CONSIDERACIONES GENERALES DE LA ANESTESIA EN ESPECIES NO TRADICIONALES Vet. Marcelo Ricardo Echevarría

CONSIDERACIONES GENERALES DE LA ANESTESIA EN ESPECIES NO TRADICIONALES - Vet. Marcelo Ricardo Echevarría 
<echevanest@yahoo.com.ar>
IX CONGRESO NACIONAL DE AVEACA y VI JORNADAS INTERNACIONALES DE AAMeFe - Bs. As., 1 y 2 de Octubre de 2009 
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina y Asociación Argentina de Medicina Felina
En la última década, la adopción de especies no tradicionales como mascotas adquirió mayor magnitud. Esta tendencia, la divulgación de información por medios tales como documentales y la 
instauración del concepto de tenencia responsable, han generado una demanda explicita de servicios, a partir de los responsables del paciente, en los centros que brindan atención primaria a mascotas tradicionales como perros y gatos. La necesidad de realizar ciertas maniobras diagnósticas o terapéuticas, implican a menudo la implementación de al menos inmovilización química y 
en determinadas ocasiones anestesia quirúrgica. 
La anestesia en animales no tradicionales respeta los preceptos generales de la anestesiología, aunque por determinantes anatómicas y fisiológicas, son numerosas las modificaciones 
necesarias para tornar eficiente el evento anestésico. En muchas ocasiones, las mejores adaptaciones disponibles tanto en los equipos de administración anestésica, como en los de 
monitorización, no llegan a producir una eficiencia proporcional a la obtenida en caninos (verbigracia: relación espacio muerto / volumen del circuito anestésico). 
Las especies no tradicionales que se atienden con mayor frecuencia en los centros de atención primaria, responden de una manera idiosincrática y muy diversificada a la administración de 
fármacos anestésicos. Las drogas utilizadas en estas especies, son las mismas que las empleadas en la anestesia de perros o gatos, aunque el margen de seguridad suele ser menor. 
La conjunción, de todos estos factores, ubica al riesgo anestésico de las especies no tradicionales por encima del riesgo determinado para las especies tradicionales, e implica por lo tanto,la necesidad de generar una noción realista en los propietarios respecto del evento quirúrgico. 

PEQUEСOS MAMÍFEROS 
Las especies anestesiadas con mayor frecuencia dentro de este grupo son: conejos, cobayos, hamsters, hurones y erizos. 
Determinantes anatomofisiológicas: Debido a su tamaño pequeño y su alta relación superficie / masa corporal, estas especies tienden a perder mucho calor durante la anestesia. Esta pérdida esinversa y exponencialmente proporcional al peso corporal. La disminución de la temperatura en procedimientos que duren más de 45 minutos, pueden ser excesivas y potencialmente riesgosas, en especial en los roedores. 
Por otro lado, en épocas estivales, los conejos pueden desarrollar hipertermia y sufrir shock térmico. 
El alto metabolismo de los pequeños mamíferos está asociado a un mayor consumo de oxígeno. Al mismo tiempo, puede provocar una corta acción en los anestésicos inyectables o un despertar 
abrupto. Sin embargo, en condiciones de hipotermia e hipotensión, el metabolismo de las drogas administradas puede ser muy lento. 
La frecuencia respiratoria suele ser muy alta y el volumen respiratorio bajo. Este fenómeno, genera principalmente ante la existencia de stress, una ventilación poco eficiente. La cavidad 
bucal es larga y estrecha, terminando en una orofaringe pequeña. La laringe, también reducida en tamaño, se encuentra en un ángulo desfavorable para la visualización. 
La frecuencia cardíaca es muy alta y es común observar arritmias en pacientes no intubados. 

Indicaciones prequirúgicas: Los roedores pueden manifestar hipoglucemia ante el ayuno, por lo que no es aconsejable su indicación. Para los conejos es suficiente contar con seis horas de 
ayuno y para los hurones entre 4 y 12 hs. 
Es recomendable disminuir al mínimo posible, la exposición a toda situación estresante tanto en el transporte como en la sujeción y tiempo de espera del evento quirúrgico. 
Modificaciones anestésicas: Es muy importante evitar al máximo las pérdidas de temperatura, manteniendo el ambiente cálido y adicionando fuentes de calor cercanas al paciente (Manta 
eléctrica, bolsa de agua, arena o semillas, sachets de gel, etc.). Estas fuentes de calor deben ser correctamente aisladas, para evitar el contacto directo con la piel y la subsecuente 
aparición de lesiones térmicas. 
Es indispensable la reducción del tiempo quirúrgico al mínimo posible. 
La venoclisis es muy sencilla en conejos, y se realiza en la vena marginal de la oreja, la vena cefálica o la safena. En los cobayos, se utiliza generalmente la vena yugular, pero esta 
maniobra es más dificultosa y debe ponderarse la ventaja de tener una vía intravenosa permeable, respecto de la prolongación de la anestesia y su contribución a la hipotermia. 
La intubación endotraqueal de cobayos, hamsters y erizos es extremadamente dificultosa y puede ser peligrosa, por el alto riesgo de que se produzca una obstrucción, debido al escaso diámetrodel material utilizado. En ese contexto, es importante considerar que una pequeсa película de secreción, puede generar una resistencia excesiva para el volumen ventilatorio del paciente. 
Sin embargo, en los conejos, la intubación endotraqueal mejora ostensiblemente la performance respiratoria, evidenciable clínicamente por el cambio en el color de las mucosas y la menor 
incidencia de disrrítmias cardiacas, cuando el paciente se halla intubado. Esta túcnica, facilita además el monitoreo anestésico y permite la ventilación controlada o asistida. 
La inducción con anestésicos inhalados en cámara anestésica brinda una excelente opción para cobayos, hamsters y erizos, debido a que minimizan el efecto estresante de la inmovilización 
física. Los conejos, y en menor medida las demás especies del grupo, pueden retener la respiración ante la inducción con máscara, y cuando retoman la ventilación pueden hacerlo con una 
frecuencia excesiva que los expone a una potencial sobredosis. Por este motivo, y por la facilidad para realizar una venoclisis, en el conejo es más segura y práctica la inducción 
anestésica con agentes inyectables administrados por vía intravenosa. 
El uso de agentes inhalados por medio de máscara anestésica para el mantenimiento de la anestesia, suele resultar más seguro que el mantenimiento a base de anestésicos inyectables. La 
anestesia inhalatoria de conejos que han sido intubados, permite lograr un plano anestésico estable, y disminuye los cambios producidos sobre la homeostasis que resultan de la profundizacióny superficialización intermitentes asociadas a las demás túcnicas. 

Monitoreo: En el conejo, el plano anestésico seguro se obtiene en el punto que se pierde la retirada ante la compresión de la cola, oreja o pata. En muchos casos, esto sucede aun ante la 
presencia de reflejo corneal. 
Los equipos de monitorización utilizados en felinos, suelen adaptarse bien al monitoreo de conejos o hurones. De esta manera, se puede contar con datos obtenidos a partir de auscultación, 
observación de las mucosas, oximetría, capnografía, electrocardiografía, curva de respiración por impedancia, presión arterial no invasiva y temperatura sin mayores inconvenientes. 
En los roedores, solo la electrocardiografía, la curva respiratoria y la temperatura pueden ser obtenidas con relativa facilidad. Respecto de la primera, es importante destacar que la gran 
cantidad de latidos por minuto y el escaso voltaje de los mismos, provoca comúnmente errores en la cuantificación de la frecuencia cardíaca. Para esos casos, es posible colocar una 
referencia de 5 cm de largo sobre el trazado electrocardiográfico (seteado a 50 mm/seg) y contando la cantidad de complejos QRS durante ese periodo 
conocemos la frecuencia por segundo. Multiplicando este valor por 60, se obtiene la frecuencia cardiaca equivalente a la cantidad de latidos por minuto. 

AVES 
La gran mayoría de las aves anestesiadas en centros de atención primaria, pesan menos de 1 kg. 
Determinantes anatomofisiológicas: El sistema respiratorio de las aves es sustancialmente diferente al de los mamíferos. El pulmón funciona como una estructura rígida y son los sacos aéreos los que se adaptan al cambio de volumen. No existe un diafragma funcional que separe tórax y abdomen, y aunque el pulmón no se colapse cuando se aborda el celoma, la performance respiratoriaempeora por alteración de las presiones sobre los sacos aéreos y la circulación efectiva de los gases. Por estas características, el pulmón se comporta como un lugar de paso y no tiene 
capacidad residual funcional. 
La laringe se visualiza muy facilmente desde la cavidad bucal. 
La tráquea es muy larga y genera un espacio muerto 5 veces mayor que el de los mamíferos. A su vez, se halla constituida por anillos cartilaginosos completos y puede presentar repliegues. 
Compensando estas dificultades, el volumen ventilatorio es alto, la frecuencia respiratoria relativamente baja y el intercambio gaseoso es más eficiente que el de los mamíferos por un 
sistema de corrientes cruzadas entre los capilares aéreos y la sangre. 
Las aves, pierden temperatura con gran facilidad, por su tamaño y relación superficie/ tamaño corporal. 
El metabolismo es muy alto y presentan frecuencias cardiacas muy elevadas, asociadas a un mayor consumo de oxigeno a nivel cardíaco. 
El stress en las aves puede llevar a shock seguido de muerte. 
Indicaciones prequirúrgicas: Excepto las aves rapaces, cuyos hábitos alimenticios le permiten soportar ayunos de hasta 12 hs, para el resto de las aves no se sugiere ayuno, con el fin de 
evitar hipoglucemia. 
Modificaciones anestésicas: Es relativamente sencillo la obtención de una vía endovenosa permeable en el ala y ayuda al mantenimiento de la temperatura mediante la infusión de fluidos 
calientes. El uso de una bomba de infusión, garantiza que la tasa o el volumen de infusión no sean excesivos. 
La intubación endotraqueal es muy sencilla y puede ser llevada a cabo con catéteres endovenosos, sondas o tubos endotraqueales pequeños, acorde al tamaño del paciente. 
 En las aves usualmente anestesiadas, los repliegues de la trбquea quedan fuera del alcance de la cánula utilizada para la intubación. Cabe destacar que aunque el diámetro del tubo sea 
proporcionalmente mayor a los utilizados en mamíferos, aun existe riesgo de obstrucción y debe asegurarse la permeabilidad de la vía aérea con frecuencia. 
La gran eficiencia del intercambio gaseoso aviar, produce cambios del plano anestésico más veloces, por lo que la profundización anestésica debe ser cautelosa y el tiempo de recuperación 
suele ser menor que en otras especies. A pesar de esta facilidad, la escases de reserva funcional, hace que las aves sean extremadamente sensibles a la apnea. 
Las distintas familias de aves, responden idiosincráticamente a los anestésicos inyectables, generando respuestas muy variables y diferencias importantes de dosis a pesar de tener tamaños y pesos similares. 
Para evitar el stress durante la inducción, es aconsejable la administración intramuscular de agentes inmovilizadores a dosis bajas, que suelen permitir la intubación endotraqueal y brindan la posibilidad de completar el pasaje a un estado inconsciente, por medio de un anestésico inhalado. Esta opción, disminuye los efectos impredecibles de la anestesia inyectable a la vez que evita el stress producido ante la inducción con una máscara. 
El mantenimiento de la anestesia con agentes inhalados se convierte en la opción más segura y práctica, debido a la facilidad con que se intuban las aves y la posibilidad de prevenir o 
tratar la depresión respiratoria, en los casos que se pudiera presentar. 
El éxito del evento anestésico, depende en gran medida del control de las perdidas térmicas, hemorrágicas y de la disminución del tiempo quirúrgico. 

Monitoreo: La consecución del plano anestésico adecuado para cirugía se caracteriza por perdida de la respuesta de la membrana nictitante, y respuesta escasa en reflejo de retirada o en la 
cloaca. 
En las aves muy pequeñas es difícil y peligroso colocar un fonendoscopio esofágico. De este modo, la frecuencia cardíaca suele ser detectada por medio del trazado electrocardiográfico, o 
colocando el sensor de un medidor de presión doppler, en correspondencia con el área de proyección cardíaca. 
La temperatura puede ser obtenida colocando la sonda sensor dentro de la cloaca, o en la faringe en las especies que lo permitan. 
En las aves que pesan más de 5 kilogramos, es factible la medición de la presión arterial por métodos no invasivos. 

REPTILES 
Los reptiles anestesiados con mayor frecuencia en nuestro medio son: tortugas, iguanas y lagartos overo. 
Determinantes anatomofisiológicas: Una de las características más notorias de esta clase, es la incapacidad para regular la temperatura. 
La cavidad bucal es ancha y relativamente corta, con un ángulo de apertura amplio. La laringe se presenta como una abertura anular, que solo se abre durante la expiración o inspiración- sin presencia de epiglotis-, y se visualiza con facilidad, inmediatamente por detrás de la lengua. 
Por su parte, la tráquea se bifurca muy cranealmente, en comparación con las demás clases abordadas. 
No existe división abdominal y torácica, presentando una única cavidad celomática. En las tortugas, la ventilación se produce por acción de la musculatura pectoral y parte de los músculos delos miembros anteriores y del cuello. Los saurios ventilan a expensas de los músculos intercostales, pectorales y abdominales. 
La mayoría de los reptiles, pueden retener la ventilación por periodos relativamente largos –minutos a horas-, debido a que pueden recurrir a la respiración anaeróbica. 
A excepción de los cocodrílidos, el corazón de los reptiles posee 2 atrios y un ventrículo, pero mantiene una circulación sistémica y otra pulmonar, como en los mamíferos. Los vasos 
sanguíneos superficiales, son de difícil localización, por la textura del tegumento. 
Los individuos pertenecientes a esta clase, presentan un metabolismo basal mínimo y parбmetros vitales como la frecuencia cardíaca o respiratoria, adoptan valores realmente bajos. 
Los cambios abruptos de posición, podrían producir hipotensión ortostática con más frecuencia que en los mamíferos. 
Indicaciones prequirúrgicas: En estas especies el ayuno deber ser prolongado – 24 a 48 horas-, para evitar la compresión pulmonar. Durante este periodo, resulta de gran utilidad el 
acondicionamiento climático, para llegar a la intervención quirúrgica en condiciones favorables. 
Modificaciones anestésicas: Es muy importante tratar de mantener la temperatura del paciente cerca del valor optimo para la especie, para garantizar un metabolismo estándar y maximizar la 
eficiencia del acto anestésico. 
Debido a su capacidad para retener la ventilación, la inducción con máscara anestésica no es conveniente. Sin embargo, en saurios pequeсos, pueden utilizarse cámaras anestésicas pequeñas conaltas concentraciones de anestésico inhalado, de manera eficaz. 
Las drogas inyectables se caracterizan por periodos de latencia largos y sufren un metabolismo muy lento en esta clase, por lo tanto, la duración suele ser larga y variable, de acuerdo al 
individuo, la especie y las características del medio ambiente. Ante la repetición de la dosis, los anestésicos inyectables pueden producir una recuperación muy prolongada – más de 24 horas-Sin embargo, el uso de dosis anestésicas suficientemente bajas como para disminuir la resistencia y la topicación de la laringe con lidocaína, facilitan la intubación endotraqueal, y 
permiten completar el efecto hipnótico con anestésicos inhalados. 
La intubación se efectúa con sondas urinarias, catéteres endovenosos o tubos endotraqueales, y es importante adaptar su longitud a la bifurcación traqueal temprana, que caracteriza a estas 
especies. 
Debido al mecanismo muscular involucrado en la respiración de las tortugas, debe prestarse especial atención a la libre movilidad de las extremidades anteriores, razón por la cual, nunca 
deben utilizarse para la fijación de la posición quirúrgica. 
La ventilación controlada o asistida, son necesarias en muchos casos, ya que el plano anestésico quirúrgico suele asociarse a apnea. 
La vía de elección para lograr una inmovilización química con anestésicos inyectables en los reptiles, es la vía intracelómica y en segunda instancia la ruta intramuscular. 
Los accesos venosos, requieren de inmovilización química y muchas veces de la disección del tegumento y su localización mediante maniobras quirúrgicas. Una excepción a esta aseveración, es 
la colocación de un catéter en quelonios, que puede efectuarse en la vena yugular sin desbridamiento. 
En los saurios, es más sencilla y práctica la punción intraosea – En la tibia-, ya que además de ser una maniobra rápida, permite una fijación más estable que la de los catéteres 
intravenosos. 
Debido al perfil hemodinómico y respiratorio de estas especies, los periodos de latencia suelen ser largos y la recuperación prolongada. Por este motivo, el mantenimiento de la anestesia 
inyectable no debe efectuarse por las vías utilizadas para la inmovilización quнmica, sino por vía intravenosa o intraosea. 
La administraciуn de anestésicos inhalados acelera notablemente el proceso de recuperación. 

Monitoreo: De los equipos de monitorización habituales, solo la electrocardiografía, la medición de la temperatura y la determinación de la frecuencia cardiaca por sonda doppler, otorgan
resultados confiables en los reptiles. Por otro lado, el uso de fonendoscopios esofágicos es factible en la mayoría de los pacientes. 
El plano anestesico quirúrgico se identifica por la pérdida del reflejo de enderezamiento, del reflejo de retirada de la cola y los miembros, la falta de movimientos espontáneos y la 
relajación mandibular. En el caso particular de los saurios, la falta de respuesta a la tracción lingual, también indica profundidad anestésica suficiente. En contraste, la perdida de 
reflejo palpebral, no es confiable y muchas veces coincide con un plano anestésico demasiado profundo. 

CUIDADOS POSTQUIRÚRGICOS 
Durante el periodo de recuperación anestésica, se deben garantizar los cuidados necesarios para restablecer las funciones normales del organismo en forma gradual. El principal desafío en 
este periodo, está constituido por la restitución de la temperatura. 
Si no se administraron drogas analgésicas que cubran el periodo post-quirúrgico, deben administrarse en esta etapa. 
Una vez que el paciente pueda deambular por sus propios medios, y los parámetros vitales se encuentren dentro de los rangos normales, el paciente podrá ser dado de alta. 
CONCLUSIÓN: 
La anestesia de especies no tradicionales requiere del uso de las técnicas de administración farmacológica más apropiadas a la fisiología y anatomía de cada una de ellas. En búsqueda de 
mayor seguridad para el acto anestésico, es necesario modificar las técnicas y el instrumental de monitoreo, con el fin de obtener la mayor cantidad posible de información, referida a la 
estimación de la profundidad anestésica y de las posibles consecuencias deletéreas de la misma. 
La duración del procedimiento quirúrgico, es un factor determinante en el éxito del evento anestésico, razón por la cual, se hace imprescindible una minuciosa planificación de la técnica 
quirúrgica, bajo una perspectiva pragmática y realista. 
BIBLIOGRAFÍA
 
1. Bennett, R.A.: “The veterinary clinics of North America. Exotic animal practice”, Ed. W.B. Saunders Co.,2001 Jan;4(1) 
2. Carpenter, J.W.: “Formulario de animales exуticos” 3Є ediciуn. Ed Intermйdica; 2005. 
3. Fowler, M.E.; Miller R.E.: “Zoo and wild animal medicine”, 5Є ediciуn. Ed W.B. Saunders, 2003. 
4. Ludders, J. W; Matthews, N; Nielsen, L.: “ Anesthesia and inmovilization of specific species” en Lumb & Jones’ Veterinary anesthesia, 3Є ediciуn. Thurmon, J.C.; Tranquilli, W.J.; Benson, G.J.; Ed LW & W; 1996; 20,21 y 22: 645-765. 
5. Muir, W.W.: “Fбrmacos anestйsicos intravenosos especнficos” en Manual de anestesia veterinaria. 4є ed. Muir, W.W.; Hubbell, J.A.E.; Dednarski, R.M. Ed Elsevier Mosby; 2008; 25: 438.484.

                                

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relacionada con los an

Ver más

Participaron del XVI Congreso Nacional de AVEACA

MSD Elanco Merial Brouwer Boehringer Sieger DFV Difimed Labyes Panacea Gestor Holiday Zoetis Diagnotest Intermedica Jaulas HB Pañopet Mayors Medica Gepsa Vetonco Media Tec Conrado Amrra Chemovet Honotio Miñoz VonFranken Guzman Dixter

Main Sponsor

Eukanuba