PIODERMIA CANINA: LA FISIOPATOLOGIA QUE EL CLINICO NO DEBE OLVIDAR – MV Pablo Manzuc

PIODERMIA CANINA: LA FISIOPATOLOGIA QUE EL CLINICO NO DEBE OLVIDAR -MV Pablo Manzuc 

pmanzuc@gmail.com

XI CONGRESO NACIONAL DE AVEACA -Congreso Conmemoración 250 años de la Profesión
Bs. As., 3, 4 y 5 de Agosto de 2011 -Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina

 

La Piodermia (o Pioderma) es la infección bacteriana de la piel. El agente causal más frecuente es el Staphylococcus intermedius, aunque más raramente intervienen otros Staphylococcus
(como Staphylococcus aureus) u otras bacterias gram negativas como Proteus sp, Escherichia coli o Pseudomona aeruginosa. Según la profundidad dérmica, las piodermias pueden ser de superficie
(también llamadas pseudopiodermias), superficiales o profundas. También las podemos clasificar en localizadas y generalizadas.
Staphylococcus intermedius es un habitante normal de la superficie cutánea canina. Se halla ocupando nichos bacterianos sobre los queratinocitos. La población total de esta bacteria se halla
incrementada cuando la humedad dérmica también esta aumentada, o ante trastornos seborreicos oleosos. Staphylococcus intermedius se halla adherido a los queratinocitos epidérmicos mediante
receptores. Estos receptores se hallan en mayor concentración cerca de las aberturas naturales, aunque están en menor cantidad sobre otras regiones del tegumento. Esta bien estudiado que, ante
determinadas afecciones como trastornos de hipersensibilidad, se eleva enormemente la cantidad de receptores en los queratinocitos, lo cual promueve un incremento en el número de Staphylococcus
intermedius epidérmicos. Esta colonización superficial es el paso previo a la generación de una piodermia. El manto sucio, las seborreas (sobre todo las oleosas), y la excesiva humedad también
contribuyen a fomentar la colonización bacteriana superficial. Cuando la descamación cutánea esta alterada los restos de queratina (con bacterias adheridas) no son descamados sino que perduran mas
tiempo sobre el perro, dándole a las bacterias mayor tiempo para colonizar áreas cutáneas mas extensas. Una vez colonizada un área corporal, la bacteria puede ingresar a los folículos pilosos
(cuyas aberturas foliculares son grandes y amplias en el perro), produciendo las llamadas foliculitis superficiales, las cuales pueden progresar a profundas, o pueden crecer en forma centrífuga
produciendo collaretes bacterianos y lesiones tipo “Ojo de Buey”. Sin embargo, para que cualquiera de estos pasos suceda, es necesaria casi siempre la existencia de una enfermedad de base que permita
esta cadena de sucesos. Es decir, la mayoría de las piodermias son secundarias a otras afecciones o alteraciones de base. Son muy raras las piodermias primarias.
Entre las manifestaciones clínicas más importantes de las piodermias está el prurito. Este puede ser de intensidad variable, dependiendo de su ubicación, de la profundidad, de su origen y de la
raza del paciente (las razas toy manifiestan el prurito de manera más intensa que los Pitt Bull Terrier o los Dogo Argentino). Las lesiones observadas van desde pápulas y pústulas (como lesiones primarias)
hasta collaretes, costras, hiperqueratosis, hiperpigmentación, erosiones, etc. (casi todas secundarias al rascado). La ubicación es variable, pudiendo aparecer lesiones en dorso-lomo, vientre, axilas, ingle,
cuello, etc. La localización de las lesiones piodérmicas puede ser de ayuda en el diagnóstico de la enfermedad de base subyacente. Cuando la infección es profunda, aparecen las lesiones en panal de
abeja, donde debajo de las costras la epidermis presenta una gran cantidad de orificios por donde sale un exudado purulento. El pelo apelotonado y fácilmente depilable es otro signo frecuente de las
piodermias. Los collaretes epidérmicos pueden crecer centrífugamente, ya que las bacterias van desarrollándose debajo del estrato corneo. Así pueden unirse y formar grandes lesiones de forma
irregular. El centro de los collaretes epidérmicos suele estar hiperpigmentado, a diferencia de las lesiones micóticas (con las que fácilmente se confunden) en donde el centro suele no estar
hiperpigmentado.

Clasificación de las Piodermias:
Según la Profundidad:

Las piodermias pueden clasificarse en de superficie, superficiales y profundas. En las piodermias de superficie, la infección bacteriana ocurre en la superficie cutánea, como por ejemplo en el Intertrigo o piodermia de los pliegues. En las piodermias superficiales la infección bacteriana afecta la epidermis sin producir ruptura de la membrana basal, como por ejemplo la Foliculitis bacteriana superficial o el Impétigo de los cachorros. En las piodermias profundas se produce ruptura de la membrana basal e ingreso de microorganismos en la dermis, como por ejemplo en la Forunculosis del Ovejero Alemán o en la Piodermia del Mentón. Es importante reconocer la profundidad de la piodermia para poder determinar la duración de la terapia con antibióticos, ya que las piodermias superficiales se tratan durante menos tiempo (hasta 2 semanas
luego de la resolución clínica) que las profundas (hasta 4 semanas más luego de la resolución de la piodermia). Las piodermias de superficie pueden no requerir terapia con antibióticos.

Según la Fisiopatología:

Las piodermias pueden ser primarias o secundarias. Una piodermia secundaria es aquella que posee alguna enfermedad de base que la sustenta o la inicia, la cual debe ser adecuadamente identificada y manejara para evitar que la piodermia regrese una vez resuelta. Una piodermia es primaria cuando se desarrolla sin la presencia de enfermedades de base. La enorme mayoría de las piodermias son secundarias. Un ejemplo de piodermia considerada primaria es Foliculitis Profunda del Ovejero Alemán.

Según la evolución:

Las piodermias pueden desarrollarse y progresar por Diseminación, por Profundización o por Inoculación. En las piodermias por Diseminación, las bacterias van colonizando áreas superficiales de la piel, extendiéndose periféricamente. Así, una pápula evoluciona a una pústula, luego a una pequeña costra y luego a un Collarete bacteriano en la medida que las bacterias crecen en forma centrífuga. En las piodermias que progresan por Profundización, las pápulas evolucionan a pústulas, primero superficiales y luego rompen la membrana basal y se transforman en pústulas profundas, y si las bacterias ingresan a la dermis aparece la celulitis y quizás lesiones tipo “panal de abeja” con necrosis cutánea superficial y úlceras que drenan pus a la superficie cutánea. En un mismo paciente afectado de una piodermia pueden coexistir ambas formas clínicas evolutivas. En las piodermias por Inoculación, los gérmenes no van avanzando de forma lógica, sino que son inoculados directamente en la dermis (y a veces en el tejido subcutáneo). Son piodermias por
inoculación los abscesos por mordeduras o por cuerpos extraños.

Según su localización y extención:

Las piodermias pueden ser Localizadas o Generalizadas. Las piodermias Localizadas afectan una determinada área cutánea, como por ejemplo la piodermia de los callos, el acné o la piodermia nasal. Las piodermias Generalizadas afectan grandes áreas cutáneas, como por ejemplo la foliculitis bacteriana superficial, la foliculitis y forunculosis del Ovejero Alemán.

Según su Historia Clìnica:

Las piodermias pueden ser Refractarias o Recidivantes. Las piodermias Refractarias son aquellas en donde se instaura la terapia adecuada y la piodermia no resuelve (incluso muchas veces empeora). Las 2 principales causas de piodermias refractarias son 1- El cuadro clínico no corresponda a una piodermia, sino a una enfermedad que clìnicamente se le asemeja, como algunas presentaciones de pènfigo, linfoma cutaneo, Reacciones Adversas a Drogas (RAD) cutàneas, etc, y 2- El gèrmen es resistente a la terapia antimicrobiana utilizada. Toda vez que se presente una piodermia refractaria debe realizarse un estudio histopatològico que confirme el diagnóstico de piodermia y si se confirma un cultivo microbiano para testear la sensibilidad del gèrmen presente (especialmente si la piodemia es profunda). Las piodermias Recidivantes son aquellas que una vez curadas vuelven a aparecer, aun cuando se ha administrado el antibiòtico adecuado y por el perìodo detimpo adecuado. Las 2 principales causas de pìodermias residivantes son 1- Enfermedad de base no diagnòsticada, no tratada o cuyo tratamiento no es efectivo, y 2- Piodermia primaria. Toda vez que un apiodermia sea recidivante se debe intentar descubrir y manejar la enfermedad de base que le da soporte. Si esto no se logra pueden implementarse estrategias para evitar el recrecimiento bacteriano a partir de Shampoos antisèpticos preventivos, vacunas bacterianas para Staphylococcus o
incluso terapia en pulsos con antibiòticos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relac

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Chemovet Honotio Conrado Libros

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba