EL ABC DE LA TRAUMATOLOGIA EN FELINOS, SU RESPUESTA A LA CIRUGIA OSTEOARTICULAR – MV. Salvador Gabriel Benincasa

 EL ABC DE LA TRAUMATOLOGIA EN FELINOS, SU RESPUESTA A LA CIRUGIA OSTEOARTICULAR
MV. Salvador Gabriel Benincasa Paul Groussac 5466 CABA surgbenincasa@fibertel.com.ar / benincasa.gabriel@gmail.com

XIV CONGRESO NACIONAL DE AVEACA – XI CONGRESO FIAVAC Bs. As. 11 y 12 de Setiembre de 2014 Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina
P: 64

 

El aumento de la población felina en las ciudades desarrollo paralelamente las prácticas de diagnóstico y tratamiento incrementado el conocimiento y manejo de las condiciones ortopédicas que afectan a esta especie. Debido a su conducta territorial, tendencia a deambular e instinto cazador, a diferencia de los perros, la mayoría de las consultas traumatológicas en la práctica diaria tienen un origen traumático como caídas de altura, accidentes por auto y mordeduras. Las rengueras de origen incierto son menos frecuentes pero más desafiantes en su diagnóstico, debido a la falta de casuística y sintomatología específica de cada condición. Los estudios reportan que el 90% de los gatos de doce años presentan algún grado de osteoartritis en los exámenes radiográficos, pero solo el 33% de ellos tienen manifestaciones clínicas, esto indica que pueden compensar mejor el dolor y los déficit funcionales por enfermedad articular leve, que los perros en iguales condiciones, probablemente debido a su elasticidad, agilidad y menor peso corporal. El dicho conocido como `si dos fragmentos de hueso de un gato son puestos dentro de una habitación se curara` no es tan cierto. No siempre se requiere de una fijación rígida, pero la dimensión de los huesos y el tipo de fractura, puede requerir resoluciones quirúrgicas delicadas y precisas, siendo necesario utilizar implantes adecuados, diferentes a los usados en los caninos. Los gatos no son perros pequeños ya que pertenecen a una especie que responde muy diferente al trauma, enfermedades, cirugía y medicación suministrada. Presentan dificultades en la internación, su manejo semiológico, cateterización, intubación endotraqueal, predisponiéndolos al stress y a la sobredosificación/ sobreanestesia. En los casos de shock la triada que los caracteriza es la hipotensión- bradicardia – hipotermia, de rápido desarrollo y fatales consecuencias. Es de fundamental importancia un correcto manejo analgésico, el trauma generalizado de tejidos blandos, la pérdida de sangre, infección, lesiones del SNC, torácico y/o cardiovascular, ya que la transición de un estado de aparente estabilidad a un estado de inestabilidad critico es muy repentino y de escasa sintomatología clínica. Por lo expuesto es prioritario estabilizar al paciente para luego centrarse en su lesión traumatológica única o múltiple en algunos casos. La escasa masa en relación a la superficie corporal hace q la transferencia de energía durante el trauma contuso sea mayor, la fuerza a aplicar y la energía cinética transmitida a los tejidos es directamente proporcional a la velocidad más que a la masa del objeto. La clave para que el paciente colabore con el examen clínico es abordarlo con calma y paciencia, realizando maniobras suaves, evitando zonas de evidente incomodidad o dejándolas para el final del mismo. Dicho examen consta de la historia, anamnesis, semiología general, ortopédica y neurológica. Evaluamos la marcha, palpación en estación y de cada lado músculos huesos y articulaciones. Las claudicaciones pueden ser de: Grado I: No visible o sutiles en la marcha (eleva el miembro anterior en estación o sentado), imposibilidad o renuencia al salto en miembros posteriores. Grado II: Renguera claramente visible, pudiendo apoyar en algunos pasos, sin cargar totalmente el peso. Grado III: Prácticamente no apoya el miembro afectado. Si existe incapacidad para pararse o caminar, pueden tener más de un miembro afectado, fracturas pélvicas múltiples o lesiones espinales, como luxaciones y/o fracturas vertebrales. Siempre que suceda esto descartar afección neurológica concomitante. En miembros posteriores si es bilateral están inactivos, no saltan y tienen marchas anormales o un caminar agachado. Sobre la camilla revisar el miembro de distal a proximal, palpando músculos, huesos, efectuar movimientos articulares normales y forzados buscando asimetrías, cambios térmicos, fluctuación, crepitación, dolor y/o inestabilidad.

Las articulaciones del gato son más elásticas que las del perro, y algunas capacidades como la mayor pronación y supinación del miembro anterior no deben ser mal interpretadas. Es útil efectuar maniobras comparativas del miembro opuesto. Las patologías más frecuentes son: La Enfermedad Articular Degenerativa, Displasia de Cadera, Luxación Patelar, Ruptura de Ligamento Cruzado Anterior, Osteoartrosis de Codo y Enfermedad de Columna Lumbosacra. No descartando patologías congénitas del desarrollo y neoplásicas. También existen afecciones nutricionales que comprometen el sistema osteoarticular, como el Hiperparatiroidismo secundario y la Hipervitaminosis A. Por último el examen neurológico incluye: el análisis de la postura y la marcha, el estado de la consciencia, los pares craneanos, la propiocepción, los reflejos espinales y la sensibilidad superficial y profunda; evitando en primera instancia la sedación del paciente.

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relacionada con los an

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Conrado Libros Honotio Chemovet

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba