ESTUDIO RETROSPECTIVO DE CASOS DE HEPATOZOONOSIS CANINA EN LA CIUDAD DE RÍO CUARTO Guendulain, C. et al.

ESTUDIO RETROSPECTIVO DE CASOS DE HEPATOZOONOSIS CANINA
EN LA CIUDAD DE RÍO CUARTO
Guendulain, C*; González, G; Babini, S; Caffaratti, M; González, P; Benzoni, A; Soler, E; Bessone, A;
Motta, C; Richardet, M.
Facultad de Agronomía y Veterinaria, Universidad Nacional de Río Cuarto. Ruta 36 Km 601. Río
Cuarto. cguendulain@ayv.unrc.edu.ar.

XV CONGRESO NACIONAL DE AVEACA
Bs. As. 24 y 25 de Setiembre de 2015
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina
P: 177

La hepatozoonosis canina es una enfermedad parasitaria adquirida por la ingestión de garrapatas infectadas con protozoarios del género Hepatozoon (H). H. canis y H. americanum son las dos especies que pueden infectar al perro, habiendo sido la primera, la única reportada en nuestro país hasta el momento.

Objetivo: Describir los signos clínicos y los hallazgos hematológicos de los perros infectados naturalmente con H. spp. atendidos en el Hospital de Clínica Animal en forma retrospectiva, desde su primer diagnóstico en el laboratorio del Hospital en junio del año 2002 hasta julio del año 2014.

Método: Se realizó un estudio retrospectivo de los casos clínicos positivos a H. spp., para lo cual se revisaron todas las fichas clínicas de los pacientes de ese periodo. Se realizó un relevamiento de los signos clínicos y de los resultados de los hemogramas, y los datos fueron registrados en una ficha confeccionada para tal fin. El porcentaje de parasitemia se consideró como escaso: < 5%, moderado: 5-20% y alto: > 20%. A efectos de caracterizar la muestra se realizó una estadística descriptiva de las variables con un análisis de frecuencias, mediante el programa estadístico SPSS.

Resultados: 55 perros resultaron parasitados, 22 machos (40%) y 33 hembras (60%), 37 mestizos (67%) y 18 de razas puras (33%). Las edades estuvieron comprendidas entre los 3 meses y los 12 años (? 3,9 años). Entre los años 2002 y 2010, se observó un comportamiento uniforme con una suma total de 20 casos, registrándose un aumento importante en los dos últimos años (2012/13) con 15 y 16 casos respectivamente. En el 38,2% (21/55) de los casos la parasitosis fue un hallazgo fortuito; muchos de los perros que resultaron positivos presentaban signos clínicos compatibles con la presencia de H., pero en otros, el diagnóstico se hizo en forma accidental en el control prequirúrgico o durante el seguimiento de algún tratamiento. En el 66,1% de los casos (35/53), la parasitemia fue
escasa, moderada en el 22,6% (12/53), y alta en el 11,3% (6/53), (hubo 2 casos con datos perdidos de laboratorio). Del total de perros parasitados se encontró que 47,3% (26/55) tenían garrapatas. Los signos clínicos encontrados fueron muy variados, destacándose el aumento de temperatura, mucosas pálidas, mucosas congestivas, adenomegalia y secreción ocular. Otros signos encontrados menos frecuentemente fueron diarrea, ataxia y debilidad de miembros anteriores y posteriores, tetraplejía, rigidez muscular, dolor abdominal y dolor articular digital. El 71,7% (38/53) de los perros tuvieron anemia, destacándose como más frecuente la anemia normocítica normocrómica. En el 37,7% (20/53) de los casos hubo leucocitosis, 58,5% (31/53) leucocitos normales y 3,8% (2/53) leucopenia. En el 24,5% (13/53) hubo eosinofilia, eosinopenia en otro 24,5% (13/53) y en 51% (27/53) eosinófilos
normales. La mayoría de los perros que presentaban una parasitosis abundante (83,3%), tuvieron anemia, leucocitosis y signos clínicos específicos. De los que presentaban una parasitosis escasa, un 71,4% (25/35) tuvieron anemia, 31,4% (11/35) tuvieron leucocitosis y 34,3% (12/35) tuvieron signos clínicos específicos.

Discusión y conclusiones: En este estudio realizado en nuestro ámbito de trabajo los signos clínicos y los hallazgos de laboratorio fueron similares a los reportados en la bibliografía en otros lugares de nuestro país y del mundo. Este parásito fue encontrado en muchas ocasiones en forma accidental, en animales sin expresión clínica, o en animales que presentaban signología de otras enfermedades concurrentes, en esos casos, el número de leucocitos infectados fue variable. La mayoría de los perros con parasitosis abundante tuvieron anemia, leucocitosis y signología clínica específica (83,3%), en cambio los que presentaban una parasitosis escasa manifestaron como alteración más destacada la anemia (71,4%). Aún así muchos de estos animales presentaban otras patologías concomitantes, con
lo cual no se podría afirmar que estos hallazgos sean específicos del parásito.

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relacionada con los an

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Conrado Libros Honotio Chemovet

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba