Morbi/Mortalidad de la Enfermedad idiopática del Tracto Urinario Bajo de los Felinos (FLUTDi) – M.V. Beatriz M. Martiarena

Morbi/Mortalidad de la Enfermedad idiopática del Tracto Urinario Bajo de los Felinos (FLUTDi)
M.V. Beatriz M. Martiarena Departamento de Medicina, Area Clínica Médica en Pequeños Animales Servicio de Nefro-Urología – Hospital Escuela de Medicina Veterinaria en Pequeños Animales Facultad de Ciencias Veterinarias, UBA

XIV CONGRESO NACIONAL DE AVEACA – XI CONGRESO FIAVAC Bs. As. 11 y 12 de Setiembre de 2014 Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina
38

El comportamiento Biológico de una enfermedad depende del conocimiento de su causa. La/s causa/s del FLUTDi continúan siendo una fuente de interés y debate. Por lo tanto, predecir el comportamiento biológico de algo que todavía debe definirse plantea un gran dilema. Sin embargo, a través de toda la confusión, existen algunas características de este síndrome que aparecen con cierta regularidad
Sin obstrucción uretral (Disuria – Hematuria – Polaquiuria)

Con obstrucción uretral, funcional o mecánica (infructuosos intentos para orinar)

Una vez que se desencadenan los síntomas, la afección puede tener: Remisión espontánea Controlarse con un leve manejo médico Resolución complicada (persistencia o recurrencia)
La morbilidad y mortalidad es más elevada en los machos debido al riesgo de obstrucción y sus consecuencias. La presentación clínica de la enfermedad y sus consecuencias son muy variables y dependen de cada gato.

ESTRES

Cualquier factor predisponente al estrés es capaz de condicionar la aparición de muchas enfermedades en los gatos y probablemente el FLUTDi no sea la excepción, siendo quizás uno de los factores más importantes, por ej.: cambios de territorio, ausencia de propietarios, presencia de personas o animales ajenos a la casa, sean de forma temporal o permanente, cambios de la dieta, etc. Así como se presume que el estrés es un factor desencadenante de la enfermedad, también, puede tener participación activa en la recurrencia, persistencia de los signos y de la aparición de factores complicantes que se asocian. Los signos clínicos, de la forma no obstructiva, suelen desaparecer, con o sin tratamiento, en un período aproximado de 3 – 7 días; pueden recurrir después de un intervalo variable y volver a desaparecer. La frecuencia de la enfermedad disminuye, regularmente, a medida que aumenta la edad del gato correctamente alimentado. La situación de estrés se agrava cuando: Cuando la enfermedad persiste a través del tiempo o cuando su recurrencia es frecuente, el grado de disconfort del gato ayuda a que la enfermedad se perpetúe. La amitriptilina puede ser una opción terapéutica junto con una mejoría del bienestar animal. Medicinas alternativas como la homeopatía es otra opción. Como Complicaciones de las obstrucciones urinarias se encuentran:

1. Infecciones urinarias. En general suelen ser de resolución simple. Otras de difícil erradicación a consecuencia del tipo de microorganismo infectante y de su resistencia. Si el germen ingresado es de origen Nosocomial puede ser mutlirresistente y no suelen curar con Enrofloxacina. El cultivo de orina se torna importante para la identificación del germen y la determinación de la sensibilidad a antimicrobianos. Corynebacterium urealyticum es uno de los microorganismo que puede infectar; es un oportunista en el proceso obstructivo, los resultados de los cultivos de orina suelen dar falsos negativos, da orinas muy alcalinas con fuerte olor amoniacal cuando ya está instalada, las quinolonas o beta lactámicos NO son sensibles, Vancomicina o Teicoplanina son la única opción; la detección tardía de esta infección deja consecuencias como la formación de membranas por necrosis de mucosa que deben ser eliminadas por cistotomía pos tratamiento.

2. Hipotonía del detrusor La obtrucción urinaria con distención grave de la vejiga puede producir estiramiento de las fibras musculares, edema y también una disminución de la irrigación de la vejiga, como consecuencia el detrusor no tiene capacidad contráctil. El sondaje permanente por una o dos semanas suele controlar la hipotonía del detrusor. No es de rutina la indicación de un estimulante de la contracción de la vejiga como el Betanecol para corregir esta consecuencia, pero puede ser una opción. Cualquiera de las dos opciones tienen desventajas, el sondaje: la infección, y lesión de tejidos por la sonda; el betanechol: se desconoce como está la pared de la vejiga para que reaccione a la droga y para indicarla se debe asegurar la apertura del esfínter interno.

3. Incontinencia urinaria debido a la sobredistensión del detrusor por la obstrucción uretral La incontinencia urinaria suele producirse por rebosamiento, por lo que su tratamiento consiste en mantener la vejiga vacía.

4. Disinergia refleja Se denomina así a la contracción del músculo detrusor sin relajación coordinada del esfínter interno y de la uretra. Se inicia el reflejo del detrusor con el consiguiente vaciado de la vejiga y es seguido de un reflejo no controlado de contracción del esfínter uretral. Suele ser consecuencia de un proceso inflamatorio del tracto urinario inferior o neurológico. A consecuencia se puede iniciar un tratamiento con drogas que relajan el esfínter interno, bloqueantes y aquellos que inhiben la contracción del esfínter externo, músculo estriado, mediante el diazepán.

5. Complicaciones asociado a la instrumentación o cirugías de la uretra Ruptura de la uretra. Especialmente en su porción peneana o pre Prostática Uretrostomías estenosadas.

Bibliografía

1. Couto, Nelson. Medicina interna de animales pequeños; Inter-Médica. Argentina; 1998.

2. Ettinger, S.J, Tratado de. Medicina interna Veterinaria. Philadelphia, Pennsylvania : W Saunders Co, 1989.

3. Osborne, C., Kruger, J., y Lulich, J. Trastornos de las vías urinarias inferiores en los felinos 1: Etiología y Fisopatologia; Clínicas Veterinarias de Norteamérica; McGraw – Hill Interamericana; 1996, vol 2 y 3.

4. Osborne, C.; Finco, F., Canine and Feline Nephrology and Urology, Williams and Wilkins, 1995

5. Osborne, C.; Kruger, J.; y Lulich, J.: Trastornos de las vías urinarias inferiores en los felinos I. Etiología y Fisiopatología. Clínicas Veterinarias de Norteamérica; McGraw-Hill Interamericana; Vol 2/1996.

6. Chew Dennis, Dibartola Stephen, Schenck Patricia, en Canine and Feline Nephrology and Urology, Elsevier Saunders, 2 edition, 2011, ISBN 978-0-7216-8178-8 7. Seawright A., Casey R., Kidde J., Murray J, Gruffydd-jones T, Harvey A, Hibbert A., Owen L. A case of recurrent feline idiopathic cystitis: the control of clinical signs with behavior therapy. Journal fo Vetrinary Behavior 2008; 3:32-38

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relacionada con los an

Ver más

Participaron del XVI Congreso Nacional de AVEACA

MSD Elanco Merial Brouwer Boehringer Sieger DFV Difimed Labyes Panacea Gestor Holiday Zoetis Diagnotest Intermedica Jaulas HB Pañopet Mayors Medica Gepsa Vetonco Media Tec Conrado Amrra Chemovet Honotio Miñoz VonFranken Guzman Dixter

Main Sponsor

Eukanuba