Casos Clínicos

IMPOSIBILIDAD DE ABRIR LA BOCA EN UN PERRO ADULTO MESTIZO, AFECTADO POR NEOSPORA CANINUM, CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA

IMPOSIBILIDAD DE ABRIR LA BOCA EN UN PERRO ADULTO MESTIZO, AFECTADO POR NEOSPORA CANINUM, CIUDAD DE BUENOS AIRES, ARGENTINA
Negro VB, Hernández SZ, Suraniti A, Rodríguez DI, Esjaita E
vinegro@fvet.uba.ar

X CONGRESO NACIONAL DE AVEACA -Congreso del Bicentenario
Bs. As., 8, 9 y 10 de Septiembre de 2010
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina

La imposibilidad de abrir la boca en un perro adulto puede ser originada por diversas patologías. La más frecuente es la anquilosis de la articulación témporo-mandibular (ATM), en general como consecuencia de
fracturas en la región o de patologías en las cercanías (como neoplasias e infecciones) que impidan físicamente o por dolor, la apertura bucal. Otra causa relativamente común es la miositis de los músculos
masticatorios (MMM), que se presenta con mayor asiduidad en los perros de razas grandes, como Rottweiller u Ovejero alemán. Al enfrentarse con un animal incapaz de abrir la boca por sus propios medios
como único signo, estos son los diagnósticos diferenciales más importantes. Por otro lado existen parásitos como la Neospora, cuya presencia puede eventualmente cursar con una signología similar, pero donde la
gran mayoría de las veces los signos consisten en paraplejía en cachorros. Por ello el objetivo de este trabajo es presentar un caso atípico de un canino mestizo adulto con incapacidad para abrir la boca,
causada por Neospora.
Se presentó a consulta en el Hospital Escuela de Medicina Veterinaria (FCV-UBA), un perro mestizo macho de 7 años de edad, con dificultad manifiesta para abrir la boca (sólo la abría unos pocos milímetros para
alimentarse con comida licuada), de aproximadamente un mes de evolución. A la inspección se observó bilateralmente un ligero exoftalmos e inflamación de los músculos temporales, signos que no hacían
sospechar, en principio, de MMM, ya que ésta es detectada en general en su fase atrófica (la inflamatoria dura sólo unos pocos días). Como el paciente se resistía a toda maniobra para intentar abrir su boca, fue
anestesiado administrandosele tramadol (3 mg/kg IM), propofol (2 mg/kg IV a efecto) y midazolam (0,2mg/kg IV). Bajo anestesia se efectuaron movimientos de apertura, no habiendo dificultad mecánica por
anquilosis de la ATM; se tomaron radiografías de la ATM que no evidenciaron alteraciones. A fin de arribar a un diagnóstico definitivo se solicitaron análisis prequirúrgicos para realizar biopsia de los músculos
masticatorios y además, ante la inflamación de los músculos temporales, se indicó realizar serología para parásitos que pudieran eventualmente afectarlos: toxoplasmosis y, aunque se sabía que era muy
improbable su implicancia, para neosporosis. La propietaria realizó los estudios en el Instituto Pasteur de la CABA para toxoplasmosis y en un laboratorio privado para Neospora, cuyos resultados fueron:
toxoplasmosis negativo (título por IF <1/128 y por aglutinación directa < 1/16) y neosporosis positivo (IFI).
Ante este diagnóstico se decidió no realizar la biopsia y derivar entonces al paciente al Servicio de Neurología donde se instauró el tratamiento con clindamicina (25 mg/kg divididos en dos tomas diarias).
A los 20 días de instaurado el tratamiento, se notó una mejoría manifiesta, pudiendo el perro abrir unos 2 a 3 cm la boca, sacando la lengua libremente. Se completó el tratamiento por un mes recuperando casi en su
totalidad el grado de apertura bucal a los 3 meses, estando libre de síntomas desde hace 4 meses (total de seguimiento del caso desde el diagnóstico: 7 meses).
El diagnóstico ante-mortem de neosporosis es dificultoso; la historia clínica, edad de los perros afectados y estudios serológicos, son útiles para alcanzarlo. De acuerdo a la bibliografía y a la experiencia clínica de
los veterinarios tratantes, la gran mayoría de los casos de neosporosis se presentan en camadas de perros congénitamente infectadas: los cachorros nacen sin síntomas, desarrollándolos dentro de los 3 meses,
siendo el signo más habitual, la parálisis de los miembros posteriores, muy frecuentemente con contractura. Con la serología positiva para Neospora, se optó por realizar una prueba terapéutica con
clindamicina, que demostró su efectividad en poco tiempo, por lo que se correlacionó el signo (imposibilidad de abrir la boca) con la presencia de bradizoitos de Neospora en los temporales. Este caso
pone de manifiesto que siempre debe considerarse la posibilidad de que la Neospora sea la causante de una disfunción músculo-esquelética y no sólo cuando esta se presenta en cachorros y respecto de sus
miembros posteriores. El trabajo en equipo entre los distintos servicios del hospital es una herramienta imprescindible para trabaja correctamente.

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relac

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Chemovet Honotio Conrado Libros

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba