 
• Hemilaminectomía 
• Espondilectomía 
• Foramenotomía 

 Fenestración discal 

Esta técnica se basa en, por diversas técnicas de abordaje, llegar a los discos intervertebrales afectados a fin de realizar una ventana en sus anillos fibrosos por donde con instrumental 
especial podemos, de ser necesario, extraer el núcleo calcificado. 
Se puede realizar en forma profiláctica en aquellos casos en que, en los estudios simples o especiales, podemos observar discos con sus núcleos calcificados, que por la zona en que se 
encuentran, tienen biomecánicamente una gran posibilidad de extruirse hacia el canal medular. 
Pueden realizarse además, en forma terapéutica, cuando los reiterados episodios de compresión y los estudios por imágenes, nos muestran que los discos calcificados están desplazando o 
deteriorando el anillo fibroso en dorsal con la consecuente irritación medular. 
Por último, puede utilizarse como complemento en muchas de las técnicas de descompresión, ya sea en los discos responsables de la compresión, o en sus vecinos con posibilidades de protrusióno extrusión. 

Laminectomía dorsal 

Esta técnica se basa en el abordaje dorsal hacia las vértebras involucradas y la eliminación del techo y/o los pedículos vertebrales quedando a la vista del cirujano la médula y el disco 
extraído. Funquist clasificó en cuatro tipos las laminectomías dorsales según la porción de lámina vertebral que eliminemos (Funquist A, B, C o D). En cada una de ellas queda una mayor o 
menor porción de médula y disco extruído a la vista. 

Ventajas: Exposición / Visualización 

Desventajas: Eliminación del disco extruído en ventral o en ventro lateral / Necesidad de posterior estabilización / Reacción cicatrizal que puede provocar irritación medular 

Hemilaminectomía 

Esta técnica esta basada en el abordaje dorso lateral de la vértebra afectada y la eliminación de la pared lateral del canal vertebral. 
Es estrictamente necesario para el empleo de esta técnica la realización de estudios por imágenes previos, que nos permitan determinar fehacientemente el lado en que se encuentra el disco 
extruído. 
No esta indicada por razones anatómicas su realización en las vértebras cervicales desde la tercera a la séptima. 

Ventajas: Muy buen acceso al material discal del lado de la cirugía / Mayor mantenimiento de la estabilidad / Posibilita el acceso a fenestración discal de ese disco o de sus vecinos 

Desventajas: Expone un solo lado / Peligrosa ubicación de los senos venosos en ventral del canal 

Espondilectomнa 

Esta técnica esta basada en un abordaje ventral de los cuerpos vertebrales con eliminación de parte del cuerpo vertebral en forma de surco. Este surco toma como límite, solo la mitad del 
cuerpo vertebral de las dos vértebras vecinas al disco en cuestión. Su mayor indicación, son las vértebras cervicales. 

Ventajas: Estabilidad / Método de elección en extrusiones cervicales 

Desventajas: Sangrado óseo en la esponjosa del cuerpo de la vértebra y al penetrar la segunda Cortical / Campo minúsculo con pobre visualización 

METODOS DE ESTABILIZACION VERTEBRAL 

Una vez realizada la descompresión y la reducción de las fracturas y/o luxaciones esta indicada en muchos casos la estabilización de la columna vertebral, a fin de evitar nuevos daños. 
Muchos de los animales que son intervenidos de traumas toraco-lumbo-sacros, tienen desde el lugar intervenido hacia caudal la propiocepción y la sensibilidad disminuídas o ausentes. 
Esto posibilita en el postquirúrgico la realización de movimientos activos o pasivos, concientes o inconcientes, que someten al sitio de la cirugía a un stress desmedido, sobre todo en la 
flexión y extensión. 
Si bien hemos utilizado muchas veces con éxito las inmovilizaciones externas, estas son muy complejas, tanto para el animal y su propietario por lo que creemos imprescindible la utilización de técnicas y elementos ayuden a esta fijación interna. 

Los diferentes mйtodos de estabilizaciуn interna de la columna vertebral que hemos utilizado son los 
siguientes: 

• Alambres 
• Clavos de Steinmann 
• Clavos de Schanz 
• Tornillos 
• Clavos o tornillos y metil metacrilato 
• Placas 
• Mйtodo de Ilizarov 
• Barras de Luque 

Alambres 

Se utilizan dos tipos de alambres, ambos de acero 316 L, los alambres maleables que vienen en rollos habitualmente son utilizados para cerclaje, y los alambres rígidos con memoria (alambres de Kirchner). 
En los maleables, los diámetros más comúnmente utilizados son 0,6; 0,8; 1 y 1,2 mm. Los alambres de Kirchner vienen en diámetros inferiores a los 2,5 mm. y en algunos casos pueden tener 
interpuesta una oliva a fin de poder o empujar o traccionar al hueso sobre el que son colocados. 
La indicación más común de los maleables es el alambrado vertebral en casos de luxaciones o fracturas atlantoaxiales o, en casos de colocación de clavos de Steinmann paralelos a las apófisisespinosas, su fijación a las apófisis espinosas. 
Los alambres de Kirchner se utilizan habitualmente de a pares, cruzados para la inmovilización de dos cuerpos vertebrales entre si. 

Clavos de Steinmann 

Son utilizados con dos funciones bien diferentes. La primera, a similitud de los alambres de Kirchner, cruzados para la fijación de los cuerpos vertebrales entre si. La segunda en forma 
unitaria o de a pares, a ambos lados de las apófisis espinosas, fijados a estas por alambres maleables. Deben fijarse por lo menos a dos apófisis espinosas por delante y a dos por detrás de la descompresión- 
Generalmente requieren soportes externos postoperatorios 

Clavos de Schanz 

Son utilizados como en los dos casos anteriores, de a pares para fijar los cuerpos vertebrales entre si, o en la columna cervical, fijando individualmente dos vértebras desde ventral por 
roscado en los cuerpos vertebrales. La presencia de la rosca, minimiza la posibilidad de migración hacia el canal, con el consecuente daсo medular que podría producir. 
Cuando los utilizamos en espondilolistesis, su utilización va precedida por la colocación de separadores vertebrales de hueso homólogo. 
Generalmente requieren soportes externos posoperatorios 

Tornillos 

Dado el pequeсo tamaño de las vértebras, el único sitio en donde se pueden fijar los tornillos son los cuerpos vertebrales. Respecto a la disposición de la rosca hay dos tipos de tornillos 
que se pueden utilizar, los totalmente roscados y los parcialmente roscados que a su vez pueden tener rosca para cortical (maleolares) o para esponjosa (de esponjosa). 
Los hemos utilizado en la tracción y fijación de los cuerpos vertebrales de las vértebras cervicales en casos de espondilolistesis conjuntamente con injertos óseos intervertebrales 
homólogos, que a su vez actúan como separadores. 
También necesitan del auxilio de soportes externos postoperatorios. 

Clavos y Metilmetacrilato 

El uso del metilmetacrilato para la estabilización vertebral data de por lo menos 35 años atrás y ha probado ser un excelente método. Se basa en la colocación de clavos o tornillos que 
sobresalen de los cuerpos vertebrales, los que luego de una técnica descompresiva y la reducción son integrados dentro del metilmetacrilato. 
Hacen en general necesario el auxilio de soportes externos postoperatorios 

Placas 

Estas se pueden utilizar de dos modos diferentes: el primero tomando en forma convencional los cuerpos vertebrales con tornillos preferiblemente de lateral (vértebras toracolumbares) o 
ventral (vértebras cervicales) con dos puntos de fijación por vértebra. El segundo de a pares por dorsal, apresando las apófisis espinosas anteriores y posteriores a la lesión entre si por 
medio de alambrado o bulones. Hace generalmente necesaria la utilización de fijación adicional postoperatoria 
Método de Ilizarov 

La ventaja que tiene este método es la de poder utilizarlo no solo como fijación sino como aparato tractor y reductor. A fin de evitar mayores daсos medulares durante la reducción, es 
necesaria la realización de una laminectomía previa, para poder visualizar la médula. 
Las agujas de Ilizarov de 1,5 у 1,8 mm de diбmetro con o sin oliva, se fijan a través de los cuerpos vertebrales siendo tomados luego a semiaros que rodean el dorso del animal. La 
utilización de bisagras ubicadas estratégicamente permite una desangulación o una desangulación traslación vertebral paulatina. 
Una vez finalizada la reducción se fija el aparato en la posición deseada. 
Existen limitaciones anatómicas a las indicaciones de este mйtodo no pudiendo ser utilizado en las vértebras toráxicos. 
Su rigidez hace innecesarios el auxilio de la utilización de otros soportes externos. 

Método de Luque 

El Médico Mexicano, Doctor Eduardo Luque Rebollar, publicó su método en 1973, que consiste en la aplicación de dos barras lisas longitudinales, moldeadas sobre la columna vertebral a cada 
lado de las apófisis espinosas a las cuales se fija segmentariamente cada vértebra mediante alambres colocados por debajo de las láminas. 
Tomamos generalmente 2 у 3 vértebras por delante y otro tanto por detrás de la fractura o luxación 
Este método de fijación es rígido, seguro y económico ofreciendo estabilidad en la flexión, extensión e inclinación lateral. 
Una de sus mayores ventajas es la de permitir prescindir de soportes externos postoperatorios. 

Nota: Las imágenes y bibliografía correspondientes a este trabajo serán detalladas durante la conferencia.

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relacionada con los an

Ver más

Participaron del XVI Congreso Nacional de AVEACA

MSD Elanco Merial Brouwer Boehringer Sieger DFV Difimed Labyes Panacea Gestor Holiday Zoetis Diagnotest Intermedica Jaulas HB Pañopet Mayors Medica Gepsa Vetonco Media Tec Conrado Amrra Chemovet Honotio Miñoz VonFranken Guzman Dixter

Main Sponsor

Eukanuba