Noticias

Ehrlichiosis monocítica canina. Patogenia y caso clínico – Zapata,M.B

Ehrlichiosis monocítica canina. Patogenia y caso clínico

Zapata,M.B  Trabajo final de Práctica orientada (PFO)2016 Escuela de Veterinaria USAL BsAs.

Tutor Profesora MV Lidia E. Pessatti.

Introducción

La Ehrlichiosis Canina también es conocida como Ricketsiosis, Fiebre Hemorrágica, Enfermedad del Perro Rastreador y Tifus de la Garrapata Canina, Desorden Hemorrágico de Nairobi y Pancitopenia Tropical canina. Se trata de una enfermedad generalizada de los caninos, producida por la ricketsia Ehrlichia canis. Su distribución está relacionada con la distribución del vector Rhipicefalus sanguineus, garrapata marrón, y se ha descripto su ocurrencia en cuatro continentes incluyendo Asia, África, Europa y América. Ehrlichia canis fue identificada por primera vez en Argelia en 1935. Históricamente la enfermedad  cobró mucha importancia durante la Guerra de Vietnam, causando muerte de cientos de perros militares. Posteriormente se le prestó especial atención en 1987 cuando la Ehrlichia chaffeensis, un organismo muy emparentado, fue identificado como la causa de la ehrlichiosis monocítica humana. Luego en 1996, se demostró que E.Chaffeensis causa signos de enfermedad en los perros indistinguible de la infección provocada por E. canis. Esta enfermedad es reconocida como una enfermedad infecciosa importante y potencialmente fatal en los perros y en otros miembros de la familia Canidae. Dada la escasa especificidad de sus síntomas como anorexia, depresión, fiebre, petequias, anemia y trombocitopenia, entre otros se necesita confirmar el diagnóstico en base a una combinación de signos clínicos, anormalidades hematológicas, trombocitopenias y hallazgos serológicos. Los agentes antirrickettsias y los cuidados de apoyo forman el tratamiento para la ehrlichiosis canina.  Y se debe poner énfasis en la prevención, mediante programas de control de garrapatas de los perros y las instalaciones.

El objetivo es presentar un caso de una enfermedad que está en crecimiento,  como otras enfermedades caninas trasmitidas por vectores siendo una creciente amenaza a nivel mundial, en la cual  nuestro país no es la excepción.  Y reconocer a la  Ehrlichia canis como una enfermedad que debe ser tenida en cuenta dentro de los posibles diagnósticos, cuya similitud en su cuadro clínico con un gran grupo de enfermedades, obliga a realizar una diferenciación diagnóstica y una terapia adecuada en tiempo y forma.

Etiología y patogenia

La ehrlichiosis monocítica canina es causada por la ricketsia Ehrlichia canis, bacterias intracelulares obligadas gramnegativas, cocoides pleomórficas pequeñas (0,5 µm de diámetro), transmitidas por garrapatas y que parasitan el citoplasma, principalmente, de los leucocitos (monocitos, macrófagos y granulocitos) circulantes, en grupos de organismos denominados mórulas. Son bacterias aeróbicas que no tienen una vía glucolítica. Otras especies de Ehrlichia, pueden infectar a los perros como E.platys, E. E. equi y E. ewingii, estas últimas producirían manifestaciones clínicas más benignas. Se ha agregado a este género E. ruminantium, que provoca hidropericardio en ganado de África. La enfermedad es transmitida por la garrapata marrón del género Rhipicephalus sanguineus.

E.Canis presenta una distribución mundial y los huéspedes vertebrados de E.canis incluyen miembros de la familia Canidos. Se considera que el coyote, el zorro y el chacal, además del perro doméstico, son huéspedes reservorio. Existe nueva información que sugiere que E. canis o un organismo  estrechamente relacionado puede además infectar a gatos (dando Ehrlichiosis monocitotrópica felina)

La garrapata, Rhipicephalus sanguineus, de un huésped prefiere alimentarse de perros en las tres etapas del ciclo vital y puede vivir en el interior de un hogar en domicilios en donde se alojan esos animales.  El modo de transmisión es transestadial. Como no ocurre la propagación transovárica el vector garrapata no puede ser un  reservorio verdadero. Las garrapatas adquieren el E.Canis como larvas o ninfas al alimentarse de perros con rickettsias y transmiten la infección a perros susceptibles durante por lo menos 155 días después de la infección. Esto permite al patógeno sobrevivir al invierno en la garrapata e infectar a perros susceptibles. La mayoría de los casos se producen en las estaciones cálidas donde aumenta el número de garrapatas, éstas son capaces de transmitir la enfermedad durante los tres estadios de su vida, es decir, desde su nacimiento hasta las fases adultas.

El ciclo es el siguiente

  1. La hembra adulta repleta de sangre cae al suelo y después de un periodo de entre 3 y 83 días pone alrededor de 4000 huevos.
  2. Los huevos eclosionan entre los 8 y 67 días, saliendo las larvas, que pueden sobrevivir sin alimentarse más de 253 días.
  3. Cuando encuentran otro hospedador (gato o perro) se fijan y se alimentan durante 3 a 7 días, a continuación se desprende y muda a ninfa en 6 a 23 días, que puede sobrevivir sin alimentarse más de 183 días.
  4. Cuando encuentra otro hospedador la ninfa se alimenta durante 4 a 9 días. Una vez repleta se desprende y muda a adulto (macho o hembra) en 12 a 129 días, que puede sobrevivir sin alimentarse más de 586 días.
  5. Tras fijarse al tercer hospedador las hembras adultas se alimentan durante 6 a 50 días.

Teniendo en cuenta estos datos, se comprueba que en condiciones favorables el ciclo de vida de  la garrapata puede completarse en apenas dos meses, por lo que en zonas cálidas como la nuestra es frecuente que varias generaciones de garrapatas pueden darse en el mismo año e infectar al mismo animal. Por el contrario, cuando las condiciones climáticas empeoran, puede conducir a que algunas de sus fases sobrevivan más de un año.
No es necesaria una infestación masiva para su transmisión, y las más pequeñas ninfas es muy fácil que pasen desapercibidas. Tanto es así es que el 20% de los propietarios de animales afectados afirman no haber visto nunca garrapatas en sus perros. Una gran variedad de factores como el tamaño del inóculo, cepa de Ehrlichia, inmunidad del paciente, enfermedades concomitantes producidas por otros parásitos transmitidos por garrapatas, pueden influir en el curso y el resultado de la infección. No hay predilección de edad y sexo en esta enfermedad, sin embargo parece que los Pastores Alemanes son más susceptibles. El perro se infecta por la picadura de una garrapata que al alimentarse inyecta en el lugar secreciones salivales contaminadas con E. canis o en forma iatrogénica por medio de transfusiones sanguíneas de un perro infectado a otro  susceptible. La patogenia incluye un periodo de incubación de 8 a 20 días, seguido de una fase aguda, subclínica y a veces crónica. Durante la fase aguda, el parasito ingresa al torrente sanguíneo y linfático y se localiza en los macrófagos del sistema retículo endotelial del bazo, hígado y ganglios linfáticos, donde se replica por fisión binaria. Desde allí las células mononucleares infectadas, diseminan a las rickettsias hacia otros órganos del cuerpo. Esta fase puede durar entre 2 a 4 semanas. Los perros mal tratados o no tratados pueden desarrollar posteriormente una pase subclínica que aunque sin signos clínicos de la enfermedad mantiene recuentos bajos de plaquetas. Estos pacientes se transforman en portadores sanos por un periodo que puede llegar hasta los 3 años. Durante el curso de la enfermedad, ocurren recombinaciones repetidas de los genes antigénicos proteicos principales de la membrana externa de  Ehrlichia,  que conducen a la generación de variaciones en epítopes inmunogénicos y permite que los microorganismos evadan los mecanismos de defensa del huésped y den como resultado  infecciones persistentes. En los pacientes con la fase crónica de la enfermedad, en su forma más grave, el cuadro se caracteriza por la reducción de la producción de elementos sanguíneos de la medula ósea. Diferentes mecanismos inmunológicos intervienen en la patogénesis de la enfermedad entre los días 4 y 7 posteriores a la infección aparece IgM e IgA y la IgG aumenta a partir del día 15, esta respuesta humoral tiene un efecto mínimo en la eliminación del organismo intracelular y no proporcionan protección ante una nueva infección, en cambio produce efectos perjudiciales en el progreso de la enfermedad debido a las consecuencias inmunopatológicas. Esto se evidencia por las pruebas de Coombs y de autoaglutinación positivas en animales infectados y la demostración de anticuerpos antiplaquetas, lo cual parece ser una de las causas de la trombocitopenia o trombocitopatía. Los signos varían según sea:

Fase aguda: los síntomas son muy inespecíficos; apetito caprichoso, apatía, pérdida de peso y en ocasiones, adenomegalia y esplenomegalia. Esta fase la pueden superar espontáneamente aún sin tratamiento.

Fase subclínica: no existe sintomatología. Puede durar desde unas semanas hasta incluso años. Solo mediante análisis se puede detectar.  Hay aumento de las globulinas y leve trombocitopenia.

Examen físico

Fase crónica: el cuadro clínico más frecuente es el de un animal con fiebre, apatía y anorexia. Adenomegalia. Signos hemorrágicos: equimosis,  sangre en heces, en orina, epistaxis, en conjuntivas oculares, encías sangrantes. Signos neuromusculares: son principalmente resultados de meningitis por inflamación o hemorragias o ambas. Signos oculares: es común que desarrollen cambios en el color o apariencia de los ojos o ceguera. Es común que desarrollen uveítis  y enfermedad retinal. Infecciones secundarias o recurrentes.

Caso Clínico:

Asiste a la consulta en una veterinaria del Gran Buenos Aires una hembra canina de 5 años,

No castrada, raza Yorkshire Terrier de nombre Daisy

Motivo de consulta: la notan decaída con disminución del apetito.

Hace cuanto tiempo que la notan decaída?

Es generalmente una perra muy activa pero comenzó hace más de una semana a no mostrar interés por salir a pasear, luego notaban que permanecía más tiempo que el normal su cucha y el apetito era cada vez menor. Finalmente no se quería levantar

¿Alimentación que recibe?       

 Balanceado súper Premium. No come nada fuera de su dieta

¿Vómitos o diarrea?

Tuvo vómitos esporádicos la semana anterior. Materia fecal sin alteraciones.

 ¿Sed normal?   Si     ¿Orina en exceso?  No

¿Último celo?   Hace alrededor de 4 meses.

¿Plan de vacunación y desparasitaciones?

Tiene su libreta sanitaria al día y la última desparasitación fue hace 6 meses.

¿Pulgas o garrapatas?

Generalmente le ponen la pipeta porque suele tener pulgas y garrapatas, la llevan seguido al campo

Antecedentes de otra enfermedad: solo de cachorra presento un cuadro de Tos de las Perreras.

Estado mental y facie  depresivo. Postura: decúbito esternal. Score Corporal: pérdida de peso. Manto: alopecia difusa y presencia de garrapatas. Temperatura: 39.6 °C

Mucosas: pálidas Figura 2) TLLC: no se puede medir por la palidez de las mucosas.

Linfonódulos: sin particularidades. FC: 84 (latidos/minuto) Pulso:amplitud moderada, ritmo regular. FR: 28 /minuto) Abdomen: palpación sin alteraciones.

Piel: presencia de equimosis y púrpura

 

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relac

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Chemovet Honotio Conrado Libros

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba