Casos Clínicos

LEUCEMIA LINFOCÍTICA CRÓNICA EN FELINOS: 1º CASO REPORTADO EN EL HOSPITAL ESCUELA DE LA FACULTAD DE CIENCIAS VETERINARIAS UBA

LEUCEMIA LINFOCÍTICA CRÓNICA EN FELINOS: 1º CASO REPORTADO EN EL HOSPITAL ESCUELA DE LA FACULTAD DE CIENCIAS VETERINARIAS UBA

Pretti, R; Fidanza, M; Pereira, M; Gonzalez, S; Gabriele, C; Gómez, N; Suraniti, A; Mira, G

Clínica Médica de Pequeños Animales. Hospital Escuela. Facultad Ciencias Veterinarias UBA, Chorroarin 280, Buenos Aires, Argentina.

rominapretti@yahoo.com.ar

X CONGRESO NACIONAL DE AVEACA – Congreso del Bicentenario
Bs. As., 8, 9 y 10 de Septiembre de 2010
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina

Introducción:

La Leucemia Linfocítica Crónica (LLC) es una proliferación neoplásica de linfocitos maduros originada en médula ósea y caracterizada por la presencia de un número elevado de linfocitos maduros en sangre periférica y cuya confirmación diagnóstica se realiza mediante la citología de médula ósea, en la cual más de un 20% de las células son linfocitos maduros (afuncionales). Afecta a felinos adultos (mayores de 10 años), siendo la mayoría negativos a ViLeF. Esta patología muy raramente se presenta en felinos ( a diferencia de lo que ocurre en caninos). El objetivo de este trabajo es reportar el primer caso de LLC en un felino atendido en el servicio de Oncohematología del Hospital Escuela. Facultad Ciencias Veterinarias UBA.

Presentación del caso clínico:

Se presentó a la consulta un felino, macho, común europeo, de 16 años de edad, con vómitos, diarrea, anorexia y pérdida de peso con 20 días de evolución. Al examen clínico el estado general era malo, con conciencia deprimida, mucosas pálidas y levemente deshidratado. Se solicitaron análisis clínicos (hemograma y bioquímica sérica), ecografía abdominal y serología para VIF y ViLeF. En el hemograma se detectó una leucocitosis importante : 27800 leucocitos/mm3 (VR: 6000-17000/mm3), asociada a linfocitosis: 22240 linfocitos/mm3 (VR: 1000-4800/mm3).y una leve anemia arregenerativa normocítica normocrómica. No se detectaron anormalidades en la bioquímica sanguínea y la serología para VIF y ViLeF fue negativa. Ecográficamente se detectó leve hepatomegalia y esplenomegalia con parénquima homogéneo y el intestino con mucosa marcada y leve aumento del espesor de la pared (0,24cm). En base al resultado del hemograma se solicitó una punción de médula ósea cuya citología reveló que el 35% de las células eran linfocitos maduros, lo cual confirmó el diagnóstico de LLC. Como el paciente no comía se decidió instaurar un tratamiento con dexametasona subcutánea (1mg/kg/dia) durante dos días y fluidoterapia. Al segundo día de iniciado el tratamiento comenzó a ingerir alimentos y se implementó un tratamiento quimioterápico combinando en el protocolo: clorambucilo (2mg totales día por medio/oral) y metilprednisona (1mg/kg /dia/oral) y se incorporó como protector de la mucosa gástrica ranitidina (4mg/kg/dia/oral). Este esquema se mantuvo por 10 días realizándose luego un control hematológico. Si bien el cuadro eritrocitario había corregido, los linfocitos seguían elevados, por lo cual se mantuvo una semana más
el mismo esquema hasta un nuevo control sanguíneo. En este nuevo hemograma los linfocitos habían descendido de manera importante, por lo cual se decidió reducir las dosis del clorambucilo y la metilprednisona a la mitad, lográndose la normalización de los parámetros hematológicos. Se redujo gradualmente la medicación y al cabo de dos meses se suspendió la misma y se lo mantuvo con controles sanguíneos y ecográficos. Cuatro meses después de suspendido el tratamiento y estando el paciente sin signos clínicos, se detectó en uno de los controles un importante incremento de los linfocitos en sangre y médula ósea por lo que se decidió reiniciar el tratamiento.
Desde que se confirmó la LLC han pasado 7 meses y el paciente no ha presentado signos clínicos de enfermedad, salvo las alteraciones en la citología sanguínea y medular

Conclusión;

La LLC es una patología oncohematológica que muchas veces se descubre al hacer un chequeo en los animales gerontes. Muchos de los pacientes son asintomáticos y si no hay un importante infiltrado de linfocitos
en sangre y médula ósea, o una crisis blástica de la enfermedad, no se los trata, sólo se los controla periódicamente, ya que como toda neoplasia oncohematológica, no tiene cura y con el tiempo tienden a recaer. La
sobrevida de estos pacientes es larga (superior a los dos años) y teniendo en cuenta que la mayoría de ellos son adultos/gerontes, muchos de ellos mueren por patologías relacionadas con la edad y no por la leucemia.

Bibliografía:
1- Ogilvie, GK; Moore, AS: Managing the Veterinary Cancer Patient. Veterinary Learning Systems Co., Inc, 1995, p 269 – 273
2- Withrow, SJ; Vail, DM: Oncología Veterinaria de Pequeños Animales. Multimédica Ediciones Veterinarias, 2006, p 732 – 736

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relacionada con los an

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Conrado Libros Honotio Chemovet

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba