PATOLOGÍAS QUIRÚRGICAS MÁS FRECUENTES EN ANIMALES EXÓTICOS – Vet. Leonardo J. Píparo

PATOLOGÍAS QUIRÚRGICAS MÁS FRECUENTES EN ANIMALES EXÓTICOS - Vet. Leonardo J. Píparo 
Área de Medicina, Producción y Tecnología de Fauna Acuática y Terrestre. Servicio de clínica y cirugía de especies no tradicionales del Hospital Escuela “E.Cánepa”. FCV-UBA 
<lpiparo@yahoo.com>
IX CONGRESO NACIONAL DE AVEACA y VI JORNADAS INTERNACIONALES DE AAMeFe . Bs. As., 1 y 2 de Octubre de 2009 
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina - Asociación Argentina de Medicina Felina
El aumento del número de especies silvestres autóctonas y exóticas, también llamadas especies no tradicionales, que son mantenidas en cautiverio se ha visto incrementado en forma importante desde mediados de los 80 hasta la actualidad, y este crecimiento afecta a un gran número de especies, tanto pequeños mamíferos, como aves y reptiles. 
En general, las condiciones del cautiverio inadecuadas para la especie, la convivencia con depredadores no naturales y accidentes derivados de la convivencia con el hombre, pueden culminar 
en serias patologías, muchas de ellas de resolución quirúrgica. 
Las particularidades anatómicas y fisiológicas de cada Clase hacen que ciertas maniobras, instrumental y técnicas quirúrgicas varíen con respecto a las cirugías rutinarias practicadas en 
especies domésticas. 
EQUIPO QUIRÚRGICO 
El equipo quirúrgico debe adaptarse a cada animal. La correcta elección del material a utilizar permite disminuir el tiempo de la cirugía y por consiguiente el riesgo para el paciente. 
Muchas veces los animales a intervenir no superan los 100 gramos de peso y el volumen sanguíneo es bajo, por lo que es recomendable el uso de elementos de magnificación: desde lupas simples (con o sin fuente de iluminación incluida), lupas binoculares (de 2,5X hasta 8X), hasta el microscopio quirúrgico en animales muy pequeños, tanto para la fácil identificación de las 
hemorragias y su control como para realizar maniobras que requieran extrema delicadeza y precisión. 
Muchas veces hay que realizar maniobras en espacios pequeсos, por lo tanto, contar con una excelente fuente de iluminación puntual, pudiéndose utilizar para ello un frontoluz. 
El instrumental quirúrgico, además del utilizado en la cirugía general, se debe completar con instrumental de microcirugía у cirugía oftálmica. El instrumental diseсado para cirugía 
oftálmica (de mangos más cortos que los de microcirugía) se adapta a la utilización en animales pequeños siempre y cuando las maniobras no se realicen en profundidad. 
El instrumental básico para realizar cirugías en animales pequeños consiste en un mango Bard-Parker N° 3; 7 y 9, hojas de Bard-Parker N° 10;11;12 y 15, tijeras de iris, tijera corneal, 
gancho de iris, pinza de fijación de von Greafe, pinza colibrí, pinza de Adson estriada, porta-agujas de Derf y porta-agujas de Castroviejo. 
Además del gancho de iris o el gancho de ovariohisterectomía de Covault para el manejo de tejidos delicados. 
Como separadores en celiotomías pueden utilizarse los blefarostatos de Castroviejo y los blefarostatos elásticos, aunque con éstos últimos no es posible controlar la fuerza de tracción. Si 
el tamaño del animal tampoco permite el uso de blefarostatos, deben colocarse puntos directores. 
El operador debe entrenarse en el uso de este tipo de equipo e instrumental para adquirir la habilidad y la precisión que implica operar a pequeсa escala, así como en la utilización de 
suturas de bajo calibre (5-0 a 8-0 USP) para conocer hasta que punto es posible realizar tracción de los cabos y evitar así rupturas en el momento de ajustar los nudos. 
Un caso especial es la celiotomía en quelonios, donde se debe atravesar una barrera constituida por tejido córneo y óseo: el caparazón. Éste se debe incidir para lograr el abordaje a las 
vísceras. Para lograr esto se pueden utilizar diversos instrumentos, siendo el ideal la sierra oscilante, existen otras alternativas al uso de esta sierra: tornos (de velocidad variable 
entre 0 y 30.000 R.P.M.) o taladros (eléctricos у neumáticos) montados con pequeñas sierras circulares para corte de metal (preferibles a las sierras para corte de madera, pues éstas 
producen un defecto muy grande entre los bordes de la herida) 
Para la absorción de fluidos y sangre que pudieran acumularse en el campo quirúrgico y en cavidades, es de gran utilidad la esponja de poliuretano, la que puede ser cortada de diferentes 
tamaños según la necesidad. 
Otras alternativas posibles son la utilización de hisopos de algodón o el uso de esponjas de gelatina, esta última también con opción de ser moldeada al tamaño que más se adapte al animal. 

PREPARACIÓN DEL PACIENTE 
Antes de entrar un paciente al quirófano es de vital importancia evaluar su estado general, nutricional y de hidratación, presencia de infecciones y en caso de los reptiles fundamentalmente su estado metabólico para poder determinar el riesgo quirúrgico. Así un reptil en buenas condiciones generales y en período de actividad, se lo clasifica de riesgo mínimo, en tanto que uno 
en malas condiciones, deshidratado y en período de hibernación entra en la categoría de riesgo máximo y de ser posible no deberнa ser sometido a intervención alguna hasta lograr reestablecersu estado general y en lo posible esperar la salida de esta etapa metabólica. Un animal operado durante el período de salida de hibernación, es de menor riesgo que un animal en iguales 
condiciones que esta ingresando a este período. Hay veces en las cuales la entrada a la hibernación puede ser retrasada (o la salida adelantada), mediante el aumento de la temperatura 
ambiental, para lograr un animal con una tasa metabólica más alta durante el período postoperatorio. 

HIGIENE Y EMBROCADO 
La preparación del sitio a intervenir debe realizarse cuidadosamente, dado que la piel es un gran reservorio de microorganismos que pueden contaminar la herida, encontrándose habitualmente 
estafilococos, estreptococos, clostridios y bacterias Gram -. Mientras que en los mamíferos, aproximadamente el 20 % de los microorganismos se encuentran en las estructuras de la piel, en 
las aves y en los reptiles esto no ocurre pues no existen pelos, glándulas sebáceas o sudoríparas y otra ventaja de la piel de los reptiles es que al no tener que realizar la tricotomía, se evitan los microtraumas que normalmente se producen con esta maniobra y que favorecen la colonización bacteriana. 
En las aves se retiran las plumas por arrancamiento (la menor cantidad posible para evitar afectar la termorregulación) una vez que el animal se encuentra anestesiado, esta maniobra se debe realizar con sumo cuidado, pues la piel es muy fina y delicada y se corre el riesgo de rasgarla. 
Para la limpieza y desinfección de la piel pueden utilizarse derivados de amonio cuaternario, clorhexidina, o soluciones jabonosas de iodo-povidona 
La técnica de preparación del campo quirúrgico en aves y mamíferos, consiste en la colocaciуón los productos antibacterianos que se aplican con gasas para no provocar las pequeñas lesiones 
que puedan ocurrir durante el cepillado. En los reptiles por las características de su piel en cuanto a su dureza y ausencia de estructuras secundarias, y que por lo general presenta una 
superficie irregular o con escamas imbricadas, éstos productos se pueden aplicar con cepillos blandos para asegurar la llegada del mismo a toda la superficie interesada. 
Es importante destacar que йstas soluciones sean aplicadas a una temperatura de 35 –40°C, para disminuir la hipotermia derivada de ésta maniobra. 
Absolutamente en todos los casos, almohadillas térmicas, bolsas de agua caliente o cualquier otra fuente de calor debe ser interpuesta entre la camilla y el paciente, a fin de mantener la 
temperatura corporal en los pequeños mamíferos y aves y de mantener el metabolismo lo más alto posible en el caso de los reptiles. Esto además facilitará la eliminación de las drogas y la 
obtención de un paciente posquirúrgico de menor riesgo y de más rápida recuperación. 
El posicionamiento del animal depende de la especie a intervenir. En aves se utiliza el decúbito dorsal o el lateral, dependiendo del órgano a abordar, en pequeсos mamíferos la más utilizadaes el decúbito dorsal, al igual que para las celiotomías de los saurios y crocodilios. Aquellas especies de saurios que tienen el tórax comprimido lateralmente y los quelonios requieren la 
colocación de complementos laterales para mantener la posición quirúrgica. Estos complementos pueden ser almohadillas o bolsas de arena entibiadas que se sitúan a los lados del animal. 
Los saurios de la Suborden Amphisbaenia constituida por lagartos ápodos y los ofidios se deben fijar a la camilla mediante el uso de tela adhesiva, ubicada lo más cercana posible a la regióndel abordaje. El embrocado de la zona a intervenir debe realizarse con una solución de yodo- povidona al 10% у clorhexidina en solución previamente entibiada. 

MONITOREO DEL PACIENTE 
Todos los métodos de monitoreo intraquirúrgico que se aplican en perros o gatos son aplicables en los reptiles, aves y pequeños mamíferos. 
En los reptiles el monitoreo cardíaco es de particular importancia, pues pueden permanecer en apnea por varios minutos. Esto se observa especialmente en tortugas, donde no se pueden apreciarel movimiento respiratorio, y en saurios, los que ante situaciones de gran estrés pueden pasar a un metabolismo anaerobio, sin verificarse ventilación por un tiempo similar. 
El uso de oxímetros, Doppler, son métodos de monitoreo cada vez mas habituales, no invasivos y que proporcionan importantes datos intraquirúrgicos, tanto para el cirujano como para el 
anestesista. 

PAÑOS DE CAMPO 
Los paños de campo, descartables o no, al igual que en los mamíferos, deben proveer un perfecto aislamiento del campo quirúrgico. Los más utilizados son los paños de tela, que en el caso de los Ordenes Rhynchocephalia, Squamata y Crocodylia deben ser fijados mediante puntos en los extremos, mientras que en los Testudines, debido a la imposibilidad de fijación de los paños 
mediante colocación de puntos o pinzas de campo, se utilizan films de polietileno fenestrado, el que se puede fijar al animal mediante cianocrilatos. La ventaja que se obtiene al utilizar 
paños de campo de polietileno transparente (además de su economía) reside en que se facilita el monitoreo intraquirúrgico de la frecuencia respiratoria. 
Existen paños de campo con adhesivo en toda la superficie o solo en su área central y cuya aplicación en tortugas solucionan el problema de la fijación. 
El uso de pinzas de campo en los dos primeros Ordenes mencionados, en los individuos del Orden Crocodylia de pequeño tamaсo, en pequeños mamíferos y aves debe ser evitado, pues en estos 
animales el tejido subcutáneo es prácticamente inexistente y el tejido muscular del abdomen es muy delgado corriéndose así el riesgo de perforar alguna víscera. Mediante el uso de puntos se obtiene el control de la profundidad de penetración de la aguja y se evitan accidentes que podrían poner en riesgo la vida del individuo. 

HEMOSTASIA 
Las técnicas de hemostasia no varían: compresión, pinzas hemostáticas, ligaduras, electrocoagulación, termocauterio y agentes hemostáticos como la esponja de gelatina, son de uso corriente. 
Los hisopos de algodón esterilizados en autoclave son extremadamente útiles a la hora de realizar hemostasia por compresión en animales de pequeño tamaño o lugares de difícil acceso. 

SUTURAS 
Aunque no existen estudios sobre la reacción tisular a los diferentes materiales, tiempo de absorción y pérdida de resistencia a la tensión, las suturas que se pueden utilizar en estas 
especies son prácticamente todas las existentes en el mercado. Por el metabolismo particular de la Clase Reptilia, es de esperar que algunas suturas clasificadas como absorbibles no lo sean,o se reabsorban a largo plazo. En el caso de los reptiles la piel e la que debe soportar la mayor fuerza de tensión, pues tanto el tejido muscular como el subcutáneo no contribuyen a la 
disminución de ésta. La piel de estos animales tiende a la invaginación por lo que se debe utilizar un patrón de sutura evaginante. Las suturas de piel en aves deben soportar la menor 
tensión posible pues se necrosa fácilmente 

CUIDADOS POSTQUIRÚRGICOS 
Los cuidados postoperatorios incluyen el mantenimiento del animal en un ambiente, oscuro y tranquilo, evitándose toda situación de estrés (aislamiento de otros animales, manoseo innecesario,etc.). La temperatura es sumamente importante pues en hipotermia el metabolismo del animal y de las drogas se retrasa y se inhibe la liberación de insulina, pudiendo llevar al animal a una 
hipoglucemia. Se debe extremar el cuidado para que el animal no se sitúe cerca de las fuentes de calor pues al estar éste incapacitado de movilizarse debido al efecto de la anestesia podría derivar en graves quemaduras, hipertermia y muerte. 
En los reptiles, si la cirugía se realizó durante el período previo a la época normal de hibernación, se debe intentar que el animal no llegue a ese estado mediante el manejo de la 
temperatura y horas luz, debido a que se produciría un retraso en la cicatrización a causa del descenso del metabolismo. 
En el caso de las aves, lo ideal es que el recinto de recuperación no tenga barrotes, si se van a colocar en una jaula para su recuperación, esta no debe tener, posaderos, hamacas u otros 
accesorios. 
Muchas veces los animales entran en un estado de anorexia posquirúrgica, si esto ocurre debe implementarse un plan de alimentación e hidratación en forma forzada mediante sondaje orogástricoo por faringo у esofagostomia. 

AUTOTRAUMATISMO 
Es normal que después de las cirugías, los animales se lesionen al intentar sacarse los puntos de sutura. Para evitar esto se pueden utilizar diferentes métodos. 
En aves no pscitácidas se opta por la colocación de vendajes, en pscitácidos es una condición imprescindible la colocación de collares isabelinos. 
En pequeños mamíferos se pueden colocar vendajes o collares isabelinos. 
En reptiles no se observa el fenómeno de autotraumatismo, más habitual en las Clases anteriores. Se desconoce el motivo de este fenómeno, aunque una diferencia en la percepción del dolor 
podría ser el motivo de la ausencia de este comportamiento. 

MAMIFEROS 

ABSCESOS 
Son de aparición frecuente en conejos y cobayos, pueden desarrollarse hasta un gran tamaño hasta el momento que es notada la deformación en más por parte del propietario. 
Esta entidad patológica es de localización cutánea en la gran mayoría de los casos, en el que se encuentran involucrados los agentes Staphylococcus aureus y Streptococcus spp 
Las rutas de infección son aerógena o por contacto directo por heridas de piel, debido a mordeduras, alambres del recinto, semillas, etc. 
Al estar presentes estas bacterias, se trata de una enfermedad zoonótica, por lo que el operador, siempre debe trabajar provisto de guantes, con el fin de evitar el ingreso del/los agentes através de alguna herida cutánea 
El diagnóstico es sencillo y se realiza mediante los sintomas: se observan deformaciones en mas en el subcutaneo, dependiendo del grado de maduracion, puede aparecer una boca de drenaje por donde escurre el material purulento, dependiendo del agente involucrado, este material puede tener una consistencia espesa y cremosa, o ser bastante mas fluido y con un olor nauseabundo. Se puede confirmar la presencia del material mediante una puncion/aspiracion con aguja fina (este material no sirve para realizar cultivo). 
El tratamiento se basa en una terapia de sosten, antibioticoterapia, pero la solucion definitiva siempre consiste en la evacuación quirúrgica del material mediante una incisión con bisturí 
sobre la piel de la zona afectada, se debe tomar una muestra de material que haya quedado en la cápsula del absceso mediante hisopo estéril y remitirla para su cultivo, aislamiento y 
antibiograma. 
La cápsula debe ser removida, de no ser esto posible se deberá realizar el curetaje de la misma, y se deberan efectuar lavajes con una solución de yodo povidona al 1% 2 у 3 veces diarias 
hasta su cierre por segunda intención. 
La antibioticoterapia se realiza en forma sistémica, no como tratamiento del absceso mientras este se halle presente, pues los abscesos en los conejos desarrollan una cápsula de gran espesory con escasa irrigación, lo que no permite alcanzar concentraciones terapéuticas útiles, sino para el control de las bacterias que puedan escapar vía hematógena. 
En gazapos puede producir fiebre, depresión, anorexia y muerte por septicemia 

TRICOBEZOARES 
Los conejos normalmente se lavan y peinan en forma frecuente, y es habitual que en el estomago exista cierto contenido de pelos, que avanzan por el aparato digestivo y se eliminan con las 
heces. Si el animal ingiere pelos en exceso, se forman pelotas de pelo (tricobezoares) en el estomago, que producen una obstrucción, el animal comienza a perder peso por la anorexia y muere en poco tiempo. 
Las causas predisponentes son dietas pobres en fibras, tricofagia y las razas de pelo largo tienen mayor posibilidad de desarrollar esta patología. 
Los síntomas que se observan son anorexia y constipación. 
El diagnóstico es clínico, debiendo llegar a este por medio de la palpación (se confirma la presencia una masa ovoide, de consistencia dura en el estómago), y confirmándolo mediante Rx. 
El tratamiento es siempre quirúrgico, no sirve el uso de vaselina pues el tamaño del tricobezoar le impide pasar por el píloro. Esta descrito el uso de jugo de piña, el que actuaría a travésde sus enzimas, disolviendo el tricobezoar. 
Esta patología puede ser prevenida aumentado la fibra de la dieta, pues muchas veces la ingestión de pelos no es accidental, sino que el animal lo hace en busca de fibra que no incorpora conla ración, y en los animales de compañía, realizar un cepillado rutinario para eliminar los pelos desprendidos. 

HEMOMETRA 
Es una patología frecuente en conejas y en menor medida en cobayas. 
En ocasiones aparecen quistes o tumores ováricos, estas entidades patológicas son secretoras de hormonas, estrógenos principalmente, y derivan en el acumulo de sangre en el/los cuernos 
uterinos (hemómetra). 
En estos casos, generalmente al final de la micción, aparecen desde gotas de sangre franca hasta una cantidad de sangre que puede ser alarmante. 
En el caso de las conejas debe hacerse el diagnostico diferencial con la micción normal, que en ciertos casos, dependiendo de los pigmentos de los ingredientes de la dieta, puede tomar una 
coloración anaranjada muy intensa. 
La confirmación de la patología se hace mediante microscopía (se observan los glóbulos rojos), el uso de la radiología mostrara contenido uterino al igual que estudio ecográfico (con este 
último método complementario pueden apreciarse los quistes ováricos en caso de estar presentes). 
El tratamiento es siempre quirúrgico y consiste en realizar la ovariohisterectomía. 

MALOCLUSION 
Este trastorno odontológico es habitual en cobayos que reciben una dieta a base de ingredientes blandos, que no causan la erosión natural de las piezas dentarias. A diferencia de los 
conejos, en esta especie las piezas mas afectadas son los premolares y los molares, especialmente los inferiores. Al no haber un desgaste suficiente, estos se proyectan hacia medial, 
causando el atropamiento lingual, lo que le origina al animal una gran molestia y dolor. 
Los síntomas son: anorexia y pérdida de peso. El animal tiene apetito, es una conducta habitual en esta alteración que el animal se dirija rápidamente al alimento y se detenga frente a el 
intentando apenas realizar la prehensión. 
El diagnóstico se confirma mediante la inspección de las piezas dentarias, resultando de mucha utilidad para esta tarea el uso de un otoscopio con un cono que se adapte al tamaño de la boca del animal. Para una correcta evaluación muchas veces es necesario recurrir a la sujeción química, con el objetivo de disminuir el estrés. 
El tratamiento consiste en realizar el nivelado de las piezas con sobrecrecimiento, mediante el uso de un torno de alta velocidad montado con una fresa metálica, esférica para madera del 
diámetro acorde a la situación (normalmente entre 1 y 5 mm). Este procedimiento se debe realizado bajo anestesia total. Para la distracción de los carrillos se utilizan separadores 
autoestáticos o blefarostatos elásticos. 
Es necesario, durante el procedimiento, proteger los tejidos blandos de la acción del torno, esto se logra mediante el uso de una sonda acanalada en desuso que hace las veces de bajalengua yse interpone entre los tejidos blandos y la fresa metálica. 
En muchas ocasiones el animal llega a la consulta luego de varios dнas de anorexia, en tal caso debe instaurarse una terapia soporte, alimentación forzada, hidratación, y medicación con 
metronidazol para eliminar los clostridios que puedan estar multiplicándose en el ciego de lo contrario el animal morirá por shock endotóxico antes bien que por la anorexia. 
Hay casos en que los animales correctamente tratados, en los que se eliminó la causa de molestia y dolor, inexplicablemente continúan con el cuadro anoréxico. La alimentación forzada que 
normalmente puede realizar el propietario, habitualmente resulta insuficiente, lo que lleva a un deterioro paulatino del estado general del animal y finalmente la muerte. 

REPTILES 

FRACTURAS DE CAPARAZÓN 
En las tortugas es corriente que se registren fracturas de caparazón de diversos orígenes, siendo los casos más corrientes los producidos por ataques de caninos, compresiones por vehículos, caídas de altura y elementos cortantes. 

Para determinar rápidamente la ubicación y tipo de las lesiones se utilizan gráficos del plastrón y del espaldar donde se encuentran detalladas todas sus placas y donde se señalan las 
lesiones sufridas. 
La gravedad del trauma está determinada por varios factores: localización de la lesión, tejidos blandos afectados, hemorragias, contaminación de la herida, tiempo transcurrido y pérdida o node sustancia. 
En todos los casos deben ser tratadas como fracturas expuestas y efectuar un estudio radiológico completo (incidencias L-L, D-V y frente de ser necesario). Se deben realizar: la toilette de la herida retirando todo cuerpo extraño, restos córneos y restos óseos no viables que normalmente están presentes en este tipo de lesiones, y los lavajes con solución salina normal у 
soluciones de iodopovidona al 1% deben ser abundantes. 
Muchas veces los cuerpos extraсos están impactados o incluidos en las grietas y fisuras del caparazón, por lo que se hace imprescindible el uso de cepillos suaves y pinzas quirúrgicas para 
retirarlos. 
Si el trauma es reciente y se trata de fracturas lineales simples, complejas o interplacarias, se puede efectuar la reparación en el momento, mientras que si han pasado varias horas del 
trauma o se considera la herida infectada, se debe retrasar la reparación hasta que se haya controlado el problema. 
En todos los casos se debe realizar una agresiva antibioticoterapia y extremar los cuidados de la herida. 

Fracturas lineales: se observan en los casos de aplastamiento por vehículos у caídas. Estas fracturas pueden ser simples (cuando existe un solo borde libre del caparazón afectado) o 
complejas (hay más de un borde libre del caparazón afectado). 
Las fracturas lineales simples no son de resolución complicada y se han descrito varios sistemas de fijación utilizando diferentes combinaciones de clavos, tornillos y alambres. Excelentes 
resultados se han obtenido con el uso de alambre quirúrgico de 0,75-0,815 mm de diámetro realizando un único cerclaje en el borde libre de la fractura. Se prepara al animal para la cirugía ybajo anestesia general se realizan 2 perforaciones utilizando una mecha para acero rápido de 1 mm a una distancia de 5 mm del borde fracturario, imprimiendo un ángulo tal, que al atravesar 
el caparazón no se afecte a los tejidos blandos subyacentes si es que los hubiere. 
Seguidamente se procede al pasaje del alambre por los orificios y se ajusta el cerclaje mediante algún tensor de alambres. Una vez tensado el alambre el defecto entre los bordes de la 
fractura desaparece, así como cualquier hemorragia originada en el caparazón. Las perforaciones pueden ser cubiertas con resina epoxi, evitando su penetración en la herida. De no efectuar 
esta maniobra, se debe proceder la limpieza y antisepsia diaria de las heridas ocasionadas hasta su sellado. Las fracturas lineales complejas requieren de un número mayor de cerclajes, los 
que deben ser diferidos. En estos casos es imprescindible el uso de fibra de vidrio y resina epoxi para brindar un soporte rígido a la fractura. 

Fracturas con hundimientos localizados: son originados principalmente por ataque de perros, o por elementos cortantes (cuchillas de cortadoras de césped). Su magnitud varía desde pequeños 
orificios producidos por colmillos, hasta amplias superficies que ponen en duda la sobrevida del animal. Estos hundimientos pueden presentarse con o sin pérdida de sustancia, y todas deben 
ser tratadas como fracturas expuestas infectadas. 
En los traumas donde no exista pérdida de sustancia, se procede al reposicionamiento del tejido afectado, retrasando su reparación definitiva en 10 días, una vez que se haya controlado la 
infección. Durante éste período la herida debe ser tratada con vendajes húmedos (gasas embebidas en rifamicina) de recambio diario, antisépticos locales y antibióticos de amplio espectro en forma sistémica. 
En los casos que se verifique pérdida tisular, el caparazón quedará con un defecto permanente. Luego del período de control y antibioticoterapia como en el caso anterior, se realiza bajo 
anestesia general y en forma quirúrgica la aplicación de esponja de gelatina en el espacio muerto, la que se debe moldear con bisturí para que se adapte al tamaño y forma del defecto. 
Seguidamente se repara el caparazón utilizando fibra de vidrio y resina. El pronóstico depende de la zona, superficie y tejidos blandos subyacentes afectados. 

Fracturas interplacarias: este tipo de fracturas se produce por caídas de altura y menos frecuentemente por mordeduras. El pronóstico de estas lesiones es muy bueno si no existen 
traumatismos de cráneo o compromiso de órganos internos. La línea fracturaria puede situarse en la unión de las placas gulares y humerales, entre las humerales y las pectorales у entre las 
anales y las abdominales. Una vez que se produce la fractura, los extremos libres de las placas afectadas, tienden a dirigirse hacia dorsal debido a la tracción que producen los músculos 
pectorales, del cuello y del brazo sobre las placas humerales y los músculos pélvicos sobre las anales. 
La técnica se realiza bajo anestesia general y consiste en la colocación de bandas de tensión en forma cruzada para mantener estas placas en su posición anatómica normal: mediante el uso de un taladro montado con mecha de acero rápido de 1 mm, se realizan 4 orificios, 1 en cada lateral libre de las placas gulares у humerales, según cuales sean las afectadas, y 1 a cada lado de las placas anales, a través de los que se pasa el alambre quirúrgico de 0,6 – 0,8 mm. El pasaje del alambre por los orificios se realiza desde dorsal de 1 placa anal, dirigiéndose hacia el 
orificio craneal contralateral he ingresando por ventral. 
Seguidamente se dirige hacia el orificio de la otra placa craneal ingresando desde dorsal hasta el orificio caudal contralateral, por el que ingresa ventralmente, de esta forma quedan los 
chicotes del alambre en dorsal de las placas anales. La tensión de las bandas se hace mediante el uso de tensores у portaagujas modificados ad hoc. La línea de fractura y los orificios 
pueden ser cubiertos con resina, evitando su penetración en las heridas. 
En aquellos casos en que la fractura no sea reciente, los bordes fracturarios deben ser tratados mediante una pequeña fresa metálica en todo su espesor hasta obtener sangrado o tejido óseo 
viable. 

Fracturas marginales: por lo general son con pérdida tisular y se producen por ataque de perros de corta edad. La mayoría son de escasa gravedad y no ponen en riesgo la vida del animal y 
se ubican principalmente en los bordes libres del espaldar, con poca pérdida tisular debido al roído del caparazón, aunque también hay casos donde se observa pérdida total de las placas 
laterales y sí comprometen la vida del animal. En los casos leves se realiza el control de las posibles hemorragias y se instaura una antibioticoterapia local y sistémica. 
Hay un tipo especial de fractura con pérdida tisular que ocurre en la unión del tejido blando con el tejido duro, principalmente en la piel del cuello y las placas humerales y en forma menosfrecuente entre la piel del cuello y la placa nucal y las marginales contiguas. Una vez comprobada la ausencia de infección, se procede a la reparación bajo anestesia general: luego del 
debridado de los tejidos afectados (tejido muscular y borde de la piel con instrumental convencional y del borde óseo mediante una fresa metálica) se realizan perforaciones de todo el tejidoduro afectado a unos 2-3 mm del borde y a 5 mm de separación entre sí utilizando una mecha de 1 mm de diámetro, procediendo seguidamente a la sutura de la piel con el tejido duro, mediante 
puntos simples con nylon monofilamento 1 у 2-0. Es importante que el primer nudo sea de afrontamiento para no someter a la piel a una tensión excesiva que derivaría en su necrosis. 
El tratamiento postquirúrgico es el de rutina. 

DISTOCIA 
La distocia constituye la patología reproductiva que con mayor frecuencia se observa en los reptiles mantenidos en cautiverio. 
En nuestro país los porcentajes de los diferentes órdenes afectados por este problema difieren considerablemente si se los compara con datos que refieren autores extranjeros. La tortuga 
terrestre argentina (Chelonoidis chilensis) es la especie que presenta la mayor prevalencia de esta patología, seguramente por tratarse de la fracción más importante de la población de 
reptiles mantenidos como mascotas, seguida por un escasa casuística en saurios y raramente observada en ofidios. Las etiologías son múltiples y varían con el tipo de distocia considerada, 
así, las distocias de origen obstructivo incluyen alteraciones en los diámetros pélvicos (por lo general debido a la enfermedad ósea metabólica), cálculos vesicales, cuerpos extraños, 
alteraciones de las paredes del oviducto, bolos fecales, y neoplasias. Muchas veces, estudios radiográficos que en un principio indicarían un futuro problema de postura por canal estrecho, 
luego, durante la oviposición, la distocia esperada no se presenta. Se desconoce si en los reptiles puede ocurrir una dilatación de la sínfisis pélvica como consecuencia de la acción 
hormonal tal como ocurre en mamíferos. 
En las distocias por malformaciones del huevo no existen factores obstructivos o metabólicos que impidan la postura, pero un excesivo tamaño o fusiones de un huevo con otro, impiden el 
pasaje por el canal pélvico normal. 
La gran mayoría de las distocias no tienen una etiología obstructiva o de malformaciones, y sus causas son múltiples: mal manejo reproductivo, sitio inapropiado para la postura, déficit 
nutricional, pobre condición física, alteraciones en la temperatura y la humedad, alteraciones hormonales, causas infecciosas (Proteus sp., Aeromona sp. Pseudomona sp entre otras), ruptura 
de huevos y alteraciones de la calcemia derivadas de la enfermedad metabólica ósea. 
El diagnóstico se hace en base a los síntomas: alteraciones en la marcha, esfuerzo para realizar la oviposición, excavación del nido sin postura, anorexia, prolapsos de oviducto, colon у 
vejiga. La distención abdominal en saurios y ofidios de aparición posterior a la época reproductiva de la especie, es un signo que hace sospechar de esta patología, la que deberá ser 
confirmada por maniobras semiológicas (palpación abdominal) y por estudios complementarios (radiología y ultrasonografía). 
En aquellos casos que no se trate de distocias obstructivas у por alteraciones morfológicas, se deberá intentar un tratamiento médico, el que estará orientado a mejorar las condiciones 
ambientales y nutricionales. 
En los testudines en los que se detecte enfermedad metabólica ósea, se realiza un tratamiento a base de gluconato de calcio a una dosis de 100 mg/kg IC cada 24 horas durante 1 a 4 semanas, afin de corregir la relación Ca/P y llevar los valores de la calcemia a la normalidad. La suplementación con carbonato de calcio, ya sea en polvo у en jarabe, debe realizarse en cada comida. La mayoría de las veces este tratamiento es suficiente para revertir la inercia oviductal y lograr la oviposición. Si luego de este período no se logró respuesta alguna, se realiza el 
estímulo hormonal mediante el uso de oxitocina, a una dosis de 5 a 30 UI/kg, obteniéndose la puesta dentro de las 2 horas posteriores a su aplicación. Antes de su administración se debe 
descartar por completo la presencia de una disocia obstructiva, para no ocasionar graves complicaciones como lo son hemorragias y peritonitis, derivadas de la ruptura de oviductos у de 
huevos. 
En saurios el tratamiento médico no puede dilatarse en el tiempo como en las tortugas, y ante el menor signo de depresión se deben tomar las medidas para su rápida resolución y no poner en 
riesgo la vida del animal. 
Si con el tratamiento médico no se obtuvieron resultados, el problema debe ser abordado en forma quirúrgica. 
Existe un tipo poco frecuente de distocia en saurios y testudines en la que los ovocitos se desarrollan en el ovario, sin que se produzca su liberación hacia el oviducto y tendría una 
etiología hormonal. A este tipo particular de distocia se la denomina preovulatoria. La sintomatología se corresponde con la clásica distocia postovulatoria, donde los huevos con su cáscara se encuentran en los oviductos, pero en caso de tratarse de una disocia preovulatoria, debido a la ausencia de una cubierta calcárea, la que se desarrolla en estos órganos, el estudio 
radiológico puede carecer de utilidad, por lo que en estos casos con sintomatología clásica de distocia sin evidencias radiológicas de la presencia de huevos, se deberá recurrir al estudio 
ultrasonográfico para confirmar la patología. La palpación de la cavidad celómica debe ser evitada, pues se corre el riesgo de producir una peritonitis iatrogénica por la ruptura folicular yal no existir estructuras sólidas en la cavidad abdominal, pueden ser diagnosticados falsos negativos. La resolución de esta entidad es quirúrgica. 
Los ovarios en los reptiles estбn suspendidos por el mesovario, el que presenta una longitud variable: es corto en saurios y ofidios y más laxo en testudines. En los dos primeros grupos, el ovario derecho se sitúa más cranealmente que el izquierdo. 

Ofidios: el abordaje a la cavidad celómica se realiza entre la primera y segunda hilera de escamas próximas a las placas ventrales para tener acceso al oviducto, que debido a su morfología, no puede ser explorado en toda su longitud, por lo que debe aplicarse la técnica de abordajes múltiples, uni o bilaterales en caso de que ambos oviductos tengan contenido. Dependiendo del 
tiempo de retención, el oviducto puede estar más o menos afectado: adherencias o grandes lesiones deberán ser evaluadas y contemplar la posibilidad de la remoción del órgano, que de ser 
puesta en práctica, involucrará el ovario correspondiente. 
Una vez exteriorizado el oviducto, la histerotomía se realiza con bisturí montado con hoja N°15 para poder retirar el contenido (huevos en especies ovíparas, o fetos en las vivíparas). La 
mayor cantidad de huevos o fetos posibles debe salir por cada incisión, para minimizar el número de abordajes y heridas sobre el órgano, el que una vez libre de contenido se sutura en forma continua con poliglactina 910 de calibre 4-0 a 6-0. 

Saurios: 
En caso de que se está en presencia de una disocia preovulatoria, la ovariectomía puede o no estar acompañada de la histerectomía. Si se decide dejar los oviductos, estos progresarán hacia 
la atrofia sin causar trastornos al animal. 
Si una disocia postovulatoria es detectada en forma tardía, es probable que el animal no llegue en condiciones óptimas para la cirugía, por lo que se deberá considerar la posibilidad de 
efectuar una ovariohisterectomía a fin de reducir los tiempos quirúrgicos y disminuir el riesgo para el paciente. 
Ovariohisterectomía: en estos animales el ovario derecho se encuentra en estrecha relación mediante un corto meso, el que contiene vasos de un diámetro importante, con la vena cava caudal 
derecha, mientras que del lado izquierdo, la glándula adrenal está interpuesta entre la vena cava caudal izquierda y la gónada. Una vez realizada la celiotomía, se exterioriza el ovario, de manera tal que el meso soporte una leve tensión, lo que permitirá identificar fácilmente los vasos que contiene y sobre los que se realizan dos ligaduras, una proximal y una distal, en formaindependiente para cada uno de ellos mediante el uso de nylon monofilamento 4-0 у 5-0, entre las cuales se practica la incisión. Una vez removidos los ovarios, se procede a realizar la 
histerectomía ligando los oviductos y sus vasos correspondientes para retirarlos junto con su contenido. 
Si se decide efectuar una cesárea, el procedimiento se realiza de igual forma que en ofidios. 
Testudines: una vez realizado el abordaje, puede ocurrir que en animales pequeсos se dificulte la exteriorización manual del oviducto ocupado debido a la escasa superficie de la celiotomía. Una forma de realizar esta maniobra, es mediante el uso de separadores de Farabeuf, Parker o Meyerding sin dientes, para cargarlo. Otra opción, consiste en tomar el oviducto junto con un 
huevo utilizando pinzas tiralenguas, cuyas superficies de prehensión están recubiertas por goma, por lo que resultarían prácticamente atraumáticas sobre el delicado tejido oviductal. El uso de cualquier otro instrumental para órganos huecos como las pinzas de Babcock o de Foerster resultan altamente traumáticas, y su uso puede derivar en el desgarro del órgano. 
En aquellos casos en que la distocia sea de origen infeccioso у que los huevos retenidos correspondan a la temporada reproductiva anterior, material caseoso y restos de fibrina pueden 
mantener el huevo adherido a las paredes del oviducto. Si esto ocurre, la zona de adherencias debe ser liberada mediante el uso de una solución salina normal tibia. Se extraerá todo el 
material que pudiera quedar en el interior y se remitirá una muestra para su estudio bacteriológico. 
La sutura del oviducto no difiere de la realizada en los Subórdenes antes descriptos. 
En todos los casos, una vez extraídos los huevos, el futuro reproductivo del animal no se ve afectado, pudiendo en la próxima temporada, efectuar la postura sin inconvenientes siempre y 
cuando los factores predisponentes sean corregidos. 
En algunas ocasiones, la presencia de un huevo puede verificarse en la cloaca, en tal circunstancia, y ante la incapacidad de completar la postura, puede efectuarse la extracción realizando una perforación en la superficie del huevo expuesta (con el auxilio de un torno y una fresa), a partir de la cual se intentará la extracción del contenido, si éste es fluido, mediante 
aspiración utilizando una sonda tipo K-30 o mayor, y luego, con extremo cuidado para no lesionar la mucosa, romper y extraer las fracciones de cáscara utilizando 
una pinza hemostática sin dientes. 

En resumen: 

En aquellos casos en que se verifiquen distocias preovulatorias, la ovariectomía es la técnica de elección. 
En los casos de distocias postovulatorias, donde los ovarios no son el problema, y los oviductos no presenten alteraciones, se prefiere realizar la histerotomía para la extracción de los 
huevos. 

En las distocias postovulatorias donde existe compromiso de los oviductos por desgarros o desvitalización de los tejidos, la ovariohisterectomía es el procedimiento a realizar. 
Si un oviducto no puede ser mantenido, la ovariohisterectomía unilateral es la cirugía de elección para mantener la capacidad reproductiva del animal. 

Siempre que se decida una histerectomía, el ovario correspondiente debe ser extirpado, a fin de evitar que en los siguientes ciclos reproductivos se liberen ovocitos a la cavidad celómica 
originando una peritonitis. 

Una alternativa frente a una distocia postovulatoria en la que no exista compromiso del oviducto y donde el animal, por la situación poblacional de la especie no reviste interés como 
reproductor, consiste en practicar la ovariohisterectomía, a fin de prevenir posibles recidivas. 
Cuando el animal problema pertenece a una especie protegida, tenga interés reproductivo o se encuentre en riesgo de extinción, se optará por aquel procedimiento que mantenga su capacidad de 
procreación. 

ABSCESOS 

A diferencia de los mamíferos, el contenido de los abscesos en los reptiles consiste en una masa sólida, prácticamente sin reacción inflamatoria local, que al corte transversal se presenta 
como una estructura laminar y fácilmente removible en forma quirúrgica. 
Su ubicación es variable y difiere con la especie. En iguanas los abscesos se observan con más frecuencia a nivel mandibular, nasal y en la cola, mientras que en tortugas se producen en la 
región del cuello y en la región auricular. En este último caso, los microorganismos llegan desde la cavidad oral en forma ascendente desde las trompas de Eustaquio. 
Los agentes involucrados incluyen: Actinobacillus spp., Corynebacterium spp., Dermatophilus congolensis, Enterobacter spp., Micrococcus spp., Neisseria spp., Pasteurela spp., E. coli, 
Klebsiella spp., Salmonella spp., Streptococcus spp., y Proteus spp. 
Las malas condiciones de cautiverio, temperatura y humedad inadecuadas, mala nutrición, hipervitaminosis A y la falta de higiene del recinto son factores predisponentes para la aparición de esta patología. 
El tratamiento consiste en la evacuación quirúrgica del material caseoso mediante una incisión con bisturí sobre la piel de la zona afectada, pudiendo ser retirado fácilmente con ayuda del 
extremo de una sonda acanalada, para tomar luego una muestra de material que haya quedado en la cápsula del absceso mediante hisopo estéril y remitirla para su cultivo, aislamiento y 
antibiograma. 
La cápsula debe ser removida, de no ser esto posible se deberá realizar el curetaje de la misma. El resto de material séptico que pudiera haber quedado se retira con la ayuda de hisopos, y 
se efectúan lavados con una solución de yodo povidona al 1% у clorhexidina con una frecuencia de 2 у 3 veces diarias hasta su cierre por segunda intención. 
La antibioticoterapia en forma sistémica se reserva para los casos en que el animal presenta una enfermedad sistémica, mala nutrición у un pobre estado general. 
Hay veces que los abscesos subcutáneos son la manifestación visible de un problema mucho mayor como ser los abscesos en las vísceras (hígado principalmente), pudiendo estar totalmente 
comprometidas y no evidenciarse clínicamente hasta que el órgano se encuentre tan afectado que no pueda compensar más la destrucción de su parénquima. Generalmente este tipo de problema es 
hallazgo de necropsias. 
Para la extracción de los abscesos auricurales se deberá proceder con extremo cuidado a fin de no lesionar dos estructuras que intervienen en la audición: la columella y la extracolumella 
que ponen en contacto la membrana timpánica con el oído interno. 
Los factores predisponentes deben ser corregidos para evitar recidivas. 

AVES 

BUCHE 
El buche es una dilatación del esófago, cuya superficie está revestida por un epitelio glandular y que cumple una función de almacenamiento humectación y reblandecimiento del alimento, muy 
desarrollado en especies granívoras sirve además para la producción de la denominada “leche de buche”, cuya finalidad es nutricional y sirve a los padres para alimentar a sus pichones. 
No todas las especies poseen esta estructura anatómica y su morfología es muy variable según la Familia de la que se trate. Por lo general, se lo encuentra lleno de alimento, y al estar 
ubicado en cranealmente, se torna en un órgano muy expuesto a ser perforado o lesionado. 
El buche puede perforarse por traumatismos directos durante el vuelo, mordeduras, cuerpos extraños, quemaduras (en pichones por realizar alimentación forzada con la comida caliente), otra 
patología habitual es la impactación (debido a la deshidratación del contenido causada por diversas etiologías) y requiere la apertura quirúrgica para realizar el vaciamiento del órgano. 
El diagnóstico de la ruptura se realiza en forma clínica y es sencillo si se trata de una perforación que también afecte la piel pues se podrá observar el alimento saliendo por el orificio, o líquido saliendo del mismo cuando el animal ingiera agua. Si el tejido afectado corresponde solamente al buche, el contenido del mismo puede aparecer en el subcutáneo, si existe alguna 
duda se puede recurrir a la radiología contrastada para verificar la aparición del medio de contraste fuera del órgano. 
Para realizar una cirugía reparadora se debe realizar un ayuno de 3 - 4 horas, tiempo suficiente para que el contenido se evacue. 
En todos los casos, debe hacerse una minuciosa toilette de la zona, recortando los bordes de la herida y además para evitar que restos de alimentos queden alojados entre la piel y el buche. 
La reparación se realiza utilizando nylon monofilamento 4 a 6-0 USP con patrón de sutura continuo para seguidamente suturar la piel con el mismo material y puntos simples. 
Durante a semana siguiente a la cirugía el animal debe recibir alimento blando (frutas, pasta de embuche de tipo comercial, alimento para bebés a base de cereales), para facilitar la 
evacuación y no someter a presión el tejido recientemente suturado. 

DISTOCIAS 
Se trata de una entidad patológica que puede observarse normalmente en aves. La alteración más corriente es la formación de un huevo por encima del tamaño normal para la especie, y que 
esto traiga como consecuencia la imposibilidad de atravesar el canal pélvico, pero también se puede producir por huevos de cáscara blanda por falta de calcio o Vit.D3 en la dieta, huevos 
irregulares, inercia oviductal u ovulación ectópica (puede ocurrir que el ovocito primario se libere en la cavidad celómica originando una peritonitis que desencadene en la muerte del 
animal). 
El tratamiento inicial consiste en fluidoterapia, en lo posible dextrosa vía oral у SC, brindarle un ambiente cálido y húmedo, lubricar cloaca con vaselina у jalea obstétrica, administrar 
gluconato de calcio y vitaminas A y D3 . Si el huevo puede atravesar el canal pélvico se puede intentar la oviposición mediante el uso de oxitocina, esto se verifica mediante el uso de 
métodos complementarios, en este caso una Rx LL y VD del abdomen. Si el tamaño del huevo no permite el normal paso por el canal, el uso de oxitocina está contraindicado. Si el tratamiento 
no produjo resultados positivos o el huevo es demasiado grande para atravesar el canal, la opción siguiente es intentar una aspiración del contenido a través de la cloaca si es que el huevo se ve en esta localización, у por aspiración del contenido del huevo vía trans-abdominal. También se puede romper y extraer la cáscara a través de la cloaca. 
Finalmente está el recurso quirúrgico, que consiste en realizar una salpingotomía, en caso de usar esta túcnica es importante realizar un cuidadoso cierre del oviducto pues la cáscara se 
forma en el útero, y cualquier anormalidad de éste producirá deformidades del huevo. 
Otra opción es realizar la ovario-histerectomía, salvo que estemos ante una especie en peligro de extinción y debamos mantener su capacidad reproductiva 

FRACTURAS 
Son normalmente consecuencia de traumatismos. El diagnóstico puede realizarse clínicamente, observándose una alteración en la posición de cualquiera de sus miembros, inmovilidad del ave, 
crepitación a la palpación, o en casos de fracturas expuestas, por visualización directa de uno o ambos cabo уseos .El diagnóstico definitivo se debe realizar utilizando Rx simples en dos 
incidencias, LL y frente. El tratamiento se debe comenzar con una terapia de shock, realizar la toilette de la herida, y estabilizar la fractura en forma provisoria (inmovilizaciуn externa) hasta el diagnóstico final mediante las Rx, las que servirán para determinar que tipo fijación interna y/o externa es la más conveniente para el caso. La gran mayoría de los principios 
ortopédicos utilizados en mamíferos pueden ser aplicados en las aves. 
En caso de fracturas expuestas debe comenzarse con una agresiva antibioticoterapia para prevenir una osteomielitis. Si la fractura de produjo en un hueso neumático, se debe estar atento a 
las posibles complicaciones respiratorias, tanto a nivel de los sacos aéreos como a nivel pulmonar. 
El tratamiento médico se puede completar con la adición de calcio y vitaminas A y D3. Las fracturas en aves suelen consolidarse en 3 semanas aproximadamente si no existen complicaciones, en cambio, en las aves silvestres que presentan heridas muy graves y altamente contaminadas, las fracturas pueden tardar 6 o más semanas en osificar completamente, y necesitan que los aparatos de fijación se mantengan durante 4 a 8 semanas. Si la fractura se verifica en un ave rapaz, hay que tener en cuenta que si el objetivo es su rehabilitación, el resultado de la osteosíntesis debe ser prácticamente perfecto, pues estos animales dependen de su capacidad de vuelo para su supervivencia, y un ala levemente desviada, o una garra con problemas de movilidad, 
repercutirán en su capacidad predadora, poniendo en riesgo su vida al estar incapacitados para obtener su alimento. Esto no constituye un problema en aves que se tienen como animales de 
compañía o en zoológicos, pero en aves rapaces salvajes puede impedir que puedan regresar a la naturaleza. En todos los casos, se debe realizar la rehabilitación con técnicas de cetrería 
para lograr una buena musculación antes de que el ave sea liberada. 
Las fracturas de origen metabólico secundarias a desequilibrios nutricionales son a menudo difíciles de estabilizar debido a que los huesos son muy blandos y no son capaces de soportar los 
aparatos de fijación interna. Este tipo de fractura se trata mejor con una inmovilización externa mediante vendaje y con la corrección del desequilibrio nutricional subyacente. 
Los elementos de fijación pesados no son bien tolerados por las aves y ésta puede ser incapaz de equilibrarse después de habérselo colocado. Por esta razón se recomienda que la mayoría de 
los aparatos de fijación interna sean extraídos. 

BIBLIOGRAFÍA 

Altman, R., 1997. Avian Medicine and Surgery, ed. R. Altman, S. Clubb, G. Dorrestein, and K. .Quesenberry. Philadelphia: W.B. Saunders
Belling, T.H.; Davidson, JP. Abdominal surgery in a Gila monster. Vet. Med. /Small An.Clin. 6:967-969.1983 

Bennett, R.A.: The Veterinary Clinics of North America, Exotic Animal Practice Soft-Tissue Surgery, Volume 3, Number 3, W. B. Saunders Company, 2000 

Bennett, R.A. and KUZMA, A.B. (1992). Fracture management in birds. J. Zoo and Wild Anim. Med. 23(l): 5-38. 

Bojrab, M.J.: Tйcnicas actuales en cirugнa de pequeсos animales, cuarta ediciуn. Editorial Intermйdica, 2001 

Bojrab, M.J.: Tйcnicas actuales en cirugнa de pequeсos animales, tercera ediciуn. Editorial Intermйdica, 1993 

Brinker, W.O., Piermattei, D.L.,Gretchen L., Handbook of Small animal orthopedics & fracture treatmen, second edition, W.B.Saunders Company, 1990 

Brown, C.W., Martin, R.A.: Dystocia in snakes. Compendium on Continuing Education for the Practicing Veterinarian. 1990, 12: 3, 361...368 

Carmel, B.P.: Use of oxytocin to induce oviposition in a dystocic saltwater crocodile-Crocodylus porosus. Australian-Veterinary-Journal. 1991, 68: 6, 216-217 

Carpenter, J.W.; Mashima,T.Y.; Rupiper, D.J.: Exotic Animal Formulary, Second Edition, W. B. Saunders Company, 2001 

Carrick, T and Reddacliffe, G. Repair of Traumatic Shell Fractures in Australian Side-Necked Turtles. International Zoo Year Book,20:13-14. 

Frye, F.L. Urinary calculosis and cystotomy in a lizard. Vet.Med./Small An. Clin. :3:431- 433.1983 

Frye, F. Clinical Evaluation of a Rapid Polimerizing Epoxy Resin for Repair of Shell Defects in Tortoises. V.M./S.A.C., Janaury:51-53 

Gould, W.J.: Yaegar,A.E.; Glennon,J.C.: Surgical correction of an intestinal obstruction in a turtle, Journal of the American Veterinary Medical Association. 1992, 200: 5, 705-706 

Harcourt-Brown, Frances Textbook of Rabbit Medicine Ed. BH, 2001 

Hearld, D.J. : The Veterinary Clinics of North America, Exotic Animal Practice, Analgesia and Anesthesia, Volume 4, Number 1, W. B. Saunders Company, 2001 
Jackson, O.F.: Tortoise Shell Repair Over Two Years. The Veterinary Record,102:284-285. 

Kwantes,L.J.: Surgical correction of cystic urolithiasis in an iguana, Canadian Veterinary Journal. 1992, 33: 11, 752-753 
Levitt, L. (1989) Avian orthopedics. Comp. Cont. Educ. Pract. Vet. 11:899-929.SLATTER, D.H..(ed) (1985). 
Textbook of Small Animal Surgery. W.B. Saunders, Philadelphia, USA. 

Mader, Douglas R. : Reptile medicine and surgery, second edition, W. B. Saunders Company, 2006 

Patricolo, S; Iacobini,S.: Infezioni dell'orecchio nella Pseudemis scripta (Tartaruga dalle orecchie rosse). Obiettivi e Documenti Veterinari. 1990, 11: 63-64 

Pнparo,L.J.; Troiano, J.C.: Resoluciуn de una fractura humeral en una tortuga terrestre por fijaciуn externa percutбnea. Selecciones Veterinarias, vol.5, N°5,1997 

Redig, P.T. (198у) Basic orthopedic surgical techniques. Clinical Avian Medicine and Surgery (Ed.por G.J. Harrison and L.R. Harrison, W.B. Saunders & Co), Philadelphia, PA, USA. 

Slatter, Douglas: Textbook of small animal surgery, Second Edition, W.B. Saunders Company, 1993 

Troiano, J.C. : Manejo sanitario de reptiles en cautiverio, Prensa Veterinaria Argentina, 1991 

Wissman, M.A. ; Parsons, B.: Abscess in a Galapagos tortoise; case report Journal of Small Exotic Animal Medicine. 1992, 2: 2, 60-62 

Withrow, S.J. (1982).. General principles of fracture repair in raptors. Compend. Cont. Educ.Pract. Vet. 4: 11у-121.

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relac

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Chemovet Honotio Conrado Libros

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba