Casos Clínicos

CIRROSIS HEPÁTICA EN UN GATO JOVEN ASOCIADA AL VIRUS DE LA INMUNODEFICIENCIA FELINA (VIF): REPORTE DE UN CASO. 1Ortemberg, L

CIRROSIS HEPÁTICA EN UN GATO JOVEN ASOCIADA AL VIRUS DE LA INMUNODEFICIENCIA
FELINA (VIF): REPORTE DE UN CASO.
1Ortemberg, L; 1Gisbert, M.A*;2 Vartabedian, A; 2Mainetti, V;2 Lavid, A.
1Cátedra de Clínica Médica de Pequeños Animales.2Servicio de Histopatología Hospital Escuela.
Facultad de Ciencias Veterinarias. Universidad de Buenos Aires. gisbertma@hotmail.com

XV CONGRESO NACIONAL DE AVEACA
Bs. As. 24 y 25 de Setiembre de 2015
Asociación de Veterinarios Especializados en Animales de Compañía de Argentina
P: 187

 

Se presentó a la consulta en el Hospital Escuela de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad de Buenos Aires, un gato Común Europeo de pelo corto, macho, no esterilizado de 3 años de edad. El mismo poseía un correcto plan sanitario y alimentario al momento de la consulta. Vivía en una casa con 2 gatos más y con acceso al exterior. Los animales que convivían con él no manifestaron ningún signo. El motivo de consulta fue que hacía 48 horas el animal había comenzado a presentar apetito caprichoso, decaimiento, debilidad, ictericia y convulsiones. EL cuadro se estaba agravando y pese al tratamiento sintomático que había recibido en una veterinaria, el cuadro seguía progresando.
En el momento de la consulta, el gato presentaba un score corporal (4/6), depresión, anorexia, ictericia y signos neurológicos centrales (vocalización y movimientos de “pedaleo”), deshidratación severa (8%) y en estado de hipotermia (36 °C), sospechando de un cuadro de intoxicación y de hepatopatía, entre otras. Se procedió a tomar muestras de sangre arrojando valores alterados en las enzimas hepáticas (GPT y GOT) y leucocitos (leucocitosis con desvío a la izquierda). El test de VIF y VILEF arrojó un resultado positivo para VIF. El cuadro empeoró significativamente dentro de las siguientes 24 horas, por lo cual se acordó con el propietario la eutanasia del animal. Durante la necropsia se observó una franca ictericia, el hígado se mostró pequeño y de superficie nodular, firme e irregular. Se remitieron las muestras para histopatología, la cual confirmó la presencia de Cirrosis hepática. Hallazgo llamativo debido al curso evolutivo de los signos, la edad del animal y el estado general del mismo.
La cirrosis hepática es la etapa final de la enfermedad hepática crónica. En la misma el hígado sufre cambios histopatológicos difusos característicos tales como fibrosis, presencia de nódulos de regeneración anormales y anastomosis vasculares portales1. La presencia de fibrosis sin otros cambios estructurales no representa una verdadera cirrosis. Desde el punto de vista macroscópico se describen dos tipos de cirrosis la micronodular y la macronodular4. La cirrosis es frecuente en el humano y en el perro con enfermedad hepática avanzada, sin embargo se la considera rara en el gato4. En el mismo adopta la forma de una cirrosis biliar y en la mayoría de los casos se la asocia a un daño hepático crónico subsecuente principalmente a dos entidades la colangitis neutrofílica o
linfoplasmocítica crónica o a una colangitis linfocítica crónica. La colangitis crónica es una enfermedad
frecuente de etiología y patogénesis desconocidas4. Sin embargo se postula la posibilidad de una causa inmunomediada o menos probable bacteriana1. En esta enfermedad ocurre un lento proceso (meses a años) con infiltración de linfocitos en áreas portales que se asocia a fibrosis y proliferación deductos biliares, afecta gatos de mediana edad a viejos2. El diagnóstico definitivo requiere de la biopsia hepática y el posterior estudio histopatológico del tejido. Cuando se desarrolla la cirrosis el pronóstico es desfavorable.
El presente caso se trata de un animal joven (poco frecuente), con un curso agudo (habitualmente se presenta en forma crónica) y asociado al Virus de la Inmunodeficiencia Felina (VIF). La presencia de VIF pudo haber actuado como un factor acelerador del desarrollo de ésta patología. Un gato infectado por VIF posee alteraciones inmunitarias e inflamatorias y la predisposición de cursar con afecciones concurrentes que aceleren la presentación de ésta patología. No existen muchos reportes sobre la presentación de Cirrosis hepática en gatos jóvenes2, y ninguno que se asocie a la infección por VIF.
1. Johonson, S: Enfermedades Hepáticas Crónicas. Tratado de Medicina Interna Veterinaria. 2002. Vol ll, Cap 143: 1455-1457.
2. Ortemberg, L; Duchene, A; Barbarrosa, P; Marina,L: Cirrosis Biliar en el gato. Reporte de un caso. Veteinaria Argentina. 2011. Vol XXVIII, 279.
3. Rothuizen, J: Cholangitis in cats: A Review, 31 st World Small Animal Congress Proceeding, Praga Chech Republic, 2006 p 47.
4. Ted, S et al.: Standards for Clinical and Histological Diagnosis of canine and feline liver disease. 2006. Ed. Saunders :p 68-70.

Los comentarios estan cerrados

¿Quiénes Somos?

Somos una asociación sin fines de lucro que nuclea a los médicos veterinarios especializados en animales de compañía de Argentina.

Entre nuestros objetivos se encuentran:

Proveer y estimular el desarrollo de la especialidad en animales de compañía en todo el país.

Recolectar, divulgar y generar información científica, nacional e internacional, relacionada con los an

Ver más

Participaron del XVII Congreso Nacional de AVEACA

Zoetis Holliday Panacea Labyes DFV LIQ DIGIMED Mayors Alican Vetanco Brouwer Syntec Elanco MSD Paño Pet GV Gepsa Diagnotest Intermedica Medica Tec Gepsa Conrado Libros Honotio Chemovet

Sponsor

Eukanuba

Main Sponsor

Eukanuba