Casos Clínicos

EMESIS POR LAMIDO EXCESIVO COMO SIGNO DE TRASTORNO DE ANSIEDAD EN UN PERRO – Vai, S.

EMESIS POR LAMIDO EXCESIVO COMO SIGNO DE TRASTORNO DE ANSIEDAD EN UN PERRO
Vai, S. I. N.*
Unidad de Etología Clínica, Hospital Escuela, Facultad de Ciencias Veterinarias, UBA.
Av. San Martín 4453, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.
Actividad independiente. vaisilvia@yahoo.com.ar; 011-4701-4366

XV CONGRESO NACIONAL DE AVEACA
Bs. As. 24 y 25 de Setiembre de 2015
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina
P: 152

El objetivo es comunicar la importancia de incluir a los problemas de conducta como diagnóstico diferencial.
Llega a la consulta etológica un canino macho entero, raza Beagle, de 7 años, manto tricolor y peso 17,5 Kg.
Con Hemograma y bioquímica sérica, ecografía abdominal, examen neurológico y toxoplasmosis sin particularidades. Habita en una casa (patio, terraza), sin restricciones, con un hombre de 52 años, empleado; mujer 50 años ama de casa; e hijos de 23, 18 y 24 años (no convive), estudiantes. Todos en la entrevista. Fue adquirido en un criadero a los 45 días, por aspecto físico, desconocen antecedentes familiares. De cachorro y
juvenil manifestaba actividad excesiva, interacción lúdica con mordisqueo de objetos y manos, robo e ingestión
de alimentos, pica y coprofagia.
El motivo de consulta es por episodios de lamido ininterrumpido que comienzan en piso y rincones de terraza, y continúan en living, habitaciones, escalera, vidrios, bolsas, y en vacío, seguidos por vómitos espumosos blancos; que ocurren, sin poder detenerlos, desde 7 Hs PM a 3 Hs AM. La evolución es de 2 años, esporádicos al inicio (de madrugada), y semanalmente el último mes (a veces coincide con el baño). Para solucionarlo, sin resultado, se eliminaron plantas, desinfectantes en pisos, y se administró antiácidos. Se le coloca bozal, correa y se lo persigue (para protegerlo), mientras se higieniza lo que ensucia. La última noche se administró acepromazina (gotas).
El examen etológico muestra obediencia leve (se sienta, poca respuesta al llamado). Consume vorazmente dieta balanceada y casera, 3 veces/ día (salta y se abalanza), la ración se divide en partes y se permanece a su lado. Comparte alimento con propietarios; y lo roba del plato y la mesa en su presencia. Carece de juguetes. Poco juego con pelota (trae, no entrega); y de lucha, tironeo y perseguir (corre y salta sobre sillones con persecución del rabo). Exige atención siguiendo a su propietaria, y con vocalizaciones (ladrido, gemido) y robo de medias (desafío); en horas de descanso busca contacto con gemidos y rascado con miembros anteriores.
También vocalización y rascado de la puerta si queda solo, o en patio o terraza, y lamido de sus miembros anteriores con hipersalivación (piso y miembros mojados). Presenta saludo de bienvenida excesivo (5-10 minutos) a propietarios (excitación, persecución, saltos; se apacigua por rascado del lomo sobre el sillón); y a visitas (salto, excitación, persecución, ladrido, reforzados con juego). Duerme en la cama de propietarios, apoyando cuerpo o cabeza sobre ellos, en almohadón en el dormitorio, o en el sillón. Muestra ladrido excesivo con el timbre, sin respuesta al reto. Baño (negocio) quincenal, con oposición, ladrido y gruñidos al limpiar boca o extremidades. Postura alta y gruñido ofensivo a dueños si se acercan al sillón o la cama donde reposa, si están sentados sube y se recuesta sobre ellos. Frente al reto embiste, araña y monta jerárquica. Paseo corto 3 veces/día, difícil colocarle collar fijo y correa (salta, ladra), sale con excitación, tironea de la correa, se cruza; olfateo excesivo con oposición a ser retirado, e ingestión de alimentos, papeles. Manifiesta agresión (abalanza, piloerección, ladrido, gruñido), hacia niños que corren, motos y bicicletas, y perros pequeños. Miedo a canes grandes (postura baja, congelamiento); a ruidos (sobresalto, escape y postura baja); a viaje en auto (inquietud, deambulación, jadeo, gemidos, vómitos).
La observación directa revela deambulación aumentada, vocalizaciones (gemidos) y rascado de la puerta de salida buscando la atención de los dueños. Responde al llamado del profesional, recibe alimento y sube sobre.
El diagnóstico nosológico incluye Sociopatía I y Trastorno de Ansiedad; con pronóstico reservado a favorable.
El tratamiento se desarrolla en 8 entrevistas sucesivas, mediante enriquecimiento ambiental; técnicas para modificar la conducta; fluoxetina (dosis inicial 15 mg/día, hasta 30 mg/día); y feromonas de apaciguamiento.
La evolución fue favorable, con solo un corto episodio entre el primer y segundo encuentro.

Discusión: La hipoestimulación ambiental, la falta de jerarquización y de socialización intraespecífica, y la mala comunicación llevaron al desarrollo de sociopatía y trastorno de ansiedad, que desencadenó el comportamiento
problema como válvula de escape para lograr el apaciguamiento, y fue reforzado, por error, por los propietarios con atención y cuidados. El tratamiento etológico posibilitó recuperar el bienestar del paciente, y así de la familia.

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relac

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Chemovet Honotio Conrado Libros

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba