OSTEOCONDROSIS EN CANINOS – M.V. Andrés Álvarez

XIII CONGRESO NACIONAL DE AVEACA
Bs. As. 17al 20 de Setiembre de 2013
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina

OSTEOCONDROSIS EN CANINOS
M.V. Andrés Álvarez
Cirujano Jefe. Servicio de Cirugía. Hospital Escuela.
Fac. de Cs. Veterinarias. Universidad de Buenos Aires
Director del Centro de Derivaciones Quirúrgicas DEQUIVET
Argentina

OSTEOCONDROSIS DISECANTE (OCD) DE LA CABEZA HUMERAL
Es una enfermedad de la cabeza humeral que corresponde a las características de una
osteocondrotis disecante típica y, dentro de éstas, es la de mayor incidencia en el canino.
Si bien es más correcto referirse a ella como osteocondrosis, se ha popularizado el término
osteocondritis, en base al cuadro clínico inflamatorio, razón por la cual puede hallarse en la bibliografía
bajo esta denominación.
Las osteocondrosis en general se presentan en muchas especies animales, sobre todo en
aquellas de rápido crecimiento y con grandes requerimientos como los caninos, casi exclusivamente
en razas grandes y gigantes. La OCD de la cabeza humeral no escapa a ésta característica, las razas
más afectadas en la República Argentina son el Gran Danés, San Bernardo, Labrador, Rottweiler,
Pastor Inglés, Pastor Húngaro o Kuvacz, Pastor Ovejero Alemán y raramente puede verse en el
Cocker Spaniel. La frecuencia es mayor en machos que en hembras con una relación entre 2-3/1.
Patogenia:
La enfermedad se desarrolla durante el periodo más activo del crecimiento. Es un disturbio de
la osificación endocondral, que se ubica en la parte posterior de la cabeza humeral. El cartílago
articular inmaduro es nutrido a partir del líquido sinovial, debido al cuadro patológico el cartílago
aumenta de espesor en su capa basal a la cual no le llegan los nutrientes, provocando degeneración y
necrosis. Es una forma clásica de OCD, en la que el flap cartilaginoso carece de contacto con zonas
vascularizadas, por lo que tiende a desprenderse formando un ratón articular (Foto1). Al principio el
dolor comienza cuando el líquido articular toma contacto con el hueso subcondral. Este ratón articular
puede ser reabsorbido gracias a la acción enzimática del líquido sinovial, o por lo contrario, nutrirse a
partir de éste último, crecer y calcificarse posteriormente; dependiendo de la ubicación que tome, la
signología que produzca, si se localiza en caudal de la articulación, en el saco que forma la cápsula
articular, es asintomático, pero si se desplaza entre las carillas articulares provoca gran dolor,
generalmente abrupto. Con la evolución del proceso aparecerán cambios degenerativos. Cuando el
flap se desprende el defecto de la superficie cartilaginosa se cubre con fibrocartílago.

Signología:
La afección, puede ser clínicamente silenciosa, pero frecuentemente da signos de dolor. El
comienzo puede ser paulatino o brusco luego de un trauma leve. Se detecta a partir de los 5 ó 6
meses de edad, siendo bilateral en un 40 – 50% de los casos. La intensidad de la claudicación suele
variar según el tamaño de la lesión, la evolución de la misma, la actividad del individuo, etc. El
comienzo suele ser insidioso, con claudicación de primer o segundo grado que se manifiesta en frío y
desaparece con el ejercicio. A la inspección los músculos del hombro suelen presentarse con atrofia
de grado variable, sobresaliendo en forma manifiesta la espina de la escápula. El animal demuestra
dolor ante los movimientos pasivos, principalmente a la extensión de la articulación. Siempre se debe
evaluar el hombro opuesto, ya que cuando el problema es bilateral, uno de ellos puede aparecer
asintomático a la inspección. Como en todos los casos en que se sospeche del padecimiento de ésta
enfermedad, se deben revisar el resto de las articulaciones en las que puedan también presentarse
problemas de osteocondrosis (OC), o de otras patologías ortopédicas del crecimiento, ya que en
algunas oportunidades se presentan conjuntamente.

Diagnóstico:
Se basa en la reseña, la anamnesis y la signología, siendo los elementos claves a considerar
la edad, la raza y el dolor, que se incrementa al someter a la articulación a la palpación, y a
movimientos pasivos como flexión y extensión.
Se confirma radiológicamente. La incidencia medio-lateral con el miembro en extensión es la
que permite la mejor evaluación de la lesión osteocartilaginosa. En general, en caudal de la cabeza
humeral, la zona más afectada, se observa una falla en el hueso subcondral, o un aplanamiento del
contorno de la cabeza, si el caso es leve. (Foto 2). Con el agravamiento del cuadro aparece en el
lugar un defecto manifiesto en forma de plato y esclerosis subcondral, en la que el flap de cartílago
aún no es visible, pero más adelante, alrededor del año de edad, se calcifica y se hace visible
radiológicamente.

Tratamiento:
El tratamiento conservador puede ser aplicado en pacientes en donde la afección se detectó
tempranamente, se observa falla en el hueso subcondral o aplanamiento del contorno de la cabeza,
sin evidencia de flap. Consiste principalmente en control de peso, corrección de la dieta y reposo
estricto, hasta que finalice el crecimiento. El mismo es difícil de llevar a cabo dado el temperamento
de los cachorros. Está basado en el tratamiento de los humanos.
Hay autores que sugieren la utilización de analgésicos y aumento de la actividad, para acelerar
el desprendimiento y destrucción del flap. Este se puede llevar a cabo durante 4 a 6 semanas, pasado
ese tiempo si no hay mejoría se sugiere la cirugía.
La gran mayoría de los investigadores así como la experiencia de los autores, recomiendan un
tratamiento quirúrgico antes de que se presenten cambios degenerativos.

DISPLASIA DE CODO
Ortopédicamente hablando, se denomina displasia a la incongruencia articular, en éste caso
del codo, que se genera entre la cavidad troclear (cresta semilunar) y la tróclea humeral.
Si bien la etiología exacta no se ha dilucidado, está demostrado que ésta condición provocaría
estrés a nivel de los diferentes componentes articulares, favoreciendo el desarrollo de lesiones
específicas tales como proceso ancóneo no unido (PANU), proceso coronoides fragmentado (PCF).
Aunque la osteocondrosis disecante (OCD) del cóndilo medial del húmero, se incluye en la descripción
de la displasia de codo su origen es osteocondrótico y no por la incongruencia.

PANU:
Etiopatogenia:
El PANU es una enfermedad caracterizada por el desprendimiento o la falta de unión del
proceso ancóneo al resto del olécranon. En las razas pastor alemán, san bernardo, mastín napolitano,
bloodhound, bassethound y galgos el proceso ancóneo crece a partir de un núcleo de crecimiento
independiente, y se une al olécranon alrededor de los 5 meses de edad. En las razas pequeñas este
núcleo de crecimiento no existe. El PANU puede producirse por una incongruencia articular o tener un
origen osteocondrótico.
Las razas más afectadas no condrodistróficas son Ovejero Alemán y San Bernardo, y entre las
razas condrodistróficas están el Basset Hound y el Bulldog Inglés, pero cualquier animal de raza
grande o gigante puede sufrir la enfermedad, durante la etapa del desarrollo.

Signos clínicos:
Suelen aparecer insidiosamente a partir de los 5 a 6 meses de edad, se observa claudicación
en frío, codo y parte inferior del miembro ligeramente abducidos, garra rotada hacia afuera, dolor y
crepitación frente a los movimientos pasivos, principalmente en la máxima flexión. Puede detectarse
dolor a la palpación presión del proceso ancóneo. Si el cuadro clínico no es reciente, puede haber
distensión de la cápsula articular, deformación y otros signos de enfermedad articular degenerativa.
Se debe evaluar el codo opuesto ya que la afección puede ser bilateral. El cuadro se confirma con
una radiografia medio-lateral en flexión. (Foto 4).

Tratamiento:

El tratamiento es quirúrgico. Se puede extraer el proceso ancóneo a través de un abordaje
postero-lateral de la articulación, o intentar una fijación del mismo con un tornillo o un alambre. Si está
presente debe corregirse la displasia del codo a través de una Ulnectomía segmentaria.
PCF y OCD disecante del condilo medial del húmero:
El proceso coronoides es el componente más distal de la cavidad troclear (cresta semilunar),
articula con la porción medial del cóndilo húmeral. La displasia de codo determinaría un mayor estrés
sobre el proceso coronoides, lo que llevaría a su desprendimiento.
La fragmentación del proceso coronoides puede coexistir con OCD del cóndilo humeral medial
entre un 16 y un 37% de los casos, según distintos autores. Lo que no está claro es si se incluye
como lesión osteocondrótica la que se observa secundaria al PCF ( Kissing lesion).

Reseña:
Las razas con mayor incidencia son el labrador y el rottweiler, pero cualquier raza grande está
predispuesta. Se manifiesta durante el período de crecimiento, entre los 5 a 8 meses de edad.

Signología:
Los signos son idénticos en ambas afecciones. Los animales claudican más luego de un
reposo prolongado, o después de un ejercicio violento. A la inspección del codo puede aparecer
deformado en medial, existir dolor a la palpación presión en la zona del ligamento colateral medial y
ante la rotación de la articulación. Cuando el proceso se cronifica aparecen signos de enfermedad
articular degenerativa. Siempre se debe revisar el miembro opuesto aunque la bilateralidad es rara.

Diagnóstico:
Se basa en la signología clínica y se confirma radiológicamente con tres incidencias, con el fin
de obtener una correcta visualización del proceso coronoides fragmentado y de la porción medial del
cóndilo humeral: cráneo- caudal, medio lateral en posición fisiológica y cráneo caudal con el codo
rotado internamente.(Foto 5) En muchas oportunidades no se visualiza el PCF, pero aparecen signos
asociados a esta lesión. La incidencia cráneo-caudal también evalúa la presencia de una OCD.

Tratamiento:
La solución es quirúrgica. Se debe extraer el PCF y en el caso de ser una OCD extraer el flan
de cartílago y curetear. La displasia de codo se corrige a través de una Ulnectomía segmentaria.
El pronóstico es reservado. Si se opera un paciente sin cambios degenerativos en el codo, la
mejoría puede durar años, pero finalmente desarrollará una artrosis.
Prevención de la displasia de codo :
Al igual que en el caso de la displasia de cadera existen componentes

OSTEOCONDROSIS DE LA FISIS DISTAL DE LA ULNA
Cualquier cartílago de crecimiento del antebrazo puede sufrir lesiones, pero teniendo en
cuenta el alto metabolismo y forma cónica de la fisis distal de la ulna, es la más frecuentemente
afectada. Las lesiones que se suceden luego de un cierre o retención son similares.
1. El radio continúa creciendo y se curva en dirección antero medial (antecurvatum).
2. La mano se desvía hacia afuera (valgo).
3. Se produce subluxación caudo- lateral del carpo.
4. En algunos casos de cierre traumático se produce una subluxación del codo por acortamiento
ulnar con claudicación evidente.
5. La retención es bilateral y la osificación es unilateral.
Las placas radiográficas ayudan a confirmar las lesiones. En el cierre prematuro la
desaparición del cartílago de crecimiento solo se observará luego de 20 días de producido el trauma.
En la retención de cartílago podremos ver la lesión típica en llama de vela.

Tratamiento:
El tratamiento del radio curvo establecido es quirúrgico sea de uno u otro origen. En ambas
circunstancias es indispensable hacer una Ulnectomía segmentaria y una ostectomía radial
desrotativa. Luego se coloca una fijación dinámicas o estática de acuerdo a la edad del paciente. En
los casos incipientes de osteocondrosis sin una curvatura radial marcada se deben corregir
desbalances dietéticas y hormonales.

OSTEOCONDROSIS DISECANTE (OCD) DE LOS CONDILOS FEMORALES MEDIAL Y LATERAL
Se presenta con mayor frecuencia en razas grandes y gigantes, siendo el punto más afectado la
cara interna del cóndilo lateral. El cóndilo femoral medial la presenta muy raramente.
Los signos clínicos que presentan los animales afectados son claudicación de grado variable,
artrosinovitis, deformación medial. La semiología completa del miembro detectará claramente el locus
dolenti. Lo más común es que se confunda con DCF.
Los cambios radiológicos resultan patognomónicos, y se ve una lesión típica en la incidencia anteroposterior.
Ya que se da en razas grandes puede coexistir con una DCF. ( Foto 14)
El pronóstico varía de reservado a grave, ya que sin tratamiento evoluciona hacia una artrosis, con
formación de ratones articulares; con tratamiento, que consiste en la remoción quirúrgica del cartílago
desprendido, la evolución será más lenta.

OSTEOCONDROSIS DISECANTE DEL TARSO
En la gran mayoría de los casos la afección asienta en el labio medial del astrágalo. En general
se manifiesta alrededor de los 4 a 6 meses de vida, en caninos de tamaño mediano y grande, con cierta
predominancia de las hembras sobre los machos. Aparece como una claudicación leve, a menudo
resultante de un trauma menor, generalmente unilateral. El colgajo de cartílago desprendido suele
calcificarse, y su acción traumatizante agudiza los signos (hiperextensión del tarso, con limitación de los
movimientos y dolor).
Se deben solicitar radiografías en posición oblicua y flexión para poder visualizar correctamente la
posición y el tamaño del colgajo. La resolución es quirúrgica.

 

BIBLIOGRAFIA
1- BOJRAB, J. : Fisiopatología y clínica quirúrgica en animales pequeños. Segunda Edición.
Editorial Intermédica. 1993.
2- BRINKER ; PIERMATTEI AND FLO’S. : Handbook of Small Animal Orthopedics and
Fracture Repair. 4ª Edición. Ed. Saunders. 2006.
3- SLATTER: Textbook Of Small Animal Surgery; 3ª Edición. Ed. Saunders. 2003.
4- OLMSTED: Samll Animal Orthopedics; 1ª Edición. Ed. Mosby. 1995
5- FOX SM: Premature closure of distal radial and ulnar physes in the dog. Part 1. Pathogenesis and
diagnosis. Compend Contin Educ Pract Vet 6:128–139, 1984
6- FOX SM: Premature closure of distal radial and ulnar physes in the dog. Part II. Treatment.
Compend Contin Educ Pract Vet 6:212–221, 1984
7- WEIGEL JP: Growth deformities. Vet Clin North Am 17:905– 922, 1987
8- FOX SM, BRAY JC, GUERIN SR, et al: Antebrachial deformities in the dog: treatment with external
fixation. J Small Anim Pract 36:315–320, 1995
9- WIND AP: Elbow Incongruity and developmental elbow disease in the dog:
Part I. J Am Anim Hosp Assoc 22:711-724,1986
10- – WIND AP: Incongruity and developmental elbow disease in the dog:
Part II. J Am Anim Hosp Assoc 22:725-730, 1986
11- NESS MG: Treatment of fragmented coronoid process in young dogs by proximal ulnar osteotomy.
J Small Anim Pract 39:15-18, 1998
12- HORNOFF WJ, WIND AP, WALLACK ST, et al: Canine elbow dysplasia.
Vet Clin North Am 30:257-265, 2000
13- TOMLINSON, J, AND MC LAUGHLIN, RON.: Canine hip dysplasia: Developmental factors, clinical
signs, and initial examination steps. Veterinary Medicine .Pag 26-53. January 1996.
14- COOK, J.L.;TOMLINSON,J.L. AND CONSTANTINESCU, G.M. Pathophisiology, Diagnosis, and
treatment of canine hip Dysplasia. Compend.Contin. Educ. Pract. Vet. Vol 18, No. 8. August 1996.
15-MCLAUGHLIN, RON AND TOMLINSON JAMES. Radiographic diagnosis of canine hip dysplasia.
Veterinary Medicine .Pag 36-47. January 1996.
16- TOMLINSON, J, AND MC LAUGHLIN, RON.: Medically managing canine hip dysplasia. Veterinary
Medicine .Pag 48-52. January 1996.
17- MCLAUGHLIN, RON AND TOMLINSON JAMES.: treating canine hip dysplasia with triple pelvic
osteotomy. Veterinary Medicine .Pag 126-136. February1996.
18- DE HAAN, J.J. ET AL. Diagnosis and treatment of canine hip dysplasia. Part 1.
Canine Practice Vol. 18, No3 May/June 1993.
19- DE HAAN, J.J. ET AL. Diagnosis and treatment of canine hip dysplasia. Part 2.
Canine Practice Vol. 18 No 4 July/August 1993.
20- ALVAREZ A, MARTINEZ M.E. Triple osteotomía de la pelvis como tratamiento de la
displasia de cadera en cachorros: Nuestra experiencia y resultados sobre 35 cirugías.
Selecciones Veterinarias. Vol 6.Nº4 1998
21-MATHEWS, K.A. Non-steroidal Anti-inflamatory Analgesiscs for Acute Pain Management in Dogs
and Cats. Vet. Comp. Orthop. Traumatol. 10: 122-9, 1997.
22-Kealy, R.D. et al. Effects of dietary electrolyte balance on subluxation of the femoral head in growing
dogs. A.J.V.R. 54(3). 1993.
23-Lust, G. Et al. Effects of intramuscular administration of glycosaminoglycan polysulfates on the signs
of incipient hip dysplasia in growing dogs.
A.J.V.R. 53(10). 1992.
24- BOJRAB. Current techniques in small animal surgery. Fourth edition.
Williams&Wilkins. 1998

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relacionada con los an

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Conrado Libros Honotio Chemovet

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba