PATOLOGÍAS PROSTΑTICAS, DIAGNÓSTICO Y NUEVAS ALTERNATIVAS TERAPEÚTICAS Dra. Griselda M González

PATOLOGÍAS PROSTΑTICAS, DIAGNÓSTICO Y NUEVAS ALTERNATIVAS TERAPEÚTICAS 
Dra. Griselda M GonzÁlez 
Profesora Asociada, Clínica de Pequeños Animales 
Facultad de Agronomía y Veterinaria-Universidad Nacional de Río Cuarto 
<ggonzalez@ayv.unrc.edu.ar> 

IX CONGRESO NACIONAL DE AVEACA y VI JORNADAS INTERNACIONALES DE AAMeFe - Bs. As., 1 y 2 de Octubre de 2009 
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina - Asociación Argentina de Medicina Felina
Introducción 

La próstata es la única glándula sexual accesoria del macho canino, es bilobulada y se localiza en la porción caudal del cuello de la vejiga. Su función es producir un líquido, fluido 
prostático, que obra como transporte y medio de sostén a los espermatozoides en la eyaculación. 
En los caninos machos enteros a partir de los 6 aρos de edad, se produce un paulatino aumento de peso y tamaño de la glándula, estos cambios, son los que en general predisponen a la 
presentación de enfermedades prostáticas. 

La próstata puede sufrir infecciones por bacterias que llegan a la glándula por ascenso desde la uretra, por vía hematógena desde los riñones, de la vejiga por medio de la orina o de los 
testículos o epidídimo por medio del semen. La hipofunción secretora en la glándula en los caninos seniles puede incrementar la susceptibilidad a infecciones, éstas pueden ser agudas y 
fulminantes o crónicas e insidiosas, causando abscedación. La próstata puede además, padecer transformaciones neoplásicas y en presencia de desequilibrios hormonales donde el aumento de 
estrógenos es exagerado el epitelio prostático sufre metaplasia escamosa. Por su naturaleza glandular puede desarrollar quistes de líquido prostático. 

Las enfermedades prostáticas generalmente se acompañan de signos clínicos poco característicos, que varían de acuerdo al tipo de enfermedad presente, ellos son: tenesmo, disuria o 
estranguria, descarga uretral o incontinencia urinaria y signos sistémicos como fiebre, depresión, dolor en el abdomen caudal y envaramiento de los miembros posteriores. 

En general todas las patologías que afectan la próstata presentan signos clínicos comunes -con alteraciones anatomopatológicas diversas- Eso hace que sea muy difícil identificar únicamente 
por los signos clínicos la enfermedad prostática. Por esto, sospechar que un canino presenta una enfermedad prostática por los signos clínicos puede no ser dificultoso, en cambio sí lo es, 
el reconocer de que patología se trata y ese es el desafío del médico veterinario clínico, quién deberá valerse no sólo de la anamnesis y del examen físico para llegar al diagnóstico, sino 
de uno o más métodos complementarios de diagnóstico. 

Breve descripción de las enfermedades de la próstata 
Hiperplasia Prostática Benigna (HPB): es la enfermedad más frecuente y se caracteriza por un agrandamiento benigno de la glándula que surge como resultado de la hiperplasia glandular y/o 
elementos fibromusculares. 
Hiperplasia Prostática Quística (HPQ): se produce cuando la hiperplasia es acompañada de quistes dentro del parénquima. Por su naturaleza glandular puede desarrollar quistes de líquido 
prostático. 
Prostatitis: La próstata puede sufrir infecciones agudas o crónicas por bacterias que llegan a la glándula por ascenso desde la uretra, por vía hematógena desde los riñones, de la vejiga 
por medio de la orina o de los testículos o epidídimo por medio del semen. La hipofunción secretora en la glándula en los caninos seniles puede incrementar la susceptibilidad a infecciones, éstas pueden ser agudas y fulminantes o crónicas e insidiosas, causando abscedación. 
Neoplasias: La próstata puede además, padecer transformaciones neoplásicas generalmente de tipo maligno, el adenocarcinoma es el más frecuente. Los tumores prostáticos son invasivos 
localmente, pueden crecer dentro del cuello de la vejiga y causar obstrucción uretral e invadir la musculatura pélvica y los tejidos que lo rodean al atravesar su cápsula. 
Metaplasia escamosa: en presencia de desequilibrios hormonales donde el aumento de estrógenos es exagerado el epitelio prostático sufre metaplasia escamosa. Los estrógenos reducen el 
movimiento de líquido dentro de los conductos glandulares. El efecto neto es un incremento del tamaño glandular y tendencia a la acumulación de líquido.

Diagnóstico 
Los métodos complementarios para el diagnóstico de enfermedades prostáticas descriptos por la bibliografía son muchos y variados en cuanto a su uso y aplicación e incluyen examen físico, 
cultivo de orina, examen citológico y microbiológico de las secreciones prostáticas, radiografía, ecografía, aspiración con aguja fina y biopsia. 

La ecografía constituye un avance frente a otros métodos complementarios por imágenes como Rx simple o UGR, que son menos específicos para el diagnóstico y más molestos para el animal. 
No obstante, por sí sola resulta insuficiente para el diagnóstico definitivo de la enfermedad, debido a que solo orienta al clínico hacia una lesión determinada. Por lo que se hace necesariorecurrir a un análisis histológico en el caso de lesiones sólidas, y bacteriológico y/o citológico en el caso de lesiones quísticas para emitir un diagnóstico específico y pronóstico de la 
enfermedad. 
En conclusión, el diagnóstico de las enfermedades prostáticas se basa en los signos clínicos y los hallazgos físicos, radiológicos y ecográficos, aunque la biopsia aporta el diagnóstico 
definitivo. La aspiración de células con aguja fina guiada por ecografía permite identificar las áreas de tejido enfermo de donde se desea obtener las muestras. Este procedimiento mejora la calidad diagnóstica. La evaluación citológica del material obtenido por aspiración prostática ecoguiada es una prueba relativamente sencilla y segura para el diagnóstico de la enfermedad 
prostática. 

Hiperplasia Prostática Benigna (HPB): diagnóstico y tratamiento 

La HPB es la enfermedad prostática más prevalente en el perro: más del 80 % de los machos intactos mayores de 5 años la padecen. Con los años se produce un progresivo aumento de tamaño y el 
volumen de la glándula en estos perros es de 2 a 6,5 veces mayor que la de un canino normal y puede también estar acompañada de alteraciones quísticas, probablemente como resultado de la 
obstruccin del sistema ductal, HPQ. 

Esta enfermedad, en muchas ocasiones, puede cursar sin signos clínicos. Cuando la hiperplasia es marcada se produce un aumento del tamaño de la próstata, la función secretora disminuye, la 
vascularización se incrementa y en consecuencia la glándula tiende a sangrar. En el examen físico la próstata no es dolorosa al tacto y el aumento de tamaño es generalmente simétrico. 
Con esta enfermedad la hematología y la bioquímica sérica tampoco se afectan. La ecografía de la próstata puede ser normal, aunque, también puede variar de hipo a hiperecoica de manera 
difusa o con cavidades quísticas en el interior del parénquima. 

Los signos clínicos de la HPB desaparecen con la castración por lo que es, hasta el momento, el tratamiento más eficaz, aunque acaba con la vida reproductiva del animal. Por esta razón, se 
hace necesario contar con opciones terapéuticas seguras y eficaces para pacientes reproductores con riesgo quirúrgico o con propietarios que no permiten la castración. El mejoramiento
clínico e histológico observado con aquellas terapias tendientes a bloquear tanto los andrógenos como los estrógenos corrobora claramente la patogénesis endocrina de esta enfermedad. Se ha 
confirmado en forma experimental que las hormonas androgénicas inducen la HPB y los estrógenos actúan sinergizando la acción de los andrógenos. 

Varias drogas esteroideas y no esteroideas han sido empleadas en el tratamiento médico de la HPB como estrógenos, progestinas, agonistas de la hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH),
inhibidores de la enzima 5 reductasa y bloqueantes de los receptores androgénicos entre otras. 

Los estrógenos disminuyen las concentraciones de andrógenos y por consiguiente reducen el tamaño prostático, aunque a altas dosis, pueden provocar metaplasia escamosa con obstrucción 
ductal, formación de quistes y efectos hematopoyéticos tóxicos como supresión de la médula ósea y pancitopenia. 

El inhibidor de la enzima 5 reductasa, finasteride, es un esteroide sintético que bloquea la conversión de testosterona en dihidrotestosterona disminuyendo la concentración de esta última en
sangre sin afectar la tetosterona sérica. El finasteride presenta la desventaja de ser costoso, teratogénico y poseer una acción lenta. 
Por su parte, los esteroides sexuales como las progestinas han demostrado disminuir el tamaño prostático y descender marcadamente los niveles de estrógenos séricos e intraprostáticos, 
sin afectar de forma adversa la calidad del semen o la libido cuando son usados en dosis bajas, aunque sus efectos sistémicos a largo plazo se ignoran. 

El bloqueante no esteroide de los receptores androgénicos, flutamida, ha sido también utilizado produciendo una importante reducción del volumen prostático. No obstante, presenta el 
inconveniente de ser de respuesta lenta, costoso y de requerir, muchas veces, la administración conjunta de castración química. 

El citrato de tamoxifeno es un antiestrógeno no esteroide tipo I, que bloquea competitivamente los receptores de estrógenos y presenta efectos mixtos, agonistas y antagonistas. 
Su uso podría producir efectos estrogénicos si las dosis son muy elevadas. En un estudio experimental el tamoxifeno demostró ser efectivo en la disminución rápida del tamaño de la próstata. 
No obstante, la información obtenida de este estudio con un limitado número de perros experimentales resulta insuficiente para su indicación masiva en la HPB. 
Los efectos de los estrógenos podrían ser antagonizados con tratamientos tendientes a inhibir la enzima aromatasa. Esta enzima impide la conversión de los andrógenos en estrógenos en los 
tejidos periféricos. El uso de estos compuestos en el hombre con HPB hormonalmente inducida demostró causar inhibición tanto, de los compartimientos estromales como de los epiteliales. En 
modelos animales con HPB el inhibidor de la aromatasa, atamestame, demostró inhibir los cambios hiperplásicos en el tejido fibromuscular prostático inducido por los estrógenos. Existen en la
actualidad inhibidores de la enzima aromatasa de cuarta generación que son seguros y altamente selectivos, ya que no afectan la función adrenal. 

En un trabajo de investigaciσn realizado por la autora se le administrσ a un grupo de perros con HPB el inhibidor de la aromatasa, anastrazole, y a otro grupo citrato de tamoxifeno. En ambosgrupos el tamaño prostático disminuyó. En los perros tratados con TMX, la consistencia testicular y el diámetro escrotal disminuyeron durante el tratamiento y se alteró la libido y los 
parαmetros seminales, aunque no en aquellos tratados con ANZ y PLA. 

El inhibidor de la aromatasa, anastrazole, produjo una rápida disminución del tamaño prostático sin efectos adversos, clínicos, hematológicos ni seminales. Por ello, el anastrazole podría 
ofrecerse como una alternativa terapéutica segura y eficaz en el manejo médico de la HPB en perros que deban ser usados como reproductores. No obstante, para confirmar tal presunción son 
necesarios mayor cantidad de estudios sobre la fertilidad postratamiento. 

BIBLIOGRAFÍA 
[1] Ain Melk Y, Belisle S, Carmel M, Tetreault JP.1987) Tamoxifen citrate in male infertility. Fertil Steril 1987; 48:113-17. 
[2] Barsanti J, Finco D. (1997) Tratamiento mιdico de la hiperplasia prostαtica canina. En: Kirk R, Bonagura J. editores Terapeϊtica Veterinaria. Buenos Aires, Argentina: Mc Graw 
Interamericana; 1997. p. 1112-14. 
[3] Barsanti JA, Shotts EB, Prasse K, Crowell W. (1980) Evaluation of diagnostic techniques for canine prostatic diseases. J Am Vet Med Assoc 1980; 177(2)160-3. 
[4] Corrada Y, Spaini E, Fava F, Arias D, Rodrνguez R, Gobello C. Effect of tamoxifen citrate on reproductive parameters of male dogs. Theriogenology 2004; 61(7-8):1327-41. 
[5] Finco D. Canine prostatic diseases. Vet Clin North Am Small Anim Pract 1986; 16 (3):587-89. 
[6] Gobello C, Corrada Y. Non infectious disorders of canine prostate: A medical approach. Compend of Contin Educ Vet 2001; 24(2):99-107. 
[7] Gobello C. Dopamine agonists, anti-progestins, anti-estrogens, anti-androgens and log term realese GnRH agonists on canine reproduction. Theriogenology 2006; 66:1560-7- 
[8] Gonzαlez GM, Guendulain CF, Suarιz A, Wheeler T, Otegui F. Ecografνa de la prσstata canina: normal y patolσgica. Pet's Ciencia Veterinaria 2000; 16(86):48-56. 
[9] Henderson D, Habenicht U, Nishino Y, El Etreby F. Estrogens and benign prostatic hyperplasia: The basis for aromatase inhibitor therapy. Steroids 1987; 50(1-3):219-33. 
[10] Henderson D. Habenicht F, Nishino Y, El Treby MF. Estrogens and benign prostatic hyperplasia: the basis for aromatase inhibitor therapy. Steroids 1987; 50:1-3. 
[11] Johnston S, Kamolpatana M, Root-Kustritz MV, Johnston GR. Prostatic disorders in the dog. Anim Reprod Science 2000; 60(61):405-15. 
[12] Johnston SD, Kamoltapana MV, Root 
[13] Klausner J, Johnston S, Bell F. (1997) Transtornos prostαticos caninos. En: Kirk R, Bonagura J. editores. Terapeϊtica Veterinaria. XI ed. Buenos Aires, Argentina: Mc Graw 
Interamericana; 1997. p. 1187-93. 
[14] -Kustritz, Johnston GR. Prostatic disorders in the dog. Anim Reprod Science 2000; 60(61):405-15. 
[15] Mattoon J, Nyland T. Ultrasonography of the Genital System. En: Nyland T, Mattoon J, editores. Veterinary Diagnostic Ultrasound. W. B. Saunders, Philadelphia. 1995. p.141-164. 
[16] Suzuki K, Okazaki H, Kurokawa K, Suzuki T, Onuma E, Tal H, Mamiya Y, Yamanaka H. Effect of dual inhibition of 5-alpha-reductase and aromatase spontaneously developed canine prostatic 
hypertorphy. Prostate 1998; 37(2):70-76. 
[17] Wirth M, Hakenberg W. Antiandrogen monotherapy for prostate cancer. Problems in Cancer 2003; 27(1):45-48.

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relac

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Chemovet Honotio Conrado Libros

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba