TÉCNICAS QUIRÚRGICAS EN PATOLOGÍAS REPRODUCTIVAS DE REPTILES – Vet. Leonardo J. Píparo

XIII CONGRESO NACIONAL DE AVEACA
Bs. As. 19 y 20 de Setiembre de 2013
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina

TÉCNICAS QUIRÚRGICAS EN PATOLOGÍAS REPRODUCTIVAS DE REPTILES
Vet. Leonardo J. Píparo
Médico de Planta y Cirujano del Servicio de Especies no Tradicionales del Hospital Escuela
“Ernesto Cánepa” – Facultad de Cs. Veterinarias – Universidad de Buenos Aires
lpiparo@yahoo.com

La patología reproductiva más frecuente de ver en la clinica diaria es la distosia en cualquiera de los
Órdenes de la Clase Reptilia, en muchos casos se requiere realizar un abordaje a la cavidad celómica
para resolver esta entidad patológica, y tratándose de reptiles , existen ciertas particularidades en
cuanto a la técnicas quirúrgicas
Celiotomías en reptiles:

Ofidios:
Existen dos técnicas para abordar la cavidad celómica:
– Abordaje ventral: se puede realizar mediante una incisión en forma de H vertical u horizontal, siendo
ésta última de elección por no producir lesión en las placas abdominales .
Ventajas: * El operador tiene amplia visión del campo quirúrgico
* Pueden desplazarse y luxarse órganos y mesos sin
someterlos a tensiones excesivas
Desventajas: * Al lesionar las placas ventrales (abordaje en H vertical), la cicatrización
puede retrasarse por los movimientos del animal.
* Posibilidades de lesionar la vena abdominal ventral.
– Abordaje ventrolateral: La incisión se realiza entre la primera y segunda hileras
de escamas ventrales.
Ventajas: * El abordaje no produce lesiones en las placas.
* Se evita la posible lesión de la vena abdominal ventral.
* El tiempo de cicatrización disminuye.
* El trauma quirúrgico se reduce.
Desventajas: * La visión del campo quirúrgico es menor
* Se deben traccionar los cortos mesos y los órganos para luxarlos
con los consiguientes riesgos de desgarros y hemorragias.
Si el órgano problema es de una longitud considerable, (P.ej. oviducto), se pueden realizar varias
incisiones pequeñas para abordar la víscera por regiones y disminuir el trauma quirúrgico derivado de
una única y extensa incisión.
El cirujano deberá evaluar los diferentes procedimientos y elegir el que considere de mayor utilidad.

TECNICA: Se debe determinar el órgano a abordar, así como su localización en el animal (la ubicación
de las vísceras puede variar dependiendo de la especie que se trate). Si se ha decidido realizar el
abordaje ventrolateral, la incisión debe realizarse entre la primera y segunda línea de escamas mas
próximas a las placas ventrales. Esta incisión en zig-zag requiere de precisión siendo lo ideal el uso de
una hoja de bisturí numero 11 elevando la piel con pinzas de mano izquierda y usando la hoja del
bisturí en forma invertida (diéresis centrífuga). Seguidamente se realiza la divulsión roma del tejido
subcutáneo y muscular , teniendo la precaución de no fracturar los extremos costales hasta llegar al
peritoneo. En caso de tener que abordar órganos bilaterales debe realizarse otra incisión en el flanco
opuesto.
La síntesis de este abordaje se realiza en tres planos: el peritoneo se sutura con poliglactina 910
utilizando un patrón continuo, para el plano muscular es aconsejable el uso de nylon monofilamento 3-
0 a 5-0 utilizando el mismo patrón de sutura, en tanto que para la síntesis de la piel su usa el mismo
material aplicando puntos simples o en U horizontales en caso de que la piel tienda a invaginarse.

Incisiones ventrolaterales
A : Abordaje único
A+B: Abordaje para órganos extensos
B+C: Abordaje para órganos bilaterales asimétricos
D: Detalle: incisión entre escamas
-Abordaje ventral: Si la incisión se hace en forma de H horizontal (técnica de elección), los cortes
horizontales se realizan con la misma técnica que en abordaje ventrolateral, en tanto que la incisión vertical se efectúa mediante bisturí, entre dos placas para facilitar la posterior cicatrización y no a través de una de ellas, extremando los cuidados para no lesionar la vena abdominal.

Si la incisión se realiza en forma de H vertical ( los cortes transversales se hacen entre dos placas, en
tanto que la incisión longitudinal debe ser paramediana para evitar la vena abdominal ventral si el
abordaje se realiza caudalmente al corazón). Las incisiones transversales en piel se realizan con
bisturí, dependiendo del tamaño del animal, el numero de hoja a utilizar, en tanto que la incisión
longitudinal debe realizarse con tijera ( Metzenbaum o Mayo recta) y pinzas de mano izquierda.
En ambos casos, se divulsiona la delgada capa de tejido muscular mediante el uso de tijera de
Metzenbaum recta, intentando en la maniobra no incluír el peritoneo, el que será incidido una vez que
se hayan volcado los bordes de la herida hacia los laterales ó hacia los extremos craneal y caudal
según la técnica aplicada.
La síntesis se realiza de igual forma y con los mismos materiales descriptos en el abordaje anterior.
Los cuidados postoperatorios son los de rutina, en tanto que los cuidados de la
herida requieren técnicas especiales: al ser animales que se arrastran mantienen la herida en
permanente contacto con el suelo, con el consiguiente riesgo de contaminación. Una forma de evitar
esto es, luego de realizar un vendaje tradicional con gasa y vendas tipo Cambric, colocar un tubo
(preferiblemente de material plástico) que se adapte al diámetro del animal, fijando los extremos
mediante tela adhesiva. La ventaja, además del aislamiento de la herida del medio, es la inmovilidad
de la zona, lo que lleva a una reparación en forma más rápida.

Saurios y crocodilios:
En estos animales las técnica de abordaje ventrolateral a la cavidad celómica es similar a la realizada
en ofidios. El abordaje paramediano transrectal permite evitar la lesión de la vena abdominal ventral. Si
por alguna razón estas técnicas no son aplicables, el abordaje por línea media es el indicado, aunque
requiere de una gran precisión y delicadeza durante la disección.
En aquellos saurios en los que las escamas son muy pequeñas y no es posible realizar la incisión
entre éstas, el corte se efectúa en forma lineal, elevando la piel con una pinza de mano izquierda
dentada para lograr una firme sujeción e incidiendo la misma con hoja N° 11 en forma centrífuga para
evitar la posible lesión de las vísceras. Dependiendo del espesor de la piel, el abordaje se puede
completar con bisturí o con tijeras de Mayo.
El delicado tejido muscular de la pared abdominal puede ser incidido mediante bisturí, siguiendo las
mismas precauciones que para con la piel, ó, preferiblemente realizar una divulsión roma, siguiendo la
dirección de las fibras musculares.
La síntesis se realiza en dos planos: el primero abarca peritoneo y tejido muscular, utilizando
poliglactina 910 ó nylon monofilamento montado en una aguja atraumática curva. Las características
del tejido muscular de los reptiles (fibras fácilmente separables y de escasa resistencia en
comparación con el mismo tejido de los mamíferos), obliga a que al suturarlo, la aguja penetre en
forma paralela a la cara interna de la dermis para abarcar una mayor cantidad de tejido muscular y
evitar la ruptura de las fibras que pudiera producirse al tomar el tejido cerca del borde incisional.
El segundo plano comprende a la piel y al tejido subcutáneo, donde se utilizan suturas no absorbibles
(nylon monofilamento) y debido a la tendencia a la invaginación de la piel una vez incidida, se prefiere
el uso de puntos evaginantes.

Testudines
Un caso especial es la celiotomía en quelonios, donde se debe atravesar una barrera constituida por
tejido córneo y óseo: el peto. Éste se debe incidir para lograr el abordaje a las vísceras. Para lograr
esto se pueden utilizar diversos instrumentos, siendo el ideal la sierra oscilante, cuya ventaja principal
es la de no lesionar tejidos blandos una vez que se logró atravesar el tejido óseo, en tanto que su
mayor desventaja es el alto costo. Existen dos alternativas al uso de esta sierra: tornos ( de velocidad
variable entre 0 y 30.000 R.P.M.) o taladros (eléctricos ó neumáticos) montados con pequeñas sierras
circulares para corte de metal (preferibles a las sierras para corte de madera, pues éstas producen un
defecto muy grande entre los bordes de la herida, lo que se traduce en un retardo en la cicatrización)
Para la aspiración de fluidos y sangre que pudieran acumularse en el campo quirúrgico y en
cavidades, es de gran utilidad la esponja de poliuretano, la que puede ser cortada de diferentes
tamaños según la necesidad, en tanto que el corte de gasa para obtener trozos de menor tamaño no
es recomendable, debido a que pequeños hilos de algodón pueden desprenderse de los bordes de la
gasa seccionada y depositarse en el campo quirúrgico. Otras alternativas posibles son la utilización de
hisopos de algodón o el uso de esponjas de gelatina, esta última también con opción de ser moldeada
al tamaño que más se adapte al animal.
Los abordajes posibles a la cavidad celómica en estos animales se realizan a través del plastrón, ó, en
especies que lo permitan por el pequeño tamaño del peto, mediante una incisión inguinal, la cuál solo
permite el acceso a órganos ó tejidos ubicados en el lateral incidido.
La mayoría de las veces, se hace necesaria la utilización de instrumental especial que permita
penetrar la barrera ósea que representa el plastrón.
El área a remover presenta los siguientes límites: cranealmente, el 1/3 craneal de la placa abdominal,
caudalmente el corte se efectúa por delante del centro de las placas femorales, en tanto que los límites
laterales son líneas imaginarias que se extienden cranealmente desde los bordes laterales de las
placas anales en Chelonoidis chilensis ó, para evitar variaciones específicas, por los cuartos centrales
de las placas abdominales.
El instrumental para la osteotomía del plastrón es variado: las opciones van desde sierras oscilantes
(cortan el tejido duro pero no lesionan el tejido blando) hasta taladros eléctricos o tornos de alta
velocidad montados con sierras circulares para corte de metales, ya que las utilizadas para corte de
madera son de mayor espesor y poseen dientes que divergen hacia los laterales en forma alternada,
por lo que el defecto tisular de la osteotomía es muy grande y retrasa la cicatrización.
Cuando se use cualquiera de estos instrumentos para realizar la osteotomía, se debe proveer de un
sistema de refrigeración en la zona de corte a base de una solución salina normal para evitar la
necrosis del tejido óseo, lo que ocurre cuando la temperatura llega a los 50°C. Ésto se logra mediante
el uso de un equipo de infusión parenteral con el extremo de la guía de perfusión montado en una
aguja 21G. La elevación térmica dependerá del espesor de la sierra, de su diámetro, de la
configuración y el número de sus dientes, de la velocidad de rotación y de la presión ejercida sobre el
hueso.
Los cortes deben realizarse en forma angular, esto permite que cuando se reposicione la pieza
removida esta este en contacto con el tejido irrigado y facilite la cicatrización, así como evitar la posible
caída hacia la cavidad celómica del tejido seccionado por carecer de puntos de apoyo en caso de que
los cortes se hayan hecho en forma perpendicular al peto.
Otra forma de favorecer la cicatrización es realizar un corte incompleto de la incisión craneal, lo que
asegura la correcta irrigación del tejido seccionado, y permite utilizar este borde a modo de bisagra
(apertura craneal). Una variante a esta técnica es realizar el corte caudal en forma incompleta para
usarla como bisagra lo que evitaría la desinserción de parte de la musculatura pélvica aportando
mayor irrigación a la zona (apertura caudal). Una vez completados los cortes, mediante el uso de
elevadores del periostio o elevadores de raíces se comienza a levantar el tejido seccionado hacia
caudal o craneal según la técnica realizada, al mismo tiempo que con bisturí o el mismo elevador de
periostio se separan la inserciones musculares y se libera el tejido subyacente, maniobra que debe
efectuarse con extremo cuidado con el objetivo de evitar la lesión o ruptura de dos grandes venas
abdominales incluidas en el peritoneo y que discurren a los lados de la línea media, para finalmente
volcar la tapa hacia craneal o caudal dejando expuesto el peritoneo. La diéresis del peritoneo se
efectúa con bisturí (técnica centrífuga) o tijera de Metzenbaum por la línea media, con la precaución de
no lesionar vasos u órganos.
Para la síntesis del peritoneo se usan suturas absorbibles o nylon monofilamento 3 a 5-0 mediante un
patrón de sutura continua.
La reparación del tejido óseo se realiza utilizando resinas epoxi de rápida polimerización y fibra de
vidrio estéril. La técnica consiste en la aplicación de la resina epoxi alrededor de los bordes de la
herida (a unos 3 mm de esta) en una extensión de 2-3 cm de ancho para luego colocar la fibra de
vidrio, logrando en aplicaciones sucesivas de resina y fibra, una estructura rígida que mantenga
inmóvil al tejido seccionado.
Una forma mas rápida y sencilla de fijación consiste en el uso de resinas epoxi de tipo masilla,
colocando sobre la herida una banda de este material y ejerciendo una leve presión sobre sus bordes,
evitando la presión en el centro para no incluir resina en el interior del defecto óseo.
Los tiempos de reparación dependen de muchos factores pudiendo demorar hasta 2 años. En los
animales adultos el material de reparación puede permanecer en el lugar durante años sin ocasionar
ningún trastorno, mientras que en los animales en crecimiento, una vez reparada le herida, se debe
retirar la resina para permitir el crecimiento normal del caparazón.
La realización de la laparotomía (el abordaje a la cavidad celómica a traves de la piel, cranealmente al
miembro posterior) esta reservada a tortugas de plastrón pequeño (generalmente acuáticas) y se
indica en caso de patologías específicas como cálculos vesicales, obstrucciones intestinales o
alteraciones puntuales del oviducto. La técnica consiste en colocar al animal en decúbito dorsal con
una leve inclinación hacia dorsal del lateral proximal (para favorecer la caída de las vísceras durante el
abordaje) y el miembro en extensión. Se realiza la incisión de la piel con bisturí en forma longitudinal,
continuando con la divulsión roma del tejido muscular (con tijera de Metzenbaum) hasta llegar al
peritoneo, el que se incide mediante bisturí (hoja invertida). La desventaja de esta técnica es la escasa
visibilidad del campo quirúrgico por lo que el órgano problema debe ser palpado y exteriorizado
digitalmente, mientras que la mayor ventaja reside en que produce un menor trauma quirúrgico, un
rápido cierre de la herida y no se requieren instrumentos especiales.
Una vez solucionado el problema, la síntesis se realiza en dos planos, el peritoneo y el tejido muscular
se suturan en forma conjunta utilizando un patrón continuo con poliglactina 910, en tanto que la piel se
sutura con nylon monofilamento 2-0 a 4-0 con puntos evaginantes.
Distocia: la distocia constituye la patología reproductiva que con mayor frecuencia se observa en los
reptiles mantenidos en cautiverio.
En nuestro país los porcentajes de los diferentes Órdenes afectados por este problema difieren
considerablemente si se los compara con datos que refieren autores extranjeros. La tortuga terrestre
argentina (Chelonoidis chilensis) es la especie que presenta la mayor prevalencia de esta patología,
seguramente por tratarse de la fracción más importante de la población de reptiles mantenidos como
mascotas, seguida por un escasa casuística en saurios y raramente observada en ofidios.
Las etiologías son múltiples y varían con el tipo de distocia considerada, así, las distocias de origen
obstructivo incluyen alteraciones en los diámetros pélvicos ( por lo general debido a la enfermedad
ósea metabólica), cálculos vesicales, cuerpos extraños, alteraciones de las paredes del oviducto,
bolos fecales, y neoplasias. Muchas veces, estudios radiográficos que en un principio indicarían un
futuro problema de postura por canal estrecho, luego, durante la oviposición, la distocia esperada no
se presenta. Se desconoce si en los reptiles puede ocurrir una dilatación de la sínfisis pélvica como
consecuencia de la acción hormonal tal como ocurre en mamíferos .
En las distocias por malformaciones del huevo no existen factores obstructivos o metabólicos que
impidan la postura, pero un excesivo tamaño o fusiones de un huevo con otro, impiden el pasaje por
el canal pélvico normal.
La gran mayoría de las distocias no tienen una etiología obstructiva o de malformaciones, y sus
causas son múltiples: mal manejo reproductivo, sitio inapropiado para la postura, déficit nutricional,
pobre condición física, alteraciones en la temperatura y la humedad, alteraciones hormonales, causas
infecciosas (Proteus sp., Aeromona sp. Pseudomona sp entre otras), ruptura de huevos y alteraciones
de la calcemia derivadas de la enfermedad metabólica ósea.
El diagnóstico se hace en base a los síntomas: alteraciones en la marcha, esfuerzo para realizar la
oviposición, excavación del nido sin postura, anorexia, prolapsos de oviducto, colon ó vejiga. La
distención abdominal en saurios y ofidios de aparición posterior a la época reproductiva de la especie,
es un signo que hace sospechar de ésta patología, la que deberá ser confirmada por maniobras
semiológicas (palpación abdominal) y por estudios complementarios (radiología y ultrasonografía).
En aquellos casos que no se trate de distocias obstructivas ó por alteraciones morfológicas, se deberá
intentar un tratamiento médico, el que estará orientado a mejorar las condiciones ambientales y
nutricionales.
En los testudines en los que se detecte enfermedad metabólica ósea, se realiza un tratamiento a
base de gluconato de calcio a una dosis de 100 mg/kg IC cada 24 horas durante 1 a 4 semanas, a fin
de corregir la relación Ca/P y llevar los valores de la calcemia a la normalidad. La suplementación con
carbonato de calcio, ya sea en polvo ó en jarabe, debe realizarse en cada comida. La mayoría de las
veces este tratamiento es suficiente para revertir la inercia oviductal y lograr la oviposición. Si luego
de éste período no se logró respuesta alguna, se realiza el estímulo hormonal mediante el uso de
oxitocina, a una dosis de 5 a 30 UI/kg, obteniéndose la puesta dentro de las 2 horas posteriores a su
aplicación. Antes de su administración se debe descartar por completo la presencia de una disocia
obstructiva, para no ocasionar graves complicaciones como lo son hemorragias y peritonitis,
derivadas de la ruptura de oviductos ó de huevos.
En saurios el tratamiento médico no puede dilatarse en el tiempo como en las tortugas, y ante el
menor signo de depresión se deben tomar las medidas para su rápida resolución y no poner en riesgo
la vida del animal.
Si con el tratamiento médico no se obtuvieron resultados, el problema debe ser abordado en forma
quirúrgica.
Existe un tipo poco frecuente de distocia en saurios y testudines en la que los ovocitos se desarrollan
en el ovario, sin que se produzca su liberación hacia el oviducto y tendría una etiología hormonal. A
este tipo particular de distocia se la denomina preovulatoria. La sintomatología se corresponde con la
clásica distocia postovulatoria, donde los huevos con su cáscara se encuentran en los oviductos, pero
en caso de tratarse de una disocia preovulatoria, debido a la ausencia de una cubierta calcárea, la
que se desarrolla en estos órganos, el estudio radiológico puede carecer de utilidad, por lo que en
éstos casos con sintomatología clásica de distocia sin evidencias radiológicas de la presencia de
huevos, se deberá recurrir al estudio ultrasonográfico para confirmar la patología. La palpación de la
cavidad celómica debe ser evitada, pues se corre el riesgo de producir una peritonitis iatrogénica por
la ruptura folicular y al no existir estructuras sólidas en la cavidad abdominal, pueden ser
diagnosticados falsos negativos. La resolución de esta entidad es quirúrgica.
Los ovarios en los reptiles están suspendidos por el mesovario, el que presenta una longitud variable:
es corto en saurios y ofidios y más laxo en testudines. En los dos primeros grupos, el ovario derecho
se sitúa más cranealmente que el izquierdo.

Ofidios: el abordaje a la cavidad celómica se realiza entre la primera y segunda hilera de escamas
próximas a las placas ventrales para tener acceso al oviducto, que debido a su morfología, no puede
ser explorado en toda su longitud, por lo que debe aplicarse la técnica de abordajes múltiples, uni o
bilaterales en caso de que ambos oviductos tengan contenido. Dependiendo del tiempo de retención,
el oviducto puede estar más o menos afectado: adherencias o grandes lesiones deberán ser
evaluadas y contemplar la posibilidad de la remoción del órgano, que de ser puesta en práctica,
involucrará el ovario correspondiente.
Una vez exteriorizado el oviducto, la histerotomía se realiza con bisturí montado con hoja N°15 para
poder retirar el contenido (huevos en especies ovíparas, o fetos en las vivíparas). La mayor cantidad
de huevos o fetos posible debe salir por cada incisión, para minimizar el número de abordajes y
heridas sobre el órgano, el que una vez libre de contenido se sutura en forma continua con
poliglactina 910 de calibre 4-0 a 6-0.

Saurios:
En caso de que se esté en presencia de una disocia preovulatoria, la ovariectomía puede o no estar
acompañada de la histerectomía. Si se decide dejar los oviductos, estos progresarán hacia la atrofia
sin causar trastornos al animal.
Si una disocia postovulatoria es detectada en forma tardía, es probable que el animal no llegue en
condiciones óptimas para la cirugía, por lo que se deberá considerar la posibilidad de efectuar una
ovariohisterectomía a fin de reducir los tiempos quirúrgicos y disminuir el riesgo para el paciente.
Ovariohisterectomía: en estos animales el ovario derecho se encuentra en estrecha relación mediante
un corto meso, el que contiene vasos de un diámetro importante, con la vena cava caudal derecha,
mientras que del lado izquierdo, la glándula adrenal está interpuesta entre la vena cava caudal
izquierda y la gónada. Una vez realizada la celiotomía, se exterioriza el ovario, de manera tal que el
meso soporte una leve tensión, lo que permitirá identificar fácilmente los vasos que contiene y sobre
los que se realizan dos ligaduras, una proximal y una distal, en forma independiente para cada uno de
ellos mediante el uso de nylon monofilamento 4-0 ó 5-0, entre las cuales se practica la incisión. Una
vez removidos los ovarios, se procede a realizar la histerectomía ligando los oviductos y sus vasos
correspondientes para retirarlos junto con su contenido.
Si se decide efectuar una cesárea, el procedimiento se realiza de igual forma que en ofidios.

Testudines: una vez realizado el abordaje, puede ocurrir que en animales pequeños se dificulte la
exteriorización manual del oviducto ocupado debido a la escasa superficie de la celiotomía. Una
forma de realizar esta maniobra, es mediante el uso de separadores de Farabeuf, Parker o Meyerding
sin dientes, para cargarlo. Otra opción, consiste en tomar el oviducto junto con un huevo utilizando
pinzas tiralenguas, cuyas superficies de prehensión están recubiertas por goma, por lo que resultarían
prácticamente atraumáticas sobre el delicado tejido oviductal. El uso de cualquier otro instrumental
para órganos huecos como las pinzas de Babcock o de Foerster resultan altamente traumáticas, y su
uso puede derivar en el desgarro del órgano. En aquellos casos en que la distocia sea de origen
infeccioso ó que los huevos retenidos correspondan a la temporada reproductiva anterior, material
caseoso y restos de fibrina pueden mantener el huevo adherido a las paredes del oviducto. Si esto
ocurre , la zona de adherencias debe ser liberada mediante el uso de una solución salina normal tibia.
Se extraerá todo el material que pudiera quedar en el interior y se remitirá una muestra para su
estudio bacteriológico.
La sutura del oviducto no difiere de la realizada en los Subórdenes antes descriptos.
En todos los casos, una vez extraídos los huevos, el futuro reproductivo del animal no se ve afectado,
pudiendo en la próxima temporada, efectuar la postura sin inconvenientes siempre y cuando los
factores predisponentes sean corregidos.
En algunas ocasiones, la presencia de un huevo puede verificarse en la cloaca, en tal circunstancia, y
ante la incapacidad de completar la postura, puede efectuarse la extracción realizando una
perforación en la superficie del huevo expuesta (con el auxilio de un torno y una fresa), a partir de la
cual se intentará la extracción del contenido, si éste es fluido, mediante aspiración utilizando una
sonda tipo K-30 o mayor, y luego, con extremo cuidado para no lesionar la mucosa, romper y extraer
las fracciones de cáscara utilizando una pinza hemostática sin dientes.

TÉCNICAS QUIRÚRGICAS EN PATOLOGÍAS REPRODUCTIVAS DE AVES
Al entrar un ave al quirófano, se deben tener ciertos recaudos para evitar complicaciones intra y postquirúrgicas que incluso podrían costa la vida del animal.
A diferencia de otras Spp, no se realiza ayuno previo en aves pequeñas pues el animal puede sufrir
un grave cuadro de hipoglucemia durante la cirugía. Sólo se indica un ayuno de 3 ó 4 horas previas a
una intervención del buche. La preparación se debe cumplir con las mismas condiciones de asepsia
que para los mamíferos pero a diferencia de éstos, las aves tienen plumas. ,En el sitio elegido para el
abordaje deben retirarse las plumas en forma manual, tirando de ella en el sentido de su crecimiento
para evitar el rasgar la piel, no deben cortarse pues no crecerían hasta la siguiente muda. Las plumas
que se retiran por arrancamiento comienzan a crecer casi de inmediato.Se debe evitar retirar las
plumas remeras especialmente en aves de presa, ya que si se lesiona el folículo, la pluma crecerá en
forma anormal con el riesgo que se altere el vuelo y disminuya su capacidad de caza, para controlar
las plumas de la periferia del área quirúrgica, puede utilizarse cinta adhesiva.
Debe contarse con un quirófano bien calefaccionado, con almohadillas o tablas térmicas para
mantener la temperatura del animal.
La antisepsia de la zona de abordaje se realiza con soluciones tibias para no favorecer la hipotermia
derivada de esta maniobra, debe realizarse con cuidado y tratar de mantener el resto del animal seco.
Los paños de campo deben ser lo más livianos posibles para que no hagan presión sobre el animal y
dificulten la ventilación, también debe evitarse el uso de pinzas de campo y fijar los paños mediante
puntos de sutura, mucho menos traumáticos.
Para minimizar la pérdida de sangre es de conveniente utilización de un electrocauterio, y para el
monitoreo intraquirúrgico es conveniente la utilización de un equipo multiparamétrico con sonda
térmica para su colocación en la cloaca y poder ir verificando la temperatura del animal durante el
procedimiento.
El abordaje a la cavidad abdominal se logra mediante una incisión en la línea media ventral. La
incisión de piel y músculo se hace en forma independiente. La capa muscular se levanta, utilizando
pinzas de mano izquierda, y se hace una ojal en el punto medio de la línea media ventral. Esta
incisión se extiende craneal y caudalmente, utilizando tijeras. Se puede utilizar un electro o
radiobisturí, pero se debe tener cuidado de no dañar las vísceras subyacentes. Se puede incrementar
el área expuesta combinando la incisión inicial con otra paracostal, a manera de flap. El sexado y la
gonadectomía se logran mediante incisiones en el flanco. En la incisión abdominal en línea media se
deben evitar los sacos aéreos que ocupan la porción craneal de ambos lados de la cavidad.
Las cirugías mas comunes que incluyen al aparato reproductivo de las aves son el sexado quirúrgico y
la retención de huevos.

Sexado quirúrgico: la forma más sencilla de realizar esta cirugía es mediante el uso de un
otoscopio que tenga fuente lumínica, e idealmente con un endoscopio rígido de 2 mm de diámetro y
ángulo visual de 30º. La maniobra se hace bajo anestesia general, ubicando al animal en decúbito
lateral derecho, con el ala extendida dorsalmente y la pierna izquierda colocada caudalmente para
exponer el sitio de la incisión. Se retiran las plumas de la zona y se prepara el área quirúrgica de la
forma ya descripta. Se realiza una incisión de piel por detrás o entre las dos últimas costillas y se
realiza divulsión roma del tejido muscular. Durante esta fase es penetrado el saco aéreo abdominal.
Se introduce el otoscopio o la fibra del endoscopio y se realiza la observación. El ovario izquierdo o
los testículos los localizamos en craneal del riñón. La superficie lisa y vascularizada de la gónada
indica que se trata de un testículo, mientras que si se nota una superficie rugosa, con cuerpos
elevados amarillos de diferentes tamaños (ovocitos primarios) se trata de un ovario. Hay gran
variación entre especies y edades, y, de existir la duda, se deberá buscar la gónada del lado
opuesto (sólo los machos poseen dos gónadas en la mayoría de las especies de aves), o esperar a
que el ave madure sexualmente para repetir el procedimiento. Se sutura la incisión en 2 planos, el
plano muscular con material de sutura absorbible como polidioxanona (PDS) o poliglactin 910
(Vicryl) y la piel con nylon monofilamento.

Retención de huevos: es una patología que se observa con cierta frecuencia en aves, existen varias
técnicas para la extracción de huevos del oviducto; la más sencilla no es cruenta y se aplica cuando el
huevo se puede identificar en la cloaca, la maniobra consiste en lubricarlo con vaselina y
cuidadosamente ejercer presión para extraerlo entero por deslizamiento. Si durante la maniobra el
huevo se rompe se lo retira en trozos utilizando pinzas Halsted. Si los huevos son grandes, se realiza
la aspiración del contenido mediante una punción abdominal y luego se procede a colapsar la cáscara
para luego extraerla por la cloaca. Deben hacerse lavados del oviducto con antisépticos. En caso que
el ovocito caiga en la cavidad abdominal (ovulación ectópica o se desgarrara del oviducto) se producirá
una peritonitis que si no se trata de forma urgente mediante el abordaje abdominal para realizar
lavados de la cavidad peritoneal, resultará en la muerte del ave.
Otra forma de resolver la patología es mediante la salpingotomía en esta técnica es importante una
síntesis cuidadosa debido a que la cáscara se forma durante el paso del huevo por el oviducto,
cualquier anormalidad del oviducto puede causará la deformación de la cáscara pudiendo repercutir
esta alteración en la correcta formación del embrión en desarrollo.

CUIDADOS POSTQUIRÚRGICOS
Los cuidados postoperatorios al igual que los pequeños mamíferos consisten el mantenimiento del
animal en un ambiente que posea una temperatura cálida, oscuro y tranquilo, evitándose toda
situación de estrés. Durante la recuperación del ave y dependiendo de la anestesia utilizada, el animal
puede presenta incoordinación, ataxia y aleteo violento por lo que se deberá evitar el uso de jaulas y
se dejará al paciente en cajas o en boxes de internación con puerta de acrílico y sin barrotes, por el
riesgo de que se produzcan fracturas al quedar alguna de sus extremidades atrapadas entre ellos.

 

l08.- Schrader, S.C.: Triple osteotomy of the canine pelvis a a treatment for canine hip dysplasia.
J.A.V.M.A. l78:39-44. (l981)
l09.- Schwarze, E. and Schroeder, L.: Compendio de Anatomía Veterinaria. Tomo I. la ed. Editorial
Acribia-Zaragoza. Barcelona. l988.
ll0.- Slater, P.H.: Textbook of Small Paciente Surgery. Vol. II. W.B. Saunders Co. Philadelphia. l985.
lll.- Slocum, B. and Devine, T.: Pelvic Osteotomy, in Whittick’s Canine Orthopedics. 2nd ed. Lea &
Febiger. Philadelphia. l990.
ll2.- Slocum. B. and Devine, T.: Pelvic Osteotomy technic: Extended uses. Vet. surg. l8:31. (l989)
ll3.- Slocum, B. and Devine, T.: Dorsal acetabular rim radiography for evaluation of the canine hip. Vet.
Surg. l8:31. (l989)
ll4.- Slocum, B. and Devine, T.: Dorsal acetabular rim radiography for evaluation of the caine hip.
J.A.A.H.A. 26:289-296. (l990)
ll5.- Slocum. B. and Devine, T.: Pelvic osteotomy technique for axial rotation of the acetabular segment
in dogs. J.A.A.H.A. 22:331-338. (l986)
ll6.- Smith, G.K. and Biery, D.N.: Advances in CHD diagnosis. Vet. Surg. 20:347. (l991)
ll7.- Smith, G.K. and Biery, D.N.: New concepts of coxofemoral joint stability and the development of a
clinical stress-radiographic method quantitating hip joint laxity in the dog. J.A.V.M.A. l96:56-70 (l990)
ll8.- Sumano, H. y Ocampo.L.: Farmacología Veterinaria. McGrav-Hill Mexico, D.F. l989.
ll9.- Sumner-Smith, G.: Bone in Clinical Orthopedics. 1st de W.B. Saunders Co. Philadelphia. l982.
l20.- Tarvin, G.B.: The pelvic limb. in Bojrab’s Current technics in small paciente surgery. Lea &
Febiger. Philadelphia. l990.
l2l.- Thrall, D.E.: Textbook of veterinary diagnostic radiology. W.B. Saunders Co. Philadelphia. l986.
l22.- Torzilli,P.A. and Kyle, R.F: Bomechanical analisis of two canine hip prothesis. J.A.A.H.A. 15:l85-
l90. (l979)
123.- Tronzo, R.G.: Cirugía de la Cadera. la ed. Editorial panamericana Buenos Aires. l980.
l24.- Tvedten, H.W. and Carring, C.B.: Incidence of hip dysplasia in Beagle dogs feed different amounts
of protein and carbohidrates. J.A.A.H.A. 13:595-598. (l977)
l25.- Vaseur, J.: Excision artroplasty of the femoral head and neck. in Bojrab’s current technics in small
paciente surgery. Lea & Febiger Philadephia. l990.
l26.- Vaughan, L.C.; Clayton, D.G. and Lane, J.G.: Pectineus muscle resection as a treatment for hip
dysplasia in dogs. Vet. Rec. 96:l45-l48. (l975).
l27.- Wallace, L.J.: Tenomyectomy of pectineus relieves hip dysplasia. J.A.V.M.A. 159:22. (l971)
l28.- Whittick, W.H.: Canine Orthopedics. 2nd. de. Lea & Febiger Phiadelphia. l990.
l29.- Zavala, G: Atlas de Abordajes Quirurgicos a los Huesos y Articulaciones del Paciente: Estudio
Recapitulativo. Tesis de licenciatura. Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia. U.N.A.M. México,
D.F. l984.

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relac

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Chemovet Honotio Conrado Libros

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba